Ovación

River llegó a Buenos Aires con custodia policial y se fue a concentrar a Don Torcuato

La intolerancia y barbarie invaden a River por estas horas. El día después de la derrota contra Belgrano por 2 a 0 en el partido de ida por la promoción se vivió de manera agitada. El plantel millonario llegó en avión ayer a Aeroparque, procedente de Córdoba, bajo una fuerte custodia policial.

Viernes 24 de Junio de 2011

La intolerancia y barbarie invaden a River por estas horas. El día después de la derrota contra Belgrano por 2 a 0 en el partido de ida por la promoción se vivió de manera agitada. El plantel millonario llegó en avión ayer a Aeroparque, procedente de Córdoba, bajo una fuerte custodia policial, para evitar cualquier incidente con los hinchas que se congregaron en el lugar. Y desde allí se fue hacia el Hindú Club de Don Torcuato para quedar concentrado de cara a la revancha del próximo domingo.

Con escolta policial, la delegación se subió a un micro en la misma pista de Aeroparque para dirigirse hacia Don Torcuato. Si bien en un principio estaba previsto ir al Monumental para realizar la práctica, se cambió el lugar a causa del banderazo de protesta que se organizado para la tarde.

En el aeropuerto porteño, un hincha mostró un cartel en rechazo al entrenador Juan José López, con la frase "La cabeza de Jota Jota". Casi anecdótico si se lo compara con lo vivido en el estadio de Belgrano, con el ingreso de hinchas para increpar a sus jugadores, y la movilización de ayer en el Monumental.

Al igual que en Don Torcuato, en el Monumental también hubo una fuerte presencia de la policía desde primera hora de la mañana, ya que los micros con los hinchas que regresaron desde Córdoba se dirigieron hacia allí y en la zona aledaña al estadio se vivió durante toda el día un clima de tensión.

Mientras los intolerantes se manifestaban en el Monumental, el plantel se instaló en el Hindú Club, donde permanecerá hasta el domingo cuando intentará ganarle por dos goles a Belgrano para evitar el descenso.

Unos treinta hinchas se movilizaron frente al Hindú Club y en el frente del lugar colgaron una bandera que rezaba "Matar o morir". Pero no hubo mayores incidentes.

El día comenzó con el regreso del plantel desde Córdoba. Hubo caras largas y gestos de preocupación, encarnados de manera elocuente en los semblantes de Jota Jota López y de los vicepresidentes Diego Turnes y Omar Solassi.

>>Las alternativas

La misión de J. J. López será rearmar el equipo a partir de que Paulo Ferrari, Matías Almeyda y Adalberto Román no jugarán al haber llegado a las cinco amarillas.

Roberto Pereyra es el candidato para reemplazar a Ferrari, Jonathan Maidana a Román y Walter Acevedo a Almeyda.

También podría entrar Mariano Pavone por Leandro Caruso.

La probable formación sería con; Carrizo; Maidana, Ferrero y Juan Manuel Díaz; Pereyra, Acevedo, Cirigliano y Arano; Lamela; Pavone o Caruso y Funes Mori.

Es Pezzotta

Sergio Pezzotta fue designado para dirigir el partido revancha de la promoción entre River Plate y Belgrano, el próximo domingo en el Monumental, a partir de las 15.

Incidente Monumental

Hinchas de River protagonizaron anoche disturbios e incidentes con las fuerzas policiales, luego del banderazo en las afueras del estadio Monumental al que habían convocado distintas agrupaciones políticas del club para repudiar la gestión del presidente Daniel Passarella.

Los mayores inconvenientes sucedieron cuando los simpatizantes pretendieron invadir las instalaciones del estadio, pero fueron repelidos por las fuerzas del orden, que utilizaron carros hidrantes para dispersarlos.

Después de cantar y vociferar contra el titular de la entidad durante más de media hora, buena parte de los 500 hinchas congregados sobre la avenida Figueroa Alcorta decidieron que era el momento de actuar. Y actuaron.

Muchos embanderados y otros luciendo la camiseta millonaria procuraron entrar al club por una de las puertas laterales.

Cuando estaban a punto de ingresar al anillo del estadio, los hinchas fueron detenidos por agentes de la seguridad privada que custodian el club. Simultáneamente, la Policía Federal desplegó los carros hidrantes para dispersar a los fanáticos que se habían congregado frente al acceso de la habitual cabecera que utiliza el público visitante en el estadio Monumental.

Previamente, muchos habían descargado su bronca hacia la prensa apostada en el lugar e inclusive algunos movileros radiales y de televisión fueron empujados por algunos exaltados.

“...Que se vayan todos, que no quede ni uno solo...” fue el cántico preferido que enarbolaron los simpatizantes de River, reclamando contra los jugadores que a esa altura de la noche estaban recluídos en el Hindú Club de Don Torcuato.

Después de unas ligeras corridas sobre la avenida y el barrio que circunda la cancha, los simpatizantes se dispersaron y la calma fue ganando terreno.

Passarella, junto a la delegación

En el momento más difícil de su gestión, el presidente de River Daniel Passarella decidió concentrar desde ayer junto al plantel. No dio declaraciones, aunque avisó que no renunciará y mandó un tiro por elevación a la gestión anterior, a través de un comunicado del club.

“Los que crean que el presidente Daniel Passarella y su comisión directiva, elegidos en legítimas elecciones y hoy apoyados por una obvia mayoría de socios e hinchas, puedan bajar los brazos o siquiera entregarse a debilidades o abandono de responsabilidades, desconocen en profundidad el espíritu que nos animó y que nos anima”, sostuvo el comunicado.

Agregó que “eso sería dejarle las puertas abiertas a quienes promovieron y son los mayores responsables de esta actualidad indeseable, claramente identificados por la gente”.

“Salir hoy a buscar y a nombrar culpables que todo el mundo River conoce es abundar en lo obvio”, se manifestó en el comunicado, en clara alusión al anterior presidente, José María Aguilar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario