Ovación

Rosario le sienta bien a Fabbiani: "Mi hija me cambió la vida, acá no salgo de joda"

Cristian Fabbiani, que ayer fue figura en el equipo de Newell's que le aguó la fiesta al puntero San Lorenzo en el Coloso del Parque, dijo esta mañana: "Mi hija me cambió la vida, ya no salgo de joda". El Ogro contó que es mucho más profesional y que la vida en Rosario lo favorece: "Tomo mates con Monsalvo y Pinto, duermo la siesta, algo que en Buenos Aires no hacía".

Domingo 16 de Noviembre de 2008

Cristian Fabbiani, el delantero de Newell's que ayer fue figura en el equipo leproso que le aguó la fiesta al puntero San Lorenzo en el Coloso del Parque, dijo esta mañana: "Mi hija me cambió la vida, ya no salgo de joda". El Ogro contó que es mucho mas profesional y que la vida en Rosario lo favorece: "Tomo mates con Monsalvo y Pinto, duermo la siesta, algo que en Buenos Aires no hacía, agarraba el auto y... ¡nunca una siesta!".

Tras conocer a Amalia Granata, convivir, tener una hija y separarse, todo en poco tiempo, Fabbiani ahora dice haber cambiado y sentenció: “Ya no salgo de joda”.

“Uno, cuando es chico, no se da cuenta de lo que tiene en sus manos. Yo era pendejo, estaba cómodo, no tenía las aspiraciones que tengo ahora. Hoy soy mucho más profesional. Cuando era chico no me cuidaba. Andaba con mis amigos de acá para allá. Ya no salgo de joda. Y mi hija me cambió la vida”, dijo en una entrevista periodística esta mañana.

“Me jugó en contra todo eso, pero por suerte salí adelante, sobre todo gracias a los partidos que jugué. Y eso que estaba muy serio adentro de la cancha... Mucha gente que hacía daño, pensé que me iba a golpear peor, pero junté a mi familia y enfrenté a todo ese mundo que hablaba mal de mí. No me ayudaba en nada estar metido en todo eso. Ahora, a mi hija la veo todos los fines de semana. Y eso me pone contento, porque gracias a Dios tengo todo”, contó.

Y también reaccionó indignado: “me molesta que digan que vivo de joda”.

“Salgo lo normal para un pibe de 25 años que no le debe nada a nadie, que se entrena... Ahora estoy más tranquilo igual. Estando en Lanús, como tenía un montón de amigos, agarraba el auto y pum, nunca una siesta. Allá en Rosario, en cambio, tomo mate con Monsalvo, Pinto, duermo la siesta... Y a la noche, 12 como mucho, estoy durmiendo. Algo que en Buenos Aires no hacía ni en pedo”, graficó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario