Ovación

"Queremos que todos vuelvan con la misma composición corporal"

Cecilia Delpupo, nutricionista del plantel canalla explicó cuáles son las directivas que se entregan a los jugadores y dio detalles de las ingestas calóricas en épocas de confinamiento.

Miércoles 01 de Abril de 2020

En épocas de confinamiento, el entrenamiento es una parte de los deberes que tienen que realizar los jugadores en sus hogares, pero no menos importante es el tema de la alimentación. “Queremos que todos vuelvan con la misma composición corporal”, confió Cecilia Delpupo, la nutricionista del plantel canalla en el extenso diálogo que mantuvo con Ovación sobre las medidas que se tomaron en ese terreno. No sólo confía en los futbolistas, sino que destacó el nivel de compromiso que muestran en el día a día.

   “Nosotros tenemos un grupo interdisciplinario, en el que estamos en comunicación permanente y nos mantenemos actualizados sobre la situación de cada jugador. En lo que hace a la nutrición les envié a los futbolistas un plan alimentario personalizado y ajustado a este momento que estamos atravesando, de acuerdo al aporte calórico, ya que están haciendo un entrenamiento dentro de sus hogares con los elementos que tienen. Para acompañar ese plan estamos haciendo una alimentación restringida en aportes calóricos y a su vez muy restringida en aportes grasos. También tuvimos que tocar un poco el aporte de carbohidratos, sabiendo que una alimentación normal en medio de una competencia conlleva una ingesta mayor en carbohidratos. Ahora necesitamos crear un déficit calórico, por eso estamos tratando de mantener el peso para que vuelvan de la misma forma en la que se fueron. Estamos cuidando mucho la preservación de la masa muscular, por eso la alimentación contiene un mayor componente proteico”, comentó Delpupo, quien monitorea todo desde su casa, en El Socorro.

¿Qué cambió en tu trabajo teniendo el plantel en Arroyo Seco a esta situación particular?

Y ahora en vez de pesarlos personalmente ellos se pesan y algunos me mandan la foto del peso y me dicen cuánto pesaron en el día. Yo llevo un registro de esos pesos y me van comentando cómo se sienten. Es muy importante saber cómo se sienten en el día a día. A veces están ansiosos y tratamos de acortar el horario de las ingestas dándoles más colaciones porque muchas veces surge la tentación de comer algo rico. Intentamos que esas ingestas estén dentro de lo permitido y que sean saludables, pero sobre todo evitar los excesos. Se les recuerda que no estamos de vacaciones, ni ellos ni nosotros y que necesitamos que vuelvan en la misma forma corporal con la que se fueron.

¿Es más difícil hacerles un seguimiento personal en estos momentos?

Es un poco más difícil porque uno no está acostumbrado al trabajo a distancia y lo que se pierde es el contacto de persona a persona. No obstante, los jugadores son muy profesionales y responden muy bien a cada llamado, a cada pregunta. La verdad es que en ese sentido no me puedo quejar. Si alguno se demora en enviarme el peso le pregunto y me lo envía rápidamente. Responden muy bien, pero lógicamente que uno prefiere el trabajo cara a cara.

¿Los niveles calóricos son uniformes o cada jugador tiene una ingesta especial?

Están individualizadas porque podemos tener un jugador como Novaretti, quien tiene una contextura física más grande, y otro como Gamba, que es más chico y aún en un confinamiento dentro de casa sus requerimientos energéticos son distintos. Lo que tenemos que hacer es atender una ingesta menos calórica de uno y otro futbolista. Es fundamental individualizar este tipo de cosas, sin dejar de tener en cuenta que hay jugadores que tienen preferencias por distintos alimentos. Algunos no suelen consumir carnes regularmente y lo que hacemos es reemplazar ese aporte proteico de la carne por legumbres o vegetales, que contienen otro tipo de aportes. Pero como uno ya los conoce sabe por dónde ir.

¿En esta estadía en sus casas, los jugadores comen menos que si estuvieran en competencia?

En cuanto a la cantidad y al tamaño de la porción sí, pero por eso modificamos un poco la calidad. ¿Qué quiero decir con esto? Que en el día a día, cuando entrenamos normal, seguimos un plan alimentario a base de carbohidratos como pastas, harinas y actualmente recortamos ese consumo porque los jugadores no están haciendo vaciamientos glucogénicos, no están pudiendo vaciar ese tanque de hidratos de carbono y no es necesario reponerlo todos los días estando en confinamiento. Esa es básicamente la diferencia. Hoy persiguen un plan con un mayor aporte proteico basado en ensaladas y verduras, que lo que aportan es vitaminas, fibras y antioxidantes para también mantener sus defensas altas por el momento que estamos atravesando.

¿La dieta puede variar de acuerdo a los trabajos que ordena día a día el preparador físico?

En base a la planificación física que ellos tienen yo les armo algo sobre lo que deberían consumir, pero generalmente es uniforme y no varía tanto de un día a otro porque las rutinas que tienen son similares. Eso hace que el gasto calórico promedio que tienen en cada sesión sea parecida.

Pero puede haber algún mínimo de variación.

Puede haber. Hay días en que pueden tener un mayor gasto y en ese caso hacemos alguna recomendación distinta. Igual, la base de la alimentación en épocas de confinamiento es alta en proteínas, con un buen aporte en lo que hace verduras y baja en harinas.

O sea que cada decisión que vayas a tomar o cada recomendación que vayas a dar lo charlás previamente con el preparador físico.

Es parte del trabajo interdisciplinario que siempre hacemos, donde mantengo informado al cuerpo técnico sobre el día a día de los jugadores, sobre si alguno se nos aleja del peso objetivo. La idea es manejar entre todos la misma información. En ese sentido este cuerpo técnico hace un trabajo muy bueno y te da mucha libertad para trabajar. El permitirme trabajar con tanta libertad crea un clima de trabajo estupendo.

Por ahí hay jugadores que viven solos y a los que cocinar se les complica un poco más, ¿en esos casos les están más encima que a otros?

En esos casos tratamos de adecuarles un poco más el plan. Por ejemplo, aquellos que suelen pedir comida vemos cuáles son las opciones saludables para que pueda consumir. Hoy los repartos no son sólo de pizzas o comidas rápidas, sino que tienen ensaladas, verduras y tranquilamente nos podemos adecuar a esto. En esos casos tratamos de hacer un plan personalizado e indicar recetas.

Desde el área que te compete, ¿notás el compromiso de los jugadores?

La verdad que sí y me sorprendió un poco por el hecho de que una es mujer y trabaja en un plantel con hombres. En eso los chicos son bárbaros porque acatan todas las indicaciones. Si te dijera que en algún caso tuve algún problema te mentiría. Son muy profesionales y todos se interesan por mejorar. A cada indicación responden de la mejor manera porque a ellos lo que les interesa es estar cada vez mejor.

Hasta hace un tiempo no existía la figura del nutricionista en los clubes. ¿Te imaginás una situación de este tipo, con jugadores entrenando en sus casas y sin un nutricionista que les esté encima?

Me cuesta pensarlo por el hecho de que hoy los jugadores están con esa presión de tener que volver con un peso determinado. Si no fuera así podrían llegar a tomar esto como un período de vacaciones y comer alimentos poco apropiados y que esa vuelta sea con una composición corporal inadecuada. Pero saben que cuando vuelvan a Arroyo Seco los voy a estar esperando con la balanza y que el que no esté dentro de los parámetros va a quedar en evidencia. Todo eso es algo que ayuda para que se cuiden. Tienen muy claro que si no les van bien las cosas son los principales afectados.

Eso tiene que ver con el súper profesionalismo que hay hoy.

Exacto. Viste como es el fútbol en esto de si la pelota entra o no, pero en realidad los jugadores se cuidan muchísimo. Nosotros no tenemos ningún jugador con exceso de peso, por eso los planes que bajamos en estos días son de mantenimiento. Se fueron sin exceso de peso y la idea es que no vuelvan con una composición corporal desmejorada.

¿Sos optimista con que el día que les toque volver lo van a hacer con esa composición corporal que esperan?

Soy optimista y estoy segura de que van a volver muy bien y que en caso de tener a algún jugador que esté por encima de lo que necesitamos nos pondremos a trabajar para volverlo a la normalidad rápidamente. Estoy contenta sobre cómo vienen trabajando, cuando lleguemos a Arroyo veremos esa composición corporal a través de una antropometría.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario