Ovación

River, sufriendo

Avanzó a semifinales pese a perder 2-1 en su visita a Chapecoense. Lo salvaron Barovero y el travesaño.

Jueves 29 de Octubre de 2015

Sufriendo demasiado. Salvado por las atajadas de Barovero. También por el travesaño. Gracias al 3-1 del choque de ida. Por todo eso sumado, River superó el escollo de Chapecoense, pese a perder 2-1, y avanzó a las semifinales de la Copa Sudamericana, en las que se encontraría con los paraguayos de Sp. Luqueño siempre que clasifique Independiente, de lo contrario su rival pasaría a ser Huracán por cuestiones reglamentarias (si avanzan sólo dos argentinos deben enfrentarse entre sí).
  Bruno Rangel, con ayuda de Alvarez Balanta (la pelota le dio en la cabeza y se metió en el ángulo izquierdo), abrió el marcador para el local a los 21’. Sin embargo, cuando se iba ese primer segmento apareció el uruguayo Carlos Sánchez para sellar la igualdad, que le trajo algo de tranquilidad a los millonarios, ya que Chapecoense debía marcar otros dos goles para al menos definir por penales.
  El gol fue una gran asistencia de Pisculichi, el único jugador millonario que intentó poner la pelota contra el piso en la primera etapa, que sacó un centro de derecha a izquierda y encontró a Sánchez que llegó desmarcado para darle de cabeza el gol de la igualdad.
  Parecía liquidado. Sin embargo, a los 53’, tras otra falla de Alvarez Balanta, Rangel volvió a poner en ventaja a su equipo, que insistió hasta el final pero chocó con un seguro Barovero.
  Chapecoense casi aumenta tras un rebote en Barovero que Neto no supo capitalizar al elevar su remate cuando estaba a un metro del arco. River mejoró algo con el ingreso de Viudez y estuvo cerca de un segundo empate a los 63’ cuando Mora capturó un rebote en el área, pero no logró definir ante la salida de Danilo.
  Pero en el epílogo reaparecieron los errores en defensa y River terminó sufriendo frente a un adversario que no tuvo claridad, pero se las arregló para llenar de centros el área. Entonces apareció Barovero, quien salvó su arco un par de veces. Y sobre el final, el travesaño evitó que un cabezazo de Tiago Luis forzara la definición desde el punto del penal.
  Al final, con algo de fortuna, River aguantó la derrota mínima, que le alcanzó para visar el pasaporte a las semifinales y mantuvo vivo el sueño del bicampeonato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS