Ovación

Rally Dakar: El polaco Henrik falleció en la 3ª etapa sin que se precise la causa

El Dakar siguió como si nada. Ya había pasado en 2014, cuando fue un experimentado, el belga Eric Palante, con 11 ediciones encima, el que pagó con su muerte las consecuencias de aceptar un deporte...

Miércoles 07 de Enero de 2015

El Dakar siguió como si nada. Ya había pasado en 2014, cuando fue un experimentado, el belga Eric Palante, con 11 ediciones encima, el que pagó con su muerte las consecuencias de aceptar un deporte que es puro riesgo. Y, como aquella vez, parece que las explicaciones quedarán archivadas, sólo reservadas para la familia. Será porque ayer le tocó el turno a un debutante, el polaco Michal Hernik, también demasiado ignoto como aquel. Tan ignoto, que cuando la ASO oficializó cerca de las 18.30 su fallecimiento en la voz de uno de sus directores, Gregory Murac, sólo lo mencionó por su número: "El número 82". Y la carrera proseguirá hoy con el paso a Chile, llevando consigo la víctima reconocida número 63, entre pilotos, asistentes, espectadores y periodistas en las 37 ediciones. Así de duro. Y de asumido.

Está claro, como los argentinos Esteban German y Javier Pizzolito lo mencionaron en ocasión de lo de Palante, y hasta Nani Roma, el campeón 2014 en autos, que los pilotos aceptan la muerte como posibilidad en un Dakar. Y mucho más los de motos. No por nada los 5 que dejaron su vida en Sudamérica (además del belga, los franceses Pascal Terry y Thomas Bourgin en 2009 y 2013, el argentino Jorge Martínez Boero en 2012 y el polaco ayer) fueron en 2 ruedas.

Será por eso, o porque no se trata de un nombre reconocido que seguramente sacudiría más las estructuras de la rigurosa organización francesa (¿qué hubiera pasado si no, con la revolución en la seguridad de la F1 después del GP de San Marino 1994, si ese fin de semana sólo hubiera muerto Ratzenberger y no Ayrton Senna al día siguiente?), que probablemente no se seguirá escarbando en el tema.

Que no habrá una nueva versión a la oficial, que explicó con precisión quirúrgica que el piloto dejó de emitir señal en el kilómetro 206 de la especial (a sólo 14 de la meta) a las 14.37, que a las 15.16 se detectó en el control de arribo su ausencia y que a las 15.26 se decidió mandar un helicóptero a averiguar qué pasó. Y que el cuerpo de Hernik fue hallado, a 300 metros del camino, sin vida y sin señales, ni en la moto ni en el cuerpo ni el caso, de un accidente.

Con Palante, en la edición del año pasado que cubrió Ovación, no se dijo más nada sobre las causas de su muerte. Y con la carrera a punto de dejar el país para volver en 7 días, ¿pasará lo mismo? Un rumor había circulado ayer sobre que otro piloto había corrido la misma suerte en la brava etapa anterior de Villa Carlos Paz-San Juan, pero por fortuna nada se confirmó. Y justo en un tramo que aparentaba no ser tan peligroso, aunque todos los son sobre todo para los inexpertos, el Dakar volvió a mostrar su peor cara.

En el campamento, nada pareció alterarse, excepto la prensa que debió apurar sus envíos sin bucear más en lo ocurrido porque a las 20.45, como nunca, se cortó la señal de wi fi en la sala. Esto es también, al fin, el Dakar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS