Ovación

Rosario se puso el buzo antiflama

El Fangio destiló color y adrenalina al compás de las súper máquinas. El público respondió con creces a la convocatoria

Lunes 27 de Abril de 2015

La 4ª presentación del Súper TC 2000 en el Fangio tras su reapertura (la 9ª, si se considera al viejo TC 2000) dejó su huella imborrable en la ciudad. El público volvió a darle el espaldarazo que necesita el deporte motor para dejar sentado que es la segunda pasión a nivel nacional. Los tuercas estuvieron en vilo porque el trazado local no estaba habilitado. Pero cuando largó la temporada en Junín asomó una luz de esperanza y al final hubo raciocinio para que la competencia en el circuito emplazado en la zona oeste se concretara. Con las horas contadas para promocionar la segunda fecha de la especialidad más tecnológica del país, la cita terminó superando las expectativas, más allá del trámite de la carrera. El autódromo lució a full. Tuvo brillo propio y destiló pasión en cada rincón.
  Rosario se puso el buzo antiflama. Volvió a vestirse de fiesta y salió a pista para deleitar al país. El automovilismo le inyectó a la ciudad un gran movimiento en sus diversos rubros. Porque es sabido que con el arribo de este tipo de espectáculos deportivos, se genera un movimiento extra con equipos, pilotos, empresarios y personalidades del ambiente, que promueven ingresos en locales gastronómicos, hotelería, estaciones de servicios, terminal de colectivo y negocios.
  Cómo habrá respondido la gente que hasta los pilotos le dedicaron un párrafo a la especial jornada. “Quiero felicitar a todo el autódromo de Rosario y a la gente. Como nunca vi el circuito así. Me gusta cuando hay un marco de público tan grande. Desde el viernes había muchas personas en los boxes, y eso le hace muy bien, no sólo al Súper TC 2000, sino a todo el automovilismo nacional”, exclamó el  mismo ganador de la final, el cordobés Néstor Girolami.
  “Quiero agradecer a todos los que se acercaron al Fangio porque le dieron un gran color. Había mucha gente, sinceramente”, acotó a su turno el parejense Facundo Ardusso. El poleman Agustín Canapino acotó: “Hay que felicitar a la gente de Rosario y Santa Fe por la convocatoria”. Y si la masa respondió, fue en gran parte gracias al esfuerzo que hizo el departamento comercial a cargo del empresario Gustavo Di Giovanni, que trabajó a contrarreloj para una cita de primer nivel.
  Los tuercas fueron dando el presente desde el viernes pasado cuando se habilitó la zona de boxes, para que puedan estar cerca de las máquinas y pilotos. El sábado hubo presencia masiva en los entrenamientos y clasificaciones. Se percibía que para el plato principal, la mesa estaría bien servida. Y fue así. Ayer el Fangio lució a pleno. La familia toda disfrutó de una jornada que volvió a poner a Rosario en la consideración nacional.

Lifschitz aseguró que si gana hará alargar el Fangio

El candidato a gobernador por el oficialismo, Miguel Lifschtiz, uno de los impulsores de la reapertura del autódromo, aseguró que en caso de ser electo en 2016 hará el alargue de la pista para que pueda venir el TC, sobre todo, y el Turismo Nacional.
A una semana del golpe recibido en las urnas y en medio de la polémica por el final del escrutinio, el ex intendente rosarino estuvo en el Fangio, dijo que absorbió ese impacto “porque los líderes políticos y los hombres de gobierno se ven en las buenas y en las malas”, y aseguró que “desde el principio pensamos en una pista de 3.500 metros y tenemos el compromiso, junto a la intendenta (Mónica Fein, también presente en el Fangio) de hacerlo en el 2016”, o de imponerse el próximo 14 de junio en las elecciones generales.
“Son obras que tienen su costo pero están dentro de lo posible. Será una de nuestras prioridades”, sentenció el candidato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario