Ovación

Rosario empezó a moverse

Con el Argentino como objetivo, el juvenil de la URR arrancó con los partidos de pretemporada. Sus DT Bouza y Corolenco analizan el panorama.

Martes 13 de Febrero de 2018

Bajo la batuta de los entrenadores Leandro Bouza e Iván Corolenco, el seleccionado juvenil de la Unión de Rugby de Rosario comenzó a disputar los primeros partidos de pretemporada, teniendo como objetivo el Campeonato Argentino. En ese sentido el camino que empezó a transitar el sábado pasado ante el seleccionado de Entre Ríos, les dio los primeros indicios de dónde esta parado el equipo y si bien hubo cuestiones positivas, también salieron a relucir las cosas en las que tienen que profundizar su trabajo.

Las primeras evaluaciones fueron positivas, sobre todo si se tiene en cuenta el contexto en el que se mueve hoy por hoy el equipo del Ñandú. Hay que tener en cuenta de que el equipo hace apenas quince días comenzó nuevamente a trabajar después de un parate de casi cuarenta días y que además, por distintas razones, los entrenadores no pueden contar con todos los jugadores que quisieran como para ir amalgamando al grupo.

Para los entrenadores, en el partido ante Entre Ríos, el primero de los cuatro amistosos, "la idea era probar jugadores y ver más tiempo a algunos que no teníamos tan vistos, ya que el año pasado tuvimos solamente dos amistosos y después hubo un parate de más de un mes. Te diría que en eso, para nosotros fue positivo", dijo Corolenco al comenzar la charla.

Al ser consultado sobre el scrum, una formación en la que Rosario no se mostró sólido, Corolenco destacó que eso fue "lógico" porque están probando jugadores y además no lo practicaron. "Estamos probando primeras líneas... El sábado, por ejemplo, los pilares izquierdos jugaron de derechos y viceversa. Hablando específicamente del scrum, es un aspecto que no se entrenó nunca, ni con máquina ni pack contra pack. Nos falta coordinación, que los gordos se conozcan más", reveló Corolenco.

"Lo que no me gustó de este partido fueron el último tiempo y medio, donde creo que bajamos la cabeza. En ese lapso no hicieron nada de lo que esperábamos", confesó, algo molesto el entrenador.

Leandro Bouza tomó la posta y al respecto destacó que "estamos poniendo énfasis en la parte física, en el contacto y en tener la cabeza dura, porque el Campeonato Argentino no es fácil. Estamos donde tenemos que estar. Hay que seguir laburando, entrenando duro, porque evidentemente nos falta. Hay que seguir aceitando el sistema de juego y nos falta mejorar en un montón de cosas, pero tenemos treinta días para trabajar. Estamos bien, estamos encaminados".

Dentro de la agenda Rosario ya tiene programados para los próximos tres fines de semanas nuevos compromisos para ir delineando la mejor formación de cara al inicio del Campeonato Argentino. En esos amistosos el nivel de los rivales va a ir in crescendo. El próximo será con Córdoba, en Marcos Juárez.

"Si bien la meta es llegar de la mejor manera al encuentro ante Cuyo, en Mendoza, con los jugadores que sabemos que van a estar, la idea también es ir mejorando el sistema y el ritmo de juego partido a partido. La semana que viene será con Córdoba y dentro de quince días con Tucumán, en Rosario. En ese partido ya deberíamos estar en buen ritmo y bien físicamente. Después, sólo nos quedaría jugar de visitantes con Santa Fe, que también tiene un muy buen equipo, con jugadores de buen juego y de buen tamaño. A partir de ahora todos son rivales complicados", destacó el ex apertura de Duendes.

"Ante Entre Ríos sabíamos que al ser el primer partido se iban a cansar. Después de dos meses sin actividad sí o sí se iban a agotar, pero esa era la idea, que se cansen en la cancha. Lo mismo va a pasar el sábado en Marcos Juárez. Cuando armamos estos cuatro partidos fue precisamente para llegar de la mejor manera al Argentino, ya con mucho rodaje y con ritmo de partido, que es lo que estamos buscando", completó Bouza.

Un problema que se suscitó ahora y se prolongará de cara a lo que viene, es la ausencia de varios jugadores a lo largo del proceso. "Es un punto en contra. Muchos jugadores se van de vacaciones o de gira con sus clubes y algunos de ellos van a llegar apenas unos días antes del inicio del torneo. Tenemos un grupo de quince o dieciséis jugadores que, en forma escalonada, no están o no van a estar y esto nos imposibilita armar el plantel", reveló Corolenco tomando posición ante un hecho puntual que le resta fuerza al grupo y le saca la posibilidad de poder coordinarse mejor.

"Se tendrían que compaginar mejor las actividades de la Unión con la de los clubes, si es que de verdad queremos apoyar al seleccionado", agregó, casi resignado, el ex forward de Universitario.

Finalmente, los entrenadores se refirieron al plantel. "Es un grupo muy parejo. No hay ninguna figurita y eso es bueno. Todos están al mismo nivel y se tienen que esforzar. Ellos saben que nosotros no le vamos a regalar nada a nadie. El equipo está comprometido. Están entrenando con ganas, escuchan, quieren aprender. Estamos bien, pero hay que seguir uniéndolos, porque el Argentino es un torneo corto, en el que la cabeza y el grupo son más importantes que cualquier otra cosa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario