Ovación

Ricardo Canals: “Rosario Central puede lograr la Copa Libertadores”

El uruguayo palpitó la previa del partido ante River de Uruguay y resaltó el potencial y la calidad del conjunto que dirige Coudet . “Es el mejor equipo argentino”, afirmó el ex defensor canalla.

Martes 15 de Marzo de 2016

Central se presentará pasado mañana ante River en Montevideo. Y nada mejor que un uruguayo como Ricardo Canals para exponer sobre la mesa del fútbol lo que percibe tanto el ex defensor, quien supo defender la canalla durante 1998 y 2002, como la sociedad charrúa sobre el equipo que comanda el Chacho Coudet. “Al club le falta una Libertadores y no es descabellado que la consiga. Si uno entra a mirar lo que hay, no es raro que suceda. Además tiene todo. Es decir gente, buen juego y plantel”, afirmó Caio desde la capital charrúa con marcada predisposición al diálogo.

  —¿Qué imagen tienen los uruguayos de Central teniendo en cuenta además que comparte el grupo con dos equipos charrúas?
  —Acá se consume mucho el fútbol argentino y hoy por hoy, tanto la opinión pública como el ambiente del fútbol coinciden en que Central es el que mejor juega. Es el mejor equipo argentino. Lo tienen muy bien valorado y considerado.

  —¿Y qué te genera eso teniendo en cuenta que jugaste acá?
  —Es algo reconfortante, pese a que acá se sabe mucho de lo que  pasa en Argentina. Por ahí ven que Central juega bien, pero no captan algunas particularidades como todo lo que genera el club internamente y lo que significa la institución para la ciudad. Y ahí uno les dice lo que es el club, que potenciado con la gente es durísimo. La verdad es que hacía mucho tiempo que no veía tan fuerte a Central. Lógicamente que me reconforta y alegra mucho que le vaya bien.

  —Otro que jugó y valora mucho lo que es el club es el Loco Abreu, que llegó y se metió además en la piel del hincha.
  —Sí, Sebastián estuvo y le pasó lo que le sucedió a todo jugador que pasa por Arroyito, se termina haciendo hincha. Te das cuenta de que las características que tiene la institución es de un equipo grande. Por suerte ahora está pasando futbolísticamente un momento acorde a lo que es como club. Vislumbro un gran futuro, sea en la Copa o en el torneo local.

  —Con respecto a la Libertadores, en el ambiente se pensaba que Palmeiras y Nacional tenían los boletos asegurados a la otra ronda porque tienen una rica historia en la Copa, no así Central y River.
  —Pero más allá de eso, los que estamos en este ambiente notábamos que Central estaba bien. Y lo está demostrando. Le juega de igual a igual a cualquiera. Creo que Central, por personalidad, empuje, buen juego y lo que es el club en sí está para hacer una gran Copa.

  —¿Coincidís con que hasta ahora el grupo es parejo, irregular diría, pese a que River es el que más difícil la lleva?
  —Y, en este contexto, River suple las carencias que tiene en materia de presupuesto e infraestructura en base a un juego ordenado que pregona el entrenador (Carrasco). No se queda atrás el equipo. Más allá de los resultados se nota que los jugadores no se quedan con los brazos cruzados intentando hacer sólo una Libertadores digna. Pero es obvio que existen diferencias entre cada uno.

  —¿Nacional es el mejor o el que más fuerte está?
  —Lo que le viene sucediendo al Bolso es que recién ahora se está encontrando con el equipo y la regularidad. Pero a mi entender, del grupo el que mejor está es Central. Es el más firme.

  —¿En qué te basas para afirmarlo?
  —En que hace mucho tiempo lleva un trabajo uniforme y es el que mejor juega.

  —¿Qué pensás del partido del jueves ante River?
  —Creo que marcará cómo está la mano realmente, aunque lo veo muy bien al equipo y al grupo. Es más, cuando sea momento de jugar mano a mano, es decir en octavos de final, se la hará muy difícil al que le toque ir al Gigante sobre todo. Se ve que la cancha es un hervidero. A eso sumale que juega muy bien y los jugadores muestran un gran compromiso.

  —¿Lo ves bien o es un deseo de hincha?
  —Las dos cosas. Uno siempre quiere que le vaya bien a Central. Es como dije antes, todo jugador que pasa por Central se termina haciendo hincha del club.

  —¿Central puede ganar la Copa?
  — Al club le falta una Libertadores y no es descabellado que la consiga. Si uno entra a mirar lo que hay, no es raro que suceda. Además tiene todo. Es decir, gente, buen juego y plantel.

Con la mira en Ferrari, Chelito y el Chaqueño

   —Compartiste plantel con el Chelito y el Loncho, que aún están en actividad, ¿qué recordás de ellos?
  —Sí, es verdad. Ellos recién arrancaban en mi época. Eran muy chicos. El carrerón que hizo el Chelito me puso muy contento al igual que Pablo (Ferrari). Venían de las inferiores y se notaba que tenían buena pasta.

  —¿Te acordás de algún otro jugador que te haya sorprendido en aquel momento y luego llegó lejos?
  —Sí, el Chaqueño Herrera. Estaba en la 4ª de AFA y por ahí venía a entrenar con nosotros. Te dejaba con los ojos abiertos por la fuerza que tenía. Me acuerdo clarito de lo que jugaba. La verdad es que me sigue sorprendiendo la cantidad y calidad de buenos jugadores que sigue sacando el club. No sé cómo está Central a nivel institución, pero a nivel deportivo se lo ve muy bien. Además encontró un entrenador que es a la medida del club.

“Coudet es un loco que me encanta”
“Es un loco (por Eduardo Coudet) que me encanta. Entiende el club y está demostrando tener mucha capacidad. Se ve que conserva esa tensión de no aflojarse porque sabe que el jugador se relaja en cierto momento. Pero cuando tenés un gran conductor de grupo, que sabe cuáles son los objetivos, el plantel lo percibe y no afloja en nada. Por eso se ve que el equipo está tan firme”, deslizó un reflexivo Canals al ser consultado sobre la labor del Chacho con técnico canalla.

Integrante de un buen equipo

“Durante los años que estuve en el club jugamos siempre algún torneo internacional. La verdad es que fueron buenos años, pese a que no pudimos coronarlo con un título. Estuvimos muy cerca en el torneo local, pero River sacó 44 puntos, uno más que nosotros. Fue una bestialidad la campaña que hicimos, pero no nos alcanzó”, destacó un resignado Canals desde el otro lado de la línea.

  —Ese también jugaba.
  —Sí, había un gran grupo humano además. La cabeza del grupo era el Patón (Bauza) e incluso también llegamos a la semifinal de la Libertadores.

  —Una Copa que mostró al mejor Cruz Azul de su historia, ¿no?
  —Ni hablar. Ese Cruz Azul se la hizo muy dificíl además a Boca Juniors en la Bombonera en la final. Ganaron los xeneizes, pero los mexicanos casi dan el batacazo. Tenían un gran equipo.

Estará en el Centenario con Moreno y Fabianesi

    —¿Vas a ir a la cancha?
  —Sí porque vendrá Iván (Moreno y Fabianesi), así que aprovecharemos para ir juntos al estadio. Tenemos una gran amistad.

  —¿Seguís en contacto con algún otro compañero?
  —Sí, con Rafa (Maceratesi), Tati (Buljubasich), Maxi (Cuberas) y Juan Pizzi (ver aparte).

  —¿Te dio otros amigos o entablaste buena relación con alguien del club que no haya sido jugador?
  —Sí, tengo los mejores recuerdos del Pájaro Massei.

  —¿Y volviste a la ciudad en estos años?
  —Sí, un par de veces. Cuando estaba no había shopping. Es más, te cuento una anécdota que me pasó no hace mucho tiempo. Decidí ir a Rosario en auto por la ruta de Entre Ríos. Iba todo bien hasta que llegué al puente de Victoria. Había un piquete. Imposible pasar. Venía de manejar casi 6 horas, que para nosotros es un montón porque tenemos otras distancias entre las ciudades. Estaba con un amigo, quien me decía, hablale así nos dejen pasar. No entendía que era inviable. Así que no tuve más remedio que pegar media vuelta y hacer otras 6 horas arriba del volante. No me olvido más de esa situación. Nunca había manejado tanto. 
 

Un marcador central con la típica garra charrúa que estuvo a la altura del club

Cuando se sumó al Canalla eran más lo interrogantes que había sobre su delgada y rubia figura que certezas. Con el paso de las fechas, Ricardo Canals se fue adueñando de un puesto en la zaga de centrales. Fuerza y buen juego aéreo fue el común denominador que envolvía a este defensor. Y mientras estuvo en Arroyito, de 1998 a 2002, demostró estar a la altura de la institución, que en aquel momento gozaba de buena salud dirigencial y contaba con un cuerpo técnico parido de las entrañas de la institución auriazul con el Patón Bauza como referente. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario