Ovación

Ramona y el encanto

Lunes 29 de Enero de 2018

Ramona, de 74 años, es la madre del Negro Cáceres. De muy joven llegó a Buenos Aires desde Chaco, se casó con Juan de la Cruz, hincha de River, quien trabajaba de cocinero en una fábrica de camiones, se levantaba de madrugada pero aún así lo llevaba a entrenar a su hijo al baby. Los Cáceres tuvieron 7 hijos, el Negro es el menor. A uno de esos hijos lo mataron en el barrio, luego de eso Ramona enviudó y más tarde y hasta hoy se ocupó del Negro: es su mano derecha. Entre otras tantas cosas, Ramona es la que atiende el teléfono de la casa (a Cáceres no le gusta usar celular). El Negro vive con ella desde que "se quedó sola", dice su hijo, momento en que él decidió dejar el fútbol, después vendrían los dos asaltos.

Ramona es la que informa a qué hora se lo encuentra disponible al presidente de FCFC y también es quien le cuenta a Ovación que tiene una hermana en Rosario que vive cerca del cementerio La Piedad. "Ramona es una roca", define su hijo menor.

Con ella estaba Fernando en su casa una tarde de 2013 en que se jugaba la final de la Copa del Rey, entre Real Madrid y Atlético de Madrid. "Estábamos en la cocina y le pedí a mi mamá que me hiciera un café con leche y que nadie me moleste. Me gusta ver los partidos por la tele y solo porque soy muy loco y de putear mucho. Pero me molestaron: me asaltaron, siempre digo que fue un encanto ese robo, porque estaba medicado y hasta me llevaron al baño y todo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario