Ovación

Ratificaron el superclásico sin visitantes ni cambios en las fechas

Pese al pedido de Boca y de River, la final de la Libertadores se jugará los próximos sábados 10 y 24.

Lunes 05 de Noviembre de 2018

Los dos superclásicos entre Boca y River que definirán la Copa Libertadores se jugarán sin público visitante, confirmaron hoy las directivas de los clubes después de cinco días de negociaciones en las que intervino hasta el presidente Mauricio Macri.
Los partidos se disputarán como estaba previsto, pese al pedido de ambos clubes, los sábados 10 y 24 de noviembre, aunque el horario fue retrasado una hora desde las 16 hasta las 17.
Boca y River "llegaron a un acuerdo para que la final se dispute sin público visitante", anunció el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en una rueda de prensa junto a los presidentes de Boca, Daniel Angelici, y River, Rodolfo D'Onofrio.
Tapia leyó un comunicado que destacó que Angelici y D'Onofrio coincidieron en que, "a pesar de lo atractivo que genera la presencia de dos parcialidades", esa situación "puede generar problemas para los socios" de los clubes, que perderían la posibilidad de concurrir al estadio porque sus lugares serían cedidos a los visitantes.
>> Leer más: La final esperada

En ese sentido, Angelici y D'Onofrio dijeron que "valoran y reconocen el interés" hecho público por Macri cuando el viernes opinó que los partidos correspondientes a la final de la Libertadores debían jugarse con hinchas visitantes en las gradas y declaró que su gobierno haría lo posible para lograrlo. "Vamos a permitir que vaya público visitante. Es una decisión tomada", expresó Macri en declaraciones radiales tras una reunión con sus funcionarios de seguridad.
Sin embargo, horas después de esa afirmación el mandatario modificó su posición al decir que la decisión final iba a quedar en manos de los presidentes de Boca y River, que habían expresado su oposición al tema.

Tapia, Angelici y D'Onofrio, en tanto, cuestionaron que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) rechazara la posibilidad de que los superclásicos pudieran jugarse los domingos 11 y 25 de noviembre, tal como pretendían los clubes, en lugar de los sábados 10 y 24, como quedó establecido. Los directivos plantearon el pedido al presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, pero éste lo rechazó.
"Va a ser un trastorno porque habrá que reprogramar los partidos de todas las categorías", afirmó Tapia.
Sin embargo, los tres coincidieron en que el hecho de que Boca y River disputen la final de la Libertadores representa "un honor" para el fútbol local a nivel continental. "No hay antecedentes en el mundo, en una instancia de esta índole, de dos equipo tan representativos. La voluntad es de disfrutar entre todos este momento tan importante para el fútbol argentino", comentó Tapia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});