Ovación

Rivoira: "En Central nadie se va a resignar mientras yo esté al frente"

Los escalones que Rosario Central va sorteando sin demasiada suerte en lo que va del año no hacen otra cosa que ponerle trabas a las expectativas en lo que al retorno a primera se refiere.

Miércoles 09 de Marzo de 2011

Los escalones que Rosario Central va sorteando sin demasiada suerte en lo que va del año no hacen otra cosa que ponerle trabas a las expectativas en lo que al retorno a primera se refiere. La derrota del lunes en Tucumán otra piedra más en el camino. Porque los doce puntos que separan a los líderes (Atlético Rafaela y Unión) del equipo canalla ponen sobre la mesa la versión más cruda de la realidad.

¿Qué contraponer a eso? Convencimiento. Al menos es lo que siente, y así lo dejó en claro, el entrenador Héctor Rivoira. “Ni loco nos vamos a resignar”, tiró el técnico ayer en Arroyo Seco minutos antes del almuerzo, ya con las revoluciones un poco más bajas, pero con el fastidio lógico de haber quedado nuevamente con las manos vacías en un partido que “no merecimos perder”, aunque rápidamente aclaró: “También es un hecho que las excusas no suman puntos”.

  Esta frase llegó después de la lógica consulta acerca de si seguía creyendo en la posibilidad de alcanzar el objetivo. Y en ese sentido el técnico canalla intentó ser lo más contundente posible. “Acá nadie se va a resignar, al menos mientras yo esté al frente”, dijo. Y agregó: “Eso es lo que tengo que contagiar en el día a día. Por eso recién voy a claudicar cuando los números me indiquen lo contrario”.
  El panorama es claro y no hay muchas vueltas para darle. Es que la distancia con los líderes ya es más que pronunciada, pese a que desde el juego el equipo muestre una cara apenas diferente. “Siempre digo que mientras los números no nos indiquen lo contrario nosotros vamos a empujar. Ahora tenemos que ganar los dos partidos de local si queremos tener aspiraciones”, argumentó Rivoira, quien apuntó que las derrotas “tapan lo bueno que hacemos”.

  —Este convencimiento no concuerda con lo que marcan hoy los números.
  —Sí. Uno ve la tabla y dice que lejos estamos. Pero esto es fútbol y mientras el equipo mantenga la actitud seguiré creyendo. Lo que pasa es que el resultado termina tapando un montón de cosas. Yo sigo convencido de que este equipo puede y que va a lograr algo importante.

  La fe que muestra Rivoira basa sus cimientos en lo que siente y en lo que ve que el equipo ofrece. Por eso una vez más reforzó la idea de que hay “equilibrio, volumen de juego y una identidad futbolística clara”. ¿Por dónde pasa entonces el gran déficit? En que “fallamos en la última jugada. No sé si es por una mala entrega o por un mal posicionamiento a la hora de escalonarnos dentro del área rival. En los cinco partidos que jugamos fuimos siempre superiores, pero hoy eso no está plasmado en los resultados y esa es la realidad”, sostuvo.

  “Para mí el equipo juega bien porque tiene todo lo que quiero. Si me dicen que tenemos problemas defensivos o que Broun es la figura en todos los partidos, pero no es así. Salvo 10 minutos contra San Martín de San Juan, casi no nos llegaron porque estamos equilibrados, pero siempre por algo perdemos. Estoy convencido de que deberíamos tener cuatro puntos más y hoy estaríamos hablando de otra cosa. Lo que necesitamos es ganar, no estoy inventando nada”, apuntó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario