Ovación

Rosario Central enfrenta a Independiente y a la tiranía de un resultado

El partido ante Independiente en el Gigante puede acercar a Rosario Central nuevamente a la punta o dejarlo en el punto más lejano desde que arrancó el torneo.

Viernes 05 de Junio de 2015

Ultimo partido del semestre. Y con él, el receso. Será un punto de inflexión para muchos equipos. Seguro un punto de referencia para otros, especialmente aquellos que se encuentren en el lote de vanguardia. Central seguramente lo estará, amén cómo le vaya frente a Independiente. Pero, vaya paradoja, un resultado podría dejarlo en una posición un tanto descolorida teniendo en cuenta cómo fue el tránsito del equipo de Coudet a lo largo de todo el campeonato. Una situación casi tirana si se hace un fino repaso del grado de protagonismo hasta aquí exhibido. Pasando en limpio, si el Canalla pierde con el Rojo y San Lorenzo suma de a tres ante Belgrano, la diferencia con la cima será de siete puntos. La más grande desde el incio del campeonato.
  Este juego de especulación no invalida lo que pueda llegar a ser una realidad, pero básicamente resalta el comportamiento de un equipo que siempre se sintió protagonista, que coqueteó con los escalones más altos.
  Fue contundente con aquel arranque con cinco triunfos consecutivos (Racing, Tigre, Crucero del Norte, Olimpo y Temperley) que lo mantuvo siempre como líder (sólo por diferencia de gol en las primeras fechas aparecía más abajo en la clasificación) y no se alejó demasiado aun cuando los empates comenzaron a formar parte de la alternancia. Fueron semanas y semanas en la que ojear la tabla de posiciones resultaba un ejercicio gratificante para el técnico, jugadores y, por supuesto, hinchas. Todo un mérito del equipo en esto de estar siempre en boca de todos.
  Lo más lejos que estuvo Central de la punta, a cuatro unidades, fue después de la 11ª fecha (empate 3 a 3 ante Defensa y Justicia) y ahora, tras la derrota por 2 a 0 en el Monumental. El resto fue distinto. Por supuesto para bien.
  La postura el domingo seguramente no entrará en ninguna mesa de negociación. Porque si hay algo que quedó en claro por parte del Canalla en las 14 fechas disputadas es esa necesidad de buscar siempre y de establecer el protagonismo prácticamente como una forma de vida. Con muchas virtudes y aun con varios defectos.
  Por eso el choque contra Independiente puede contar con una relevancia mayúscula. Es que después del pitazo final de Diego Abal quedará establecido el lugar desde el que el equipo del Chacho arrancará la segunda parte del torneo, seguramente la más complicada. Tal vez suene injusto que un mal resultado deje a Central parado demasiado lejos de la cima por todo lo hecho con anterioridad. Igual, habrá análisis que sobrepasarán cualquier sentencia que intenten poner los números. Y en ese terreno aparecerán autocríticas, pero también bondades de las cuales valerse para lo que vendrá tras el reinicio de la competencia.
  Por lo pronto, el último escalón está a la vuelta de la esquina. Y con él puede llegar el salto que sirva para reposicionarse o bien un trago amargo. Aunque suene injusto y tirano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS