Ovación

River, con la cabeza en la Copa Libertadores

River y Temperley igualaron 1-1 en el estadio Monumental, en un encuentro deslucido, sobre todo en la segunda mitad, en la que el Millonario manejó por más tiempo la pelota pero no supo cómo quebrar a una defensa numerosa y firme.

Domingo 12 de Julio de 2015

River y Temperley igualaron 1-1 en el estadio Monumental, en un encuentro deslucido, sobre todo en la segunda mitad, en la que el Millonario manejó por más tiempo la pelota pero no supo cómo quebrar a una defensa numerosa y firme.

Ramiro Funes Mori puso en ventaja a River a los 29’ con un remate perfecto de tiro libre que se metió en el ángulo derecho de Federico Crivelli, pero a los 37’ Gabriel Esparza fue bien habilitado por Leonardo Di Lorenzo y definió con idoneidad ante la salida de Julio Chiarini.

Ni la vuelta de Javier Saviola al Monumental consiguió calentar un poco la fría tarde de Núñez, en la que la gente que se dio cita en buen número fue pensando más en el partido del próximo martes ante Guaraní, por las semifinales de la Copa Libertadores, que en el torneo local.

En el primer tiempo River dominó pelota y terreno, pero le faltó precisión en el último pase y lo terminó pagando sobre el final del segmento con el empate de Temperley, después de que Funes Mori, con un golazo de tiro libre insinuara que iba a ser una jornada tranquila para el Millo.

La visita apostó a las salidas rápidas de contraataque, aprovechando la velocidad de Fabián Sambueza y Esparza. Y no le fue mal: generó dos réplicas, una fue gol y la otra no estuvo tan lejos.

A los 29’ llegó la apertura. Funes Mori ejecutó un tiro libre con pierna izquierda desde el sector derecho y clavó el balón junto al palo opuesto del arco defendido por Federico Crivelli.

Ocho minutos más tarde llegó la igualdad. En una réplica veloz, Leonardo Di Lorenzo habilitó a Esparza por izquierda y éste definió con un disparo cruzado dejando sin chance a Julio Chiarini.

En la segunda parte se notó aún más que a River le faltó un armador. Ni siquiera cuando ingresó Luis González logró quebrar a un adversario que defendió con diez de sus once jugadores y apostó a alguna contra de Esparza, que terminó siendo la figura de la cancha.

Tan floja fue la segunda mitad que apenas si se contabilizaron dos jugadas de riesgo, una para cada equipo.

No hubo más en ese capítulo final y los dos terminaron conformándose con un empate que no estuvo mal si se toma estricta cuenta del desarrollo que tuvo el juego, que alternó dominadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario