Ovación

Retegui, en el ojo de la tormenta

Tras la renuncia de Peillat y Mazzilli estalló la bronca de los jugadores, que no lo quieren más

Martes 27 de Marzo de 2018

La revolución en el hockey argentino no cesa. Y es que, mientras los dirigentes no escuchen a los jugadores, la grieta parece hacerse cada vez más ancha. Ayer dio la sensación de que algo de nota tomaron, pero la indignación en Leones y Leonas es profunda. Fundamentalmente porque tanto actuales como ex jugadores sostienen que las autoridades que deben guiarlos en verdad los están destrozando. Destrozando a su deporte. El cimbronazo se hizo sentir el fin de semana con las renuncias de Gonzalo Peillat y Agustín Mazzilli al seleccionado masculino campeón olímpico. Y la causa es una sola: Los Leones no quieren más a Carlos Retegui como DT, tampoco de head coach. Mucho menos en ambos cargos. ¿Qué hizo la Confederación Argentina presidida por Miguel Grasso? Lo ratificó como tal, sacudiendo toda la estantería del hockey nacional. Ayer, en tanto, hubo una nueva reunión en la que por fin habrían decidido que no ocupe ninguno de esos roles. Pero sí lo dejarían como entrenador del Sub 18. Una novela sin fin...

¿Qué pasó? Un repaso fugaz diría lo siguiente. A mediados de febrero Carlos Retegui, quien los llevó a alcanzar la gloria olímpica, renunció como DT de los chicos porque dijo que estaba "falto de energías" y quería dedicarse a sus hijos. Los Leones viajaron a la Sultan Cup de Malasia con DT interino (Rolo Rivero) y a la espera de que les oficialicen quién sería el nuevo entrenador. La primera opción en carpeta, Alejandro Verga, dijo "no". Y la Confederación Argentina no mostró más movimientos hasta el viernes, cuando anunció que el Chapa volvía a ser el DT hasta el Mundial (noviembre, en India). El sábado, por medio de una carta en Twitter, Peillat y Mazzilli renunciaron, hartos de la situación, del incumplimiento de las promesas de la dirigencia y de la ridiculez de la toma de decisiones. Era un secreto a voces que la relación de Retegui y la mayoría de los jugadores iba "a las patadas". De hecho, otros referentes habían sido separados por el propio entrenador, como el rosarino Manuel Brunet (ayer respaldó a sus compañeros en una nota que le otorgó a Sport Music, en Fisherton CNN) y Facundo Callioni.
Ayer también Retegui se mostró sorprendido diciendo que "si sabía lo que podía ocurrir no me hubiera sentado con la dirigencia, que ha actuado de manera trasparente y honesta. Esta situación no le hace bien al seleccionado y al grupo. Las últimas charlas que tuve con estos chicos fueron amenas, uno de ellos estuvo en mi casa hace un mes, y no me hicieron saber nada". Entre otras cosas agregó que "esta situación no va a romper mi relación con nadie", resaltando cierta paz que no existe. Por eso, en una reunión dirigencial por la tarde, la confederación habría tomado la decisión de buscar otro entrenador y no ponerlo al Chapa ni de head coach, porque hay otra realidad: se lleva mal con el cuerpo técnico de Las Leonas y tampoco lo quieren las chicas. ¿Quedar al mando no habilitaría nuevos conflictos?
Jugadores de uno y otro seleccionado se sienten defraudados, traicionados. Sienten, básicamente, que les tomaron el pelo. Y ya sabían que Carlos Retegui tenía un "arreglo" para trabajar con Carlos Tevez y que su idea es empezar a meterse en el fútbol. Entonces, ¿si no tenía energía para un trabajo, cómo las recuperaría para tres o más? Además se enteraron de las designaciones por las redes sociales de la confederación. Nadie habló con ellos oficialmente. A varios, incluso, no les atendieron el teléfono. Insólito.
Este lunes también se expresaron referentes de todos los niveles, públicamente y en el ámbito privado. Le mostraron a Grasso sus posturas y agotados de los desmanejes se unieron en el mismo reclamo: basta del Chapa. Es el DT más ganador del hockey argentino, pero no tiene más apoyo, se le desgastó la relación con casi todos. Para peor, hasta sienten provocación. La ex capitana de Las Leonas Magui Aicega fue muy crítica en su programa de TNT Sports y varios más lamentaron este presente en las redes sociales, replicando los motivos de Peillat y Mazzilli. Claro que Grasso no está solo en estas determinaciones: hay una mesa chica que define.
En junio Los Leones tienen Champions Trophy, en noviembre el Mundial. Se bajaron sus mejores jugadores y no saben qué va a pasar ni quién ni cómo los va a dirigir. Si esto fuese una obra de teatro, o un libro, quizás le valdría muy bien un título: "¿Cómo destruir en tan poco tiempo al mejor seleccionado de la historia, al campeón olímpico?". Dicen los jugadores que los dirigentes tienen la receta. Estos mismos, que criticaban a la dirigencia anterior. ¿Quién no se acuerda de la renuncia masiva de Leonas y la conferencia de prensa posterior explicando los motivos? Aquella movida tuvo que ver con que las jugadoras no querían más a Retegui, que en ese momento dirigía a Leonas, Leones y era head coach de los seleccionados. ¿Qué se aprendió de aquello? Nada. Es un verdadero déja vu.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario