Ovación

Rodrigo Martínez: "El deporte tiene un aliado en la kinefilaxia"

El kinesiólogo rosarino aplica un método que optimiza el funcionamiento corporal. Entre sus pacientes están el arquero Franco Armani, el boxeador Alaniz y el ministro Pullaro

Domingo 13 de Enero de 2019

El desarrollo del deporte le impuso a las distintas disciplinas que interactúan en la actividad una búsqueda constante de nuevas formas y métodos para optimizar los rendimientos. Y varias de esas conclusiones luego se extendieron al público. Como su-

cede con la kinefilaxia, a la que recurren grandes deportistas como público en general para encontrar una mejor calidad de vida. Tras una tarea de estudio e investigación, en el contexto de esta rama de la kinesiología se estableció un método específico de ejercicios y movimientos que arrojó múltiples resultados positivos y que en el universo de la alta competencia tiene como referente a Diego Rodríguez, kinesiólogo que asistió muchos años al tenista David Nalbandian y hoy trabaja con Juan Martín Del Potro. En Rosario, uno de los que lleva a cabo esta terapia y con quien habló Ovación es Rodrigo Martínez, quien tiene entre sus pacientes al arquero Franco Armani, al boxeador Junior Alaniz y al ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro.

¿Qué es la kinefilaxia?

Es una palabra compuesta que significa prevención a través del movimiento. Y tiene un abordaje desde tres perspectivas: rehabilitación, prevención y la búsqueda del bienestar del paciente. Esta última es la más importante, ya que dentro de la especialidad implementamos un conjunto de trabajos específicos que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida y es un aliado para el deporte.

¿Es sólo para deportistas?

No, para deportistas de alta competencia, deportistas amateur y también para cualquier persona independientemente de la actividad que desarrolle.

¿Cómo descubren este método dentro de la kinefilaxia y de qué se trata?

En mi caso a través de un gran profesional y excepcional persona como Diego Rodríguez, un kinesiólogo innovador en función de su constante investigación. Y con una experiencia notable, ya que trabajó mucho tiempo con Nalbandian y hoy lo hace con Del Potro. Para mí es un gurú en la materia. Gracias a su generosidad fui desarrollando esta forma, donde se plantea llegar a la raíz del problema, que es la característica distintiva de cualquier terapia exitosa. No importa cómo llegues, sino encontrar el quid de la cuestión. Porque es probable que tengas una lesión en la rodilla, pero el problema de origen esté en otra parte del cuerpo. Por eso nos planteamos objetivos para que el paciente pueda realizar movimientos y adquirir posturas eficientes. Y también tratar de llevar a la persona a que haga movimientos que no está acostumbrada a hacer por su comportamiento cotidiano. La vida impone rutinas deportivas o laborales que sistematizan movimientos o posturas anulando otras que son indispensables para el buen funcionamiento. ¿Cuántos movimientos hacíamos cuando éramos chicos que con el paso del tiempo hemos olvidado? Muchos. Y haberlos olvidado condiciona nuestro cuerpo y mente a probables lesiones o a un mal funcionamiento, que genera dolores crónicos.

¿Esos dolores crónicos también se pueden abordar mediante esta técnica?

Por supuesto. Es otro de nuestros objetivos. Los problemas crónicos son comunes a todos. Cefaleas crónicas, cervicalgias, lumbalgias, en fin, todas las algias. Son muchos los pacientes que han encontrado en este método el bienestar.

¿Se puede definir esta innovación dentro de la kinesiología como intentar reeducar al cuerpo?

De eso también se trata. Que el paciente se dé cuenta de todas las cosas que puede llegar a hacer con simples movimientos, que hacen a la capacidad natural del cuerpo, pero que si alguna vez lo hicieron se olvidaron o nunca supieron que lo podían hacer. Es increíble la versatilidad que tiene el cuerpo humano y cómo mejora nuestra salud integral cuando nos damos cuenta de esa potencialidad.

Es que el dolor muchas veces va suprimiendo movimientos.

Tal cual, por eso se habla de la búsqueda de bienestar. Y en ese propósito de mejorar la calidad de vida sin dudas que hay un abordaje a los problemas crónicos. Para todo ello trabajamos en las cadenas miofasciales. Para tratar de que se entienda, primero debo decir que la fascia es como una red de tejido conectivo muy resistente que se extiende por todo el cuerpo, que conecta y rodea todas las estructuras corporales. Como si fuese una telaraña que nos envuelve. A los pacientes les digo que es como ese cuerito difícil de cortar que tiene el vacío vacuno o la costilla cuando comemos. Y se le dicen cadenas porque van a lo largo de todo el cuerpo. Esa fascia, cuando está en tensión, condiciona o determina diferentes posturas del cuerpo, tanto de flexión como de extensión. Por eso se trabaja sobre ellas para devolverles su normalidad.

¿El abordaje es sólo a través de ejercicios y movimientos?

En realidad la apertura es una charla con el paciente para conocerlo, escucharlo, tratar de saber cómo es su estilo de vida y sus padecimientos. Lo que definimos como anamnesis, que es el conjunto de datos que nos permite orientar el diagnóstico. Luego de explicar las formas de respiración, se requiere la respiración diafragmática, que es la que se usa en meditación, o la que utilizan los músicos, que es la de inflar la panza. Esto implica no sólo un trabajo muscular determinado, sino que además genera relajación y favorece la tarea a ejecutar. Después se procede a enseñarle a tener una mayor conciencia corporal. Se evalúa el déficit de las cadenas miofasciales y se hace un plan de trabajo tratando también de darle movilidad a lo que denominamos zonas críticas, las que tienen poco movimiento y que muchas veces son causa de los problemas. Liberando esas zonas se relajan las otras. Cuando aludo a zonas de poco movimiento me refiero a la columna, pelvis, y que se condicen con rigideces o falta de curvaturas adecuadas.

¿Por qué cuando explican su forma de trabajar hablan de redirigir la energía?

Nos referimos a que disipar los dolores y las molestias automáticamente genera un bienestar que predispone mejor al paciente anímica y mentalmente para alcanzar los objetivos. Muchos nos cuentan que sienten como si flotaran, como si se desprendieran de lo negativo.

¿Te sorprendió que el arquero Franco Armani te haya elegido para hacer kinefilaxia?

Sin dudas que fue muy grato, como así trabajar con su representante Nicolás Petropulos, quien corre maratones y estaba con una pubialgia, de la que ya mejoró. Pero siempre estuve vinculado al deporte. Actualmente trabajo con jugadoras de hockey, futbolistas, rugbiers y boxeadores, como Matías Vidondo y Junior Alanis, quienes usan el método como prevención. Pero muchos otros pacientes encuentran solución a sus problemas físicos en esta terapia. Como el ministro Maximiliano Pullaro, a quien trato de una tendinosis crónica, de la cual evoluciona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});