Ovación

Racing frenó a Boca y hace soñar al pueblo canalla

Los xeneizes perdieron, no pudieron coronarse en Avellaneda y aunque dependen de sí mismos, Central se atreve a pelearles el campeonato.

Lunes 19 de Octubre de 2015

El pueblo xeneize se ilusionaba con que Boca se consagrara anoche mismo, tres fechas antes del final. Central, sobre todo, y San Lorenzo, cruzaban los dedos para que una caída del líder (o un empate, en el caso de los canallas) los dejaran con vida. Y Racing les dio el gusto. Lo venció 3 a 1 en el Cilindro, evitó que le dieran la vuelta olímpica, aseguró su lugar en la Liguilla Pre Libertadores y hasta se ilusiona con ser 2º y entrar directo, pero sobre todo le puso pimienta a un final de torneo apasionante donde nada está dicho, porque el que mejor llega al disco es el que viene de atrás: el equipo de Coudet. Para alquilar balcones.
Estaba claro que no sería nada fácil para Boca. Enfrente estaba el último campeón, que hizo un muy buen torneo y que, pese a que su objetivo principal es el viernes en la semifinal de la Copa Argentina ante Central, tenía mucho por jugar ayer. Y estuvo a la altura.
Claro que el resultado fue alterado por la polémica del penal que inclinó la balanza a favor de Racing por segunda vez (ver aparte), pero el equipo de Cocca aprovechó sus momentos y Boca no. Así de simple. El primer ejemplo de ello fue a los 5’. Después de que Saja se quedara con un mano a mano con Lodeiro, Pillud metió un desborde bárbaro y Acuña lo cabeceó al gol, ganándole a Peruzzi.
Pero Boca supo reaccionar. No se puso nervioso, empezó a manejar el balón y llegó bien al empate. Erbes hizo una gran pared con Tevez y dejó su centro en la cabeza de Calleri para que empatara de cabeza. Era el mejor momento xeneize en el partido pero se descuidó. Voboril robó un pase con el equipo en ataque y del desborde de Bou llegó el remate de Romero y el penal, que el 7 trocó por gol.
Ahí se definió el partido. Porque encima no se entendió por qué enseguida Arruabarrena sacó a Meli, de buen primer tiempo, para que entre Rolín a completar la zaga, en vez de optar por Pablo Pérez. El ex Newell’s volvió de una larga inactividad por un desgarro y aunque no estaba jugando mal, ya se había cargado la típica amarilla de cada partido y además dio mal el pase que derivó en el segundo gol rival.
Lo que siguió después fue la impotencia de Boca para rearmarse con un hombre menos (al final con dos, ver aparte) y la tranquilidad de Racing para no apresurarse y definirlo al final con otro penal. Además, porque pareció sentir el desgaste y de hecho terminó con lesionados para el trascendental encuentro del viernes en Salta (ver página 9). Otro favor que le agradeció Central a la otra Academia, porque se cayeron Voboril y Noir, y Aued terminó los 90’ pero con signos de dolor.
Boca no pudo. Aún depende de sí mismo, pero Central sobre todo, y San Lorenzo, agradecidos.

Continúan los mismos tres con chances de título

San Lorenzo se había resignado temprano en Bahía Blanca y Central, que jugó a la misma hora en Arroyito, entonces ya se daba el lujo de desplazar a los santos del 2º puesto (y de la Copa Libertadores) y soñaba con que Boca no ganara para llegar a la última fecha con chances. Y al perder el líder, los dos siguen con vida. Los canallas a 5 puntos y los azulgranas a 6, con 6 en juego. En la penúltima, si Boca le gana a Tigre será campeón y si no lo hace dará la vuelta si sus rivales no le ganan a Banfield (V) y Temperley (L). En la última juegan Central-Boca y el Ciclón visita a Rafaela.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS