Ovación

Ribonetto habló de lo anímico

Uno de los temas más polémicos que rodean la agitada realidad de Central es la preparación física que recibió el plantel para encarar el Apertura. El defensor Walter Ribonetto, quien sufrió un desgarro en la planta del pie derecho el sábado pasado ante Independiente y no podrá jugar en lo que queda del torneo...

Miércoles 26 de Noviembre de 2008

Uno de los temas más polémicos que rodean la agitada realidad de Central es la preparación física que recibió el plantel para encarar el Apertura. El defensor Walter Ribonetto, quien sufrió un desgarro en la planta del pie derecho el sábado pasado ante Independiente y no podrá jugar en lo que queda del torneo, apuntó a la cuestión anímica como la principal causa del bajón físico. "Acá no hay que echarle la culpa a lo físico. La realidad es que nosotros estamos en un momento en que cualquier error lo estamos pagando caro y eso influye mucho en lo anímico. Todo pasa por la cabeza", señaló el Tino ayer en Palos Verdes.

Ribonetto se apoyó en su experiencia, esquivó las controversias y no cargó las tintas sobre la pretemporada del proceso anterior, liderado por Pablo Sánchez como entrenador. Fue claro y deslindó responsabilidades. "En lo físico pasa todo por la cabeza. Si vas ganando un partido, podés jugar 20 o 30 minutos más y seguís corriendo. Cuando vos estás mal de la cabeza, o te meten un gol como el que nos marcaron el otro día sobre la hora del primer tiempo de cabeza, entrás a la cancha de una forma distinta. Pero si un partido lo ganás, como lo hicimos con Gimnasia de Jujuy, podríamo haber jugado media hora más y ganábamos de la misma forma. Pasa todo por lo anímico", aclaró el zaguero auriazul.

—Contra Huracán pudieron cerrar el partido después de la ventaja.

—Porque estábamos bien de la cabeza ese día. Eso es lo que maneja todo.

—¿Emparentás todo con el aspecto anímico?

—Acá, no hay que echarle la culpa a lo físico. La realidad es que nosotros estamos en un momento en que cualquier error lo estamos pagando caro y eso influye mucho en lo anímico.

—Fue muy marcado el bajón físico en el complemento contra Independiente.

—Es que ellos se encontraron con un gol terminando el primer tiempo, se agrandaron y salieron de otra forma en el segundo. Si hubiéramos convertido más goles en los primeros 45 minutos, el partido hubiera sido otro. No sentimos en la cancha que físicamente nos pasaron por arriba. A lo mejor inconscientemente nos metimos un poco atrás.

PorAníbal Fucaraccio afucaraccio@lacapital.com.ar

Ovación

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario