Ovación

Revelaciones de Luciana Aymar: "Entreno como si fuese la peor del mundo"

Alejandro Fantino entrevistó para el sitio elargentino.com a Luciana Aymar, la mejor jugadora de hóckey sobre césped del mundo. La rosarina habló de todo. Video: El álbum de Luciana Aymar.

Lunes 25 de Mayo de 2009

Alejandro Fantino entrevistó para el sitio elargentino.com a Luciana Aymar, la mejor jugadora de hóckey sobre césped del mundo. La rosarina de Las Leonas habló de todo y dejó respuestas más que interesantes.

-Cómo es el día para una mina como vos que labura? porque para vos no deja de ser laburo esto, digo ¿Te levantás temprano, sacrificás?
-Cada vez cuesta más porque antes tenía 18, 20 años y no importaba nada, te levantabas 6:30 de la mañana, ya sea verano o invierno y salías; quizá pasan los años y a uno le va costando levantarse en junio o julio 6:30 y a las 8 estar corriendo en el césped sintético cuesta.
-¿Te cuesta qué? ¿Físicamente o te cuesta un poco más de cabeza?
-No, me cuesta un poco más de cabeza, después cuando estoy adentro de la cancha y ya empiezo a entrar en calor digo “menos mal que vine”, porque disfruto entrenarme por mas que haga un frío terrible, me esté congelando y las manos me tiemblen cada vez que le pego a la pelota; disfruto y entonces digo “menos mal que me pude levantar” ¿no?
-Este es un país que es justo para muchísima gente e injusto para otros, no podemos decir que para vos es en algún punto injusto si hubieras nacido en Holanda o Inglaterra, no sé si millonaria, pero tendrías tres casas y algo de campos, sin embargo tenés que seguir jugando.
-Es diferente, yo siempre digo “cómo no jugué otro deporte”, pero quizá si no hubiese llegado a ser quien soy no hubiese ganado todo lo que gané en el hockey.
-O sí.
-O sí. Si hubiese jugado al tenis hoy sería…
-¿Por qué, jugabas al tenis también?
-Sí, jugaba al tenis también, pero me vinculé al hóckey por una cuestión de amistades más que todo.
-¿Y vos creés que jugando al hóckey si hubieses nacido en otro país podrías haber tenido otro futuro u otro presente?
-Sí, obviamente. Nosotros nos comparamos muchas veces con jugadoras, la mayoría australianas, no tanto Holanda porque es más amateur allá, pero sí nos fijamos en Australia, China, Inglaterra y todas las jugadoras de selección y de cien partidos internacionales, una vez que dejan tienen becas de privilegio, el gobierno les regala una casa, les regala un auto, tienen laburo. Es otra vida realmente.
-¿Y cuál es tu otra vida cuando dejes el hóckey? Porque falta bastante, pero tampoco tenés 21 años, ¿Cuál es tu otra vida?
-En parte me siento privilegiada por todo lo que me tocó vivir y también por todo lo que pude lograr dentro de un deporte amateur. Obviamente sé que con el hóckey no me voy a salvar y sé que voy a tener que seguir laburando, es así. Hoy en día estoy incursionando en la tele, me gusta y es algo que es otra rama en la que me gustaría perfeccionarme, y estudiar y cada día ser mejor. Creo que eso es el perfil que voy a tomar una vez que termine de jugar.
-La fórmula de ustedes, de un grupo de Leonas, no sé si te es fácil pero si la aplican en cualquier ámbito de la vida seguro triunfarían. ¿Existe esa fórmula? La veo Mechi Margalot, incursiona en los medios y le aplica la misma dosis de energía que cuando jugaba y no le costó la adaptación. ¿Existe una fórmula Leona?
-Creo que no es una fórmula Leona, me parece que el deportista por lo general tiene algo que mamás en el deporte que es el esfuerzo, la pasión y la dedicación, creo que si vos no le ponés eso no llegás a conseguir esas cosas, por algo siguen en carrera aquellas jugadoras que juegan de manera pasional porque lo hacen con alegría, no es un sacrificio. Entonces, vos después eso lo llevás a cada aspecto de tu vida. Mechi lo hace, yo la escucho como vos y se cagan de risa, la pasan bien, disfrutan y lo están haciendo con pasión, entonces cuando vos lo hacés de esa manera vas a triunfar.
-Ese es un primer título para aquellos que leen la nota y que de pronto van a trabajar a las 6 de la mañana. ¿Vos creés que si hacés algo con pasión, por mas que sea un laburo que no te gusta hacer en algún tiempo podés llegar a subir de jerarquía en ese laburo? O sea ¿El triunfo llega sí o sí, si te apasionás?
-Sí, para mí es en cualquier laburo. Ya sea un mecánico en un taller, cualquier laburo, una profesora, lo que sea. El que lo hace con alegría, con ganas y dedicación, va a triunfar y el que no siente de esa manera la profesión, yo le diría que empiece a pensar en otra cosa, porque si hacés algo y pensás que es un sacrificio y lo sentís de esa manera no vas a llegar a cumplir el objetivo; te puedo asegurar, por más que le dediques horas no lo vas a cumplir.
-¿Si no te gusta lo que haces? ¿Y cómo hago si tengo un trabajo que no me gusta?
-Sufrís en algo que no te gusta hacer. Conozco mucha gente que tiene la necesidad económica de hacerla y si no te queda otra salida, pero me parece que uno tiene que buscar su rama e ir encontrando algo que lo haga feliz. Te miro a vos y lo hacés con felicidad, te cagás de risa, la pasás bien y por algo triunfás.
-Está bien, pero pongámonos por un instante en el que labura, en el que tiene un trabajo y no es feliz y tiene que cumplir 12 horas o arriba de un taxi o yendo en un tren a trabajar. Igual tiene que agachar el hombro y seguir laburando, encontrar con el sacrificio que todas maneras se le va a abrir una puerta, digo ¿Esa es la fórmula que vos aplicaste?
-Sí, siempre trato de pensar en positivo. Y siempre pienso que lo que estoy viviendo es por algo, y nunca dejo de soñar en lo que yo quiero, yo digo “por algo me toca vivir esto”, pero no dejo de lado mi sueño.
-¿Vos soñás todo el tiempo?
-Totalmente. Sueño que voy a jugar un mundial, sueño que me van a salir un montón de proyectos que tengo pensado, yo soñaba con estar en la tele, hacia dos años que lo venía pensando y me costó dos años llegar, osea no es que un día para el otro “Che, nos sentamos a charlar”, “quiero estar en la tele”, “Bueno perfecto, arrancás mañana”, no es así.
-Es muy lindo lo que decís. ¿Puedo soñar con ser jefe de sección y después terminar siendo jefe de fábrica?
-Y si no se da quizá es porque no era eso para vos, no era el destino ese que estaba planteado para vos y va a ser otra cosa que seguramente te va a hacer mucho más feliz y vas a decir “mirá lo que soñaba y tengo esto que me hace más feliz”, pero me parece que no hay que dejar de lado los sueños.
-Quiero saber de tu vida en tu casa, cuando estás sola escuchando música o cocinándote. ¿No se te pasa por la cabeza, ‘que loco soy número uno’?

-Muchas veces me siento sola frente a la tele o leyendo un libro y me quedo pensando y digo, aparte cinco veces, yo me no di cuenta que pasó tan rápido, la tercera vez que fui a recibir el premio dije “la tercera vez y no me lo dan más”, fui la cuarta y digo “bueno basta, hasta acá llegue” y cuando logré la quinta…
-Hay algo mas profundo que es que para muchos sos la mejor jugadora de la historia, si yo hablará con el mejor tenista de la historia que es el deporte que me gusta podría decir estoy frente a Rod Laver o frente a Federer, o con Maradona en el fútbol o con Phelps en natación, para contextualizar, ¿Cómo te pega en la soledad de tu casa?
-Quizá lo disfruto más estando afuera de mi casa, como que ahí soy yo y digo “valió la pena todo el esfuerzo que hice”, igualmente muchas veces me doy cuenta y no caigo, sigo viviendo el día a día, al cien por cien y no me doy cuenta de todo lo que fui logrando. Sigo entrenando como si fuera la peor del mundo.
-Eso está bueno, ¿Entrenás como si fueras la peor del mundo?
-Sí, totalmente y muchas veces las chicas me dicen “pará flaca, vos no tenés más nada que mejorar”, o mismo muchas entrenadoras me han dicho “yo no sé que entrenarte a vos, qué te puedo decir yo a vos”.
-Y vos, ¿qué decís?
-Digo vos me podés mejorar un montón de cosas a mí, si mirás videos y ves como me marcan, ahí me hacen estrategias tácticas, ahí me ven jugar, me filman y al otro partido buscan una estrategia para jugarme.
-¿Te divertís cuando ves que cambian la estrategia para marcarte?
-Me muero, por ejemplo el último partido que jugué contra Japón, que mi marca me siguió a todas partes, salía a tomar agua, entraba y mi marca hacía lo mismo que yo.
-No mentira, ¿Te siguió afuera tomando agua?
-Sí, me siguió afuera y me miraba. Entonces cuando entraba yo, entraba ella. Como sabía cuando yo salía a tomar agua, me esperaba en el borde de la cancha entonces yo decía que pidan el cambio que ya vuelve a entrar y bueh, esas cosas de la chica descompuesta en el banco, o sea cosas así, que te pongan dos marcas, que te doblen, que te hagan infracciones permanentemente, un montón de cosas.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario