Ovación

River, el que se rió último y mejor

Venció a Boca en el clásico de despedida del año con un gol de Lucho González. En el equipo xeneize fue expulsado Monzón

Domingo 11 de Octubre de 2015

Esta vez le tocó a River, que hizo un gol rápido, que se encontró con un jugador más antes de la media hora de juego y que supo jugarle a un Boca con más suplentes. Es que el Millonario tiene la mira enfocada un poquito más allá (Sudamericana y Mundial de Clubes) de hoy, que es la prioridad xeneize porque se juega el título en el torneo local. Y como en todo clásico amistoso, el que gana lo disfruta y le da un valor mayor, y el que lo pierde le quita parte de la importancia.

El cotejo arrancó a todo vapor, con una situación de gol en cada área y el acierto de River. Porque a los 5' se lo perdió Boca porque Chiarini le atajó el remate a Fuenzalida, que le tiró un sombrero a Maidana y probó desde la puerta del área. Y al minuto gritó el millonario. Gran jugada iniciada por el lateral Vega, pase a Pisculichi y una habilitación justa del enlace entre las piernas de Rolín para que Lucho González definiera pegándole tres dedos al primer palo ante la salida de Sara.

El panorama era favorable para River, que tenía en cancha a jugadores más experimentados y había conseguido un gol tempranero valiosísimo, pero estuvo a punto de perder esa ventaja cuando a los 25' el pibe Pavón ejecutó un tiro de esquina desde la derecha y encontró en las alturas la cabeza de Lisandro Magallán, quien redirigió el balón conmoviendo el travesaño y recibió al mismo tiempo un tremendo puñetazo del arquero, que salió muy mal, pero se salvó que el árbitro Beligoy no considerara falta de penal y expulsión.

Todo empeoró enseguida para los dirigidos por Arruabarrena, ya que tres minutos después Monzón perdió los estribos y pateó deliberadamente al uruguayo Viudez al no poder quitarle la pelota y teniendo en cuenta una agresión anterior, con lo que dejó a su equipo con un hombre menos.

Boca retomó la ofensiva en el segundo período y arrimó a los 57' con un cañonazo de Andrés Chávez que pasó cerca del palo derecho.

River, que hasta el momento había manejado los tiempos sin sobresaltos, volvió a pisar el acelerador y contestó a los 60' con un tiro esquinado de Leo Ponzio que exigió a Guillermo Sara.

El equipo de Arruabarrena tenía muchos problemas para recuperar la posesión y cuando lo lograba carecía de ideas. Ni los cambios dieron resultado.

Y los de Marcelo Gallardo terminaron más cómodos. Cerca de aumentar la victoria, como sucedió a los 81' cuando Javier Saviola cabeceó desviado con el arco a disposición tras un tiro de esquina de Gonzalo Martínez.

Pero fue 1 a 0. Igual le alcanzó a River para festejar. No demasiado por importancia de superclásico, sí por ganarlo. Lo sufrió Boca, no tanto porque su mente está en el torneo local y justo en la recta final (quedan tres fechas y está a tiro de gritar campeón), pero sí porque perdió el clásico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS