Ovación

"Rosario, ah sí, Messi"; la frase que en Ecuador identifica al mejor del mundo con su lugar

Maradona fue el argentino más conocido, hoy se puede decir que Messi también lo es, pero con un agregado que se convirtió en un sello indeleble, ya que con él aparece implícito su identidad: de Rosario.

Martes 11 de Junio de 2013

"Rosario, ah sí, Messi", señala el empleado aduanero del coqueto y recién inaugurado Aeropuerto Mariscal Sucre al recibir el pasaporte. Allí es lógico suponer que se trataba de un señor informado por su rol, pero enseguida llega el segundo "Rosario, donde nació Messi", quien tuvo como autor al responsable de revisar el equipaje. Pero la lógica de su conocimiento por sus trabajos se diluyó en el hotel, porque allí, por tercera vez en menos de dos horas, fue el conserje quien hizo la misma asociación.

Está claro que la figura de Lionel Messi hace años rompió las fronteras y su nombre se une a la Argentina naturalmente, pero llamó mucho la atención que Rosario fuera sinónimo de la Pulga de manera espontánea en el común de la gente, porque así también lo fue para el personal de mantenimiento de una plaza enclavada en las calles Almagro y Cordero. El nombre del capitán albiceleste se convirtió en constante ya en la zona aledaña al antiguo pero bien conservado estadio Atahualpa, enclavado en el coqueto sector La Carolina, allí donde viven muchos argentinos que trabajan relacionados al fútbol donde shoppings, ministerios, hoteles cinco estrellas y restaurantes de mucho nivel. El Atahualpa se familiarizó más ayer con el nombre de Messi, porque Leo era mencionado dentro y fuera de este estadio que fue inaugurado en 1951, donde un periodista radial quiteño, ya fastidioso por la espera de su acreditación, no dudó en mostrar su conocimiento en diálogo con Ovación, porque cuando escuchó "de Rosario"respondió: "El suelo de Messi, del profesor Bauza y del Che".

Por la avenida 6 de Diciembre, en su intersección con la avenida Naciones Unidas, en la primera hora de la tarde hasta los revendedores de entradas intentaban convencer a sus potenciales compradores al instar que adquieran los tickets para ver perder a la selección de Messi, lo que muestra a priori la magnitud individual que le otorgan al rosarino como máximo referente del fútbol mundial. Por eso no fue casualidad que ayer todos los diarios de Quito utilizaran la imagen de Messi para publicar sus noticias sobre el partido que se jugará esta tarde en este estadio Atahualpa, que fue escenario de las eliminatorias por primera vez en 1973, donde Ecuador perdió con Uruguay 2 a 1.

No es un hecho azaroso tampoco que mientras las casacas tricolores avisan a varias cuadras que se está llegando al histórico estadio, para procurar comercializar una réplica de la camiseta argentina tenga en su espalda el número 10 acompañada con el apellido Messi. Sin dudas de que el fútbol quiebra cualquier indiferencia e impone aprendizaje por asociación con la pelota, pero así como Maradona fue el argentino más conocido, hoy bien se puede afirmar que Messi también lo es, pero con un agregado que se convirtió en un sello indeleble, porque con él aparece implícito su identidad: de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario