Ovación

Realmente intratable

Real Emperor le impuso al kilómetro un sostenido ritmo de marcha desde la suelta y llegó al disco libre de sorpresas.

Lunes 04 de Diciembre de 2017

"A las carreras hay que correrlas", un viejo adagio turfístico que suele escucharse habitualmente en las tribunas cuando antes de una carrera se promociona a un ejemplar como imbatible -lógicamente apoyado en sus performances, las que avalan ese presagio-.
Ayer ese refrán se aplicó una vez más, cuando el zaino Real Emperor, -en la previa aparecía en un segundo plano debido a que entre sus adversarios había varios con mejor fogueo-, los trituraba como si él, fuese el "fierro" de la carrera.
Y lo que realza aún más su victoria fue que la consiguió en el marco del tradicional Clásico Angel Oscar Barattucci, cotejo que le puso la cuota de jerarquía a la reunión disputada en la normal del óvalo rosarino.
Dentro de un lote donde asomaban Prime Prize, que venía de llegar a menos de 7 cuerpos de Don Chullo en el Gran Premio Suipacha; Errante John, quien desde hace poco más de un años ostenta el record para la distancia y Juana Rosa, otra que demostró probadas aptitudes durante la temporada, el hijo de Emperor Jones hizo caso omiso a las tabuladas de dichos rivales y lució como en ocasión de sus mejores entregas, como en sus épocas donde se codeaba con lo más desgranado de su generación los hipódromos porteños, hace dos años atrás.
Tal vez, haya resultado favorecido por la manifiesta y cotidiana indocilidad de Errante John y Juana Rosa, dos abonados a demorar la largada, pero eso es harina de otro costal.
Puesto al detalle por su entrenador Facundo Cabrera, el pensionista del stud Ma-Na-Le sacó provecho a su suelta interior para asumir ráudamente la delantera apareado a Lovers in Japan, quien desde el partidor externo fue a discutirle la vanguardia, mientras a un par de cuerpos se encolumnaban Errante John Juana Rosa y Prime Prize (ayer con la pólvora mojada) y Molemoli cerrando la marcha.
En los 600, Maxi Benítez lo movió y se desprendió del asedio para ingresar al derecho abrigado a los palos, emulando las gloriosas tardes del "Maestro" y en los 200 ya corría con el triunfo asegurado despreocupado de lo que sucedía detrás suyo.
En le sentencia, Real Emperor acumuló 2 1/2 cuerpos de ventaja sobre Errante John, al cabo de 57'' 64c para los 1.000 metros, dejando inmejorable impresión, y ratificando que no sólo puede ganar condicionales, clásicos también.

Maxi Benítez emuló al Maestro

Mucho tuvo que ver en el triunfo de Real Emperor su jockey Maximiliano Benítez, quien lo corrió con mano firme y segura. Además con la victoria, Maxi achicó la ventaja que le lleva Daniel Núñez en la estadística. Todo se define el en la última jornada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});