Ovación

Real decepción para el Barsa de Leo

Messi no pesó esta vez en el Bernabéu, la cancha en la que más goles hizo de visitante, y hasta fue amonestado. Barcelona cayó y la punta pasó al Real.

Lunes 02 de Marzo de 2020

Todos los récords con los que Lionel Messi llevó al Bernabéu pasaron desapercibidos. El 2 a 0 con que Real Madrid despachó a Barcelona dejó de lado el tremendo miedo que siempre mete el rosarino en La Casa Blanca y cambia la ecuación en la cima de la liga española, que ahora es toda merengue por un punto. El crack fue bien marcado por Casemiro, tuvo una sola que le tapó magníficamente el belga Courtois en un primer tiempo que fue catalán y los problemas que habían quedado atrás en el poderoso club catalán podrían resurgir con esta derrota. Para el equipo de Zinedine Zidane fue todo lo contrario. Venía de perder el liderazgo en la fecha pasada y además quedó casi nocaut en la Champions League con la derrota en casa ante Manchester City. Este triunfo le renovó las esperanza, más con el hincha de lujo que tuvo en el palco (ver aparte).

Al llegar al Bernabéu a Messi se lo vio renqueando, pero después nunca más pareció acusar molestias. De hecho, a los 85’ corrió de atrás con fuerza y le hizo una falta a Casemiro, que determinó una tarjeta amarilla para el gran capitán de Barcelona.

A esa altura todo era impotencia, como a los 74’, cuando encaró derecho al arco para empatar rápido el partido y el retornado Marcelo fue infinitamente más rápido para birlarle la pelota con la zurda y dejarle a Raphael Varane que complete el cuadro.

Era un momento clave, porque fue después de que a los 71’ Vinicius encarara demasiado solo por izquierda y sometiera a Ter Stegen, claro con la inestimable ayuda del toque de Gerard Piqué.

Por entonces, Real Madrid había tomado las riendas del partido y erigido al arquero alemán en figura, al sacarle dos pelotas imposibles a Isco. Después de un primer tiempo favorable a Barcelona donde Courtois había sido claramente el mejor luego de sacarle un mano a mano a Arthur y el remate franco de Messi en la medialuna (tras gran asistencia de Busquets), el dominio pasó para el lado del local y prácticamente el equipo de Quique Setién nunca pudo volver a imponer su juego, al punto que el entrenador buscó mover la estantería sacando del equipo primero a Arturo Vidal con el partido 0-0, y luego al irresoluto Griezmann y al ya cansado Arthur.

Cumplidas 26 fechas, Real volvió a la cima con 56 puntos y ahora Barcelona lo sigue, como en toda la liga, con 55. Detrás el argentino Lucas Ocampo convirtió en el 3-2 de Sevilla (46) ante Osasuna y Atlético Madrid (44) del Cholo Simeone perdió el 4º puesto de Champions con el 1-1 en la visita a Espanyol, ya que Getafe (45) ganó 1-0 de visitante a Mallorca.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario