Ovación

River, en semifinales de la Libertadores

Venció a Independiente en un complemento electrizante y ahora enfrentará a Gremio.

Miércoles 03 de Octubre de 2018

Venció a Independiente en un complemento electrizante y ahora enfrentará a Gremio

Se discutirá toda la semana y más el claro penal que le cometió Pinola a Martín Benítez en ese primer tiempo más luchado que jugado, con el partido 0-0. Pero a decir verdad, Independiente pudo de todas maneras clasificar a las semifinales de la Copa Libertadores y no lo hizo. Porque enfrente River tuvo la ambición y la jerarquía necesarias para volcar a su favor el trámite. Tuvo temple y fortaleza mental para ganar bien 3 a 1, ante un rival que contó con sus chances, que estuvo 12 minutos clasificado a menos de un tiempo de final y no aguantó. Por eso este equipo de Marcelo Gallardo sigue camino a la gloria y el rojo no pudo reverberar décadas pasadas.

A los 29 minutos, Pinola llegó con lo justo a rechazar una pelota dentro del área cayéndose, pero dejó la pierna izquierda extendida con la intención de golpear a Martín Benítez que iba por el balón. Era penal y expulsión, pero el árbitro a cargo del VAR, Wilson Sampaio, después de revisar la jugada le hizo saber al principal Anderson Daronco que no era falta. Y la acción siguió con un lateral.

Seguramente hubiera cambiado el partido, pero después del golazo de contra de Scocco, en gran combinación con la figura Santos Borré, Independiente lo empató y tuvo el pasaje en sus manos que no supo defender. Todo porque el imbatible Armani dio rebote en un buen disparo de Gigliotti (buena aceleración ante el estatismo de Pinola y Maidana) y Romero a la carrera lo fusiló. Era su momento pero no lo aprovechó.

Gallardo metió mano y, como siempre, acertó. Sacó al improductivo Pratto y metió al movedizo Quintero. Y el colombiano pagó enseguida, con fortuna por cierto. Es que Gastón Silva rechazó sobre la humanidad del ex River Nicolás Domingo, la pelota le quedó servida al recién ingresado, que enganchó hacia el medio y definió rápido para que Campaña quedara sin reacción.

River fue letal de contraataque, ante un Independiente que iba pero equivocaba el último pase. Le pasó en el primer gol de Scocco y le volvió a pasar cuando buscaba el segundo que le hubiera dado la clasificación. Por eso esta vez la contra la encabezó el recién ingresado De La Cruz y la definió un impecable Santos Borré, que se acomodó y la clavó en el ángulo superior izquierdo de Campaña. Partido y serie liquidadas, más allá de alguna arremetida final del equipo de Holan.

Este River de Gallardo demostró tener más pasta copera que el de Holan. Lo resolvió cuando tuvo las chances y hasta cuando se sintió afuera de la Copa. Viene de ganar el clásico en la Superliga y luego goleó a Lanús, arrimando algo en la pelea por el título local, que es la gran deuda de este ciclo. Y sigue adelante en la Copa Argentina. Ahora lo esperará el campeón Gremio, que anoche dejó en el camino a Atlético Tucumán (ver aparte). Mejor imposible para los millonarios, que volvieron a dar la talla cuando la circunstancia lo requería. El Muñeco lo hizo.

Boca

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario