Rusia 2018

Radiografía a 16 días del debut

La selección aún no tiene consolidados algunos puestos y hay dudas en la ofensiva. El detalle sobresaliente es que cuenta con Messi, la carta de la ilusión que tiene Argentina.

Jueves 31 de Mayo de 2018

Puestos clave no consolidados, dudas en el aspecto defensivo, pero también el mejor del mundo en cancha en un gran momento y otros jugadores que asoman para ganarse un lugar sobre el filo generando una buena competencia. Fortaleza y debilidades, con Islandia a la vuelta de la esquina. Las dudas que aún persisten, las indefiniciones, la sensación de que no hay equipo todavía, se corresponden con la idea que el propio Lionel Messi hizo bandera: Argentina no es favorita, está un escalón abajo de otras selecciones y por lo tanto ubica la presión, sobre todo, en un lugar menos dramático. Obvio, en todos anida el sueño de ser campeón del mundo y hay argumentos para eso, partiendo de la condición innata albiceleste, pero sobre todo en el hecho irrefutable de que se cuenta con el mejor jugador del mundo. Y curiosamente, el último amistoso con status apenas de entrenamiento oficial, remarcó esas aristas que bien vale la pena desglosar para entender el porqué de las afirmaciones del 10.

EL ARQUERO

Antes del Mundial 78 se sabía que el Pato Fillol era el "uno" indiscutible. En la previa de México 86, que Nery Pumpido también. Pero ahora las dudas merodean un puesto clave. Es cierto que si no se hubiera lesionado Sergio Romero era el titular, pero desde hace rato que estaba en la mira por su condición de eterno suplente en su equipo. Mucho más ahora que se perderá la Copa. ¿Caballero? (foto) amén de que el martes no la tocó, en su currículum están 5 de los 6 goles con que España humilló a Argentina en el último amistoso en serio. Tampoco es intocable en Chelsea. ¿Guzmán? El Patón viene de un flojo cierre de Liguilla en México y nunca fue realmente considerado para pelear el puesto. ¿Armani? El de mejor momento, pero el que es una incógnita sobre cómo se adaptará a semejante vidriera. Pata floja, hoy al menos.

LOS ZAGUEROS

De los 4 que saltaron a la cancha ante Haití, sólo Nicolás Otamendi (foto) es un indiscutido. A Federico Fazio se lo mira con desconfianza, Marco Rojo recién vuelve de una dura lesión y su comportamiento como zaguero es una incógnita. Y no hay mucho más reemplazo para esos lugares clave, apenas pensar en retroceder a Javier Mascherano, ¿o tal vez correr adentro a Gabriel Mercado? La zaga, que tuvo caudillos incuestionables en los títulos logrados como Daniel Passarella u Oscar Ruggeri, no entrega las mismas seguridades. Otro sector neurálgico que no ofrece garantías.

LOS LATERALES

Cuando nombró la lista de 23, Sampaoli finalmente nombró a Eduardo Salvio (foto) como volante, pero ante Haití fue ese lateral derecho con penetración y subidas constantes, aún más ofensivo que Mercado. Por ese sector derecho hay que tener en cuenta al que entró de última, Cristian Ansaldi, quien también podría jugar por la otra banda donde Nicolás Tagliafico y Marcos Acuña ofrecen un buen combo de marca y proyección. Por los costados de la defensa esta selección luce bien provista.

VOLANTES CON VOCACIÓN DEFENSIVA:

Hoy se habla de uno solo, pero no sería extraño que aparezcan dos, más allá de la idea de "protagonismo desmedido" que impulsa Sampaoli. Mascherano (foto) o Lucas Bligia están para la función y ninguno está en su mejor momento. El de San Lorenzo jugará su última Copa del Mundo y su presente en el fútbol chino no invita a soñar con que esté preparado de la mejor manera. El jugador de Milan tampoco goza de un gran presente en el Calcio y para colmo viene atravesado por lesiones costales que pueden agravarse con cualquier golpe. Otro 5 de esas características no hay y para dar una mano en la contención no aparecen demasiadas opciones. Ever Banega aparece como el único y Manuel Lanzini pareció haber entendido ante Haití, que las trepadas del lateral derecho lo obligan al relevo para no dejar solo ese sector, por lo que a sus características ofensivas al menos el martes pasado le agregó retroceso y marca. Después no hay mucho más, a menos que el Zurdo lo piense a Salvio también de volante por derecha, mientras que por izquierda asoman flancos débiles para cuando la pelota la tenga el rival.

VOLANTES OFENSIVOS

Y es que la mayoría de los volantes son de buen pie y tienen más la vista en el arco ajeno que a sus espaldas. Así debe considerarse a Giovani Lo Celso (foto), ni hablar Angel Di María, como se dijo habría que incorporar a Lanzini entre ellos y hasta Cristian Pavón es considerado por Sampaoli como volante por izquierda con capacidad para reemplazar a Angelito. De hecho así lo hizo ante Haití. Igual, aquí habría que ser un paréntesis para aclarar que el técnico los designó a todos ellos como mediocampistas en su lista, pero Di María y Pavón jugaron en La Bombonera prácticamente como delanteros. Dicho esto, la chance de hacer subir a Acuña aportaría más equilibrio por un sector donde se ofrece menos resistencia a los avances contrarios, pero está claro que el tono del mediocampo argentino es de corte bien ofensivo y se apuesta a defenderse con la pelota. Por otra parte, que Gio o el propio Salvio, y hasta Lanzini, asomen la cabeza para pelear por la titularidad hablan de una competencia que eleva su techo.

DELANTEROS

Paulo Dybala jugará sólo si falta Messi y la otra gran duda argentina, además de la del arquero, se da en otro puesto neurálgico: el 9. Gonzalo Higuaín (foto) está en discusión por las situaciones que no concreta y Sergio Agüero volvió recién de una operación de rodilla demasiado pronto como para pensar que llegará al ciento por ciento a Rusia. La vuelta y el gol ante Haití no debe llamar a engaño y en ese sentido Pipita corre con ventaja, pero será el más presionado por la necesidad de goles.

LIONEL MESSI

El merece tratarse aparte. No sólo es el mejor del mundo. Está en un gran momento, se lo vio enchufadísimo ante Haití en la despedida del país y sin exigencias máximas en el final de temporada, por lo que llega mucho más relajado. Dejó atrás los tiempos del desánimo y se siente tan importante como el de la noche de Quito. El ejercicio de quitar presión en la previa, más allá de que marque una realidad, parece pensado también para lograr un efecto. El es la bandera de la esperanza, sin dudas.

El arquero sin definir, el 9, los zagueros que no ofrecen garantías, un mediocampo con poca marca son los aspectos en que Sampaoli deberá trabajar fuertemente de acá al debut el 16 de junio ante Islandia. Del éxito en todo este tiempo en que tendrá por primera vez todo junto al grupo dependerá la suerte argentina en el Mundial. Por supuesto, hay fortalezas incuestionables, con jugadores que se desempeñan en las mejores ligas de Europa (y del mundo), muchos en equipos de elite y con la presencia del ancho de espadas que ninguna selección posee. Muchos equipos se fueron armando sobre la marcha y la prueba del Mundial 86 obra con esa contundencia. Hay mucho margen para soñar. Mientras es más razonable, como dijo Messi, no colgarse el rótulo de favorito sino llegar a él en el mientras tanto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});