Ovación

Rivarola, con sed de revancha

Se lo nota con sed de revancha. El pasado semestre Germán Rivarola retornó a Central con la firme intención de colaborar en pos de lograr el ascenso. Pero ese anhelo se hizo rápidamente añicos por los pobres resultados deportivos cosechados.

Viernes 22 de Julio de 2011

Se lo nota con sed de revancha. El pasado semestre Germán Rivarola retornó a Central con la firme intención de colaborar en pos de lograr el ascenso. Pero ese anhelo se hizo rápidamente añicos por los pobres resultados deportivos cosechados. A su vez, reconoció con total naturalidad y sinceridad que no rindió como todos esperaban. “Sé que estoy en deuda con el club. Aunque también lo estoy con mis compañeros y hasta con la gente”, reflexionó con autocrítica. “Por eso decidí hacer borrón y cuenta nueva. Quiero ponerme bien para cuando comience este torneo. Y para eso me estoy preparando con todo”, respondió el polifuncional jugador.

—¿Es una pretemporada especial a nivel personal?

—Sí, la verdad que sí. Es que necesitaba trabajar duro como lo vengo haciendo. Por suerte estoy cumpliendo con todas las etapas sin problemas y eso es muy importante para mí.

—Llegaste a Central diezmado físicamente y eso derivó en que te lesionaras varias veces. ¿Qué esperás ahora?

—Sé que no rendí como esperaba ni me fue como deseaba. Pero bueno, el hecho de no haber estado bien físicamente me condicionó en lo futbolístico. Lo sé bien. La idea de ahora es dejar atrás la serie de lesiones que tuve y pensar sólo en lo que vendrá.

—¿Percibís que la gente se quedó con ganas de ver otra versión tuya?

—Sí, ni hablar. Pero también es verdad que por distintas circunstancias nunca pude estar bien. Con tal de estar en cancha me apuraba, sabiendo que no podía rendir como debía. Y todo eso hizo que no pueda estar a pleno. Entiendo y comprendo que la gente por ahí esperaba ver otra versión de Rivarola. Ojalá la vean pronto, para el bien de todos.

—¿Eso marca que si el día del mañana sufrís alguna lesión no te vas a apurar para volver a jugar?

—Sí, será así porque quedó demostrado que es lo mejor. Pasa que a veces es difícil manejar determinadas cuestiones porque en ciertos casos siento la obligación y la necesidad de jugar para ayudar al grupo. Uno vino para aportar cosas, por eso es que cuando no lo puedo hacer me da mucha bronca.

—¿Eso indica que te sentís en deuda con el club o con vos mismo?

—Con el club más que nada. Aunque también sé que estoy en deuda con mis compañeros y hasta con la gente.

—¿La única manera de saldar esa deuda es logrando el objetivo?

—Sin dudas es así. El objetivo principal es conseguir el ascenso. Y estamos todos trabajando duro para poder lograrlo. Central está por encima de todos. Y necesita de nosotros para devolverlo al lugar que se merece, que es la A. Ojalá lo consigamos.

Cuando la consigna es sumar como sea

“Siento que ahora estamos mejor. Nos dimos cuenta que sumando podés estar en la pelea, como pasó con los equipos que ascendieron. Nosotros, por querer ganar 3 a 0 antes de la media hora terminamos perdiendo. Y no tengo dudas de que si empatábamos la mitad de los partidos que perdimos hubiéramos logrado la promoción”, analizó Rivarola.

El de Ferrari es un tema que habrá que esperar

Desde el momento en que River descendió, automáticamente algunos dirigentes de Central pensaron rápidamente en repatriar a Paulo Ferrari. De hecho hasta Pizzi hizo en su momento su firme deseo de contar con el buen lateral derecho. Y anteayer las ganas de sumar al Loncho se potenciaron, especialmente tras la confirmación de que Jesús Méndez seguirá en Boca por decisión propia. Pero anoche, una fuente allegada al jugador le confirmó a este medio que “hasta la semana que viene no habrá ninguna novedad acerca de este tema, ya que antes debe resolver su situación contractual con su actual club”.
  Según trascendió, los canallas están tratando se seducir a Ferrari para que se sume al proyecto que ahora encabeza su antiguo compañero de equipo. El Loncho tiene diálogo con algunos dirigentes auriazules pero por ahora prefiere analizar bien su futuro, ya que tiene un año más de contrato con River, pese a que por el momento no está entrenando con el plantel millonario y no lo hará hasta no resuelva algunas cuestiones que están ligadas a su vínculo laboral.
  “Lo llamaron de Central y los escuchó. Pero Paulo no puede tomar ninguna determinación en estos momentos porque antes debe sentarse con los dirigentes de River para ver cómo logra negociar el pago de una importante deuda que mantienen con él. Y además de que aún le queda un año más de contrato hay que sumarle que tiene varias propuestas. Algunas de primera división y otras del exterior. Por eso, hasta la semana que viene no habrá novedad sobre esto”, confesó una fuente vinculada a Ferrari a Ovación vía telefónica.
  Lo cierto es que el panorama está complejo porque además Almeyda ya le comunicó al Loncho que lo quiere sí o sí en su equipo.

El caso Figueroa

No hay confirmación oficial, pero en los pasillos de la sede de calle Mitre está circulando un rumor que indica que si para la semana que viene no se resolvió el tema contractual entre Luciano Figueroa (foto) y Central, las autoridades canallas saldrán a la búsqueda de un centrodelantero. Eso marcaría además que Lucho podría dejar de ser tenido en cuenta por el DT. Pero hasta que las partes vuelvan a reunirse, todas son especulaciones. En tanto, las gestiones para llegar a un acuerdo por la abultada deuda que mantienen con el delantero siguen en una imapasse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario