Ovación

Que se vayan todos

La tentación empuja a escribir que se vayan todos y que no quede ni uno solo.

Domingo 06 de Mayo de 2018

La tentación empuja a escribir que se vayan todos y que no quede ni uno solo. Por orden de responsabilidades, los actuales dirigentes, el director deportivo, los técnicos que pasaron en los últimos años, con Coudet incluido y, sobre todo, estos jugadores que no hacen más que colgarse sobre sus espaldas la oblea de colocadores y sacadores de técnicos. Por eso ninguno merece quedarse. Todos, de a uno y en hilera, que enfilen directos al patíbulo. Tal vez en la desmesura pueda incurrirse en alguna injusticia porque los pibes no tienen toda la culpa de este derrumbamiento y algún que otro directivo también podría salvarse del cadalso. Igual, lo que ocurrió ayer en Sarandí no sorprende ni exonera a nadie. Mucho menos a los que vienen tomando decisiones en los últimos años. Porque retrata las determinaciones que tomaron. Claro que esta comisión directiva no fue la que paró a los distintos equipos en la cancha. Pero fueron los dirigentes los que eligieron erróneamente a los entrenadores de turno. Deben refundar futbolísticamente a Central o irse del gobierno, siempre mediante las elecciones. Poco cambia la ecuación una clasificación ante San Pablo en el Morumbí. Lo único que haría es seguir tapándole los ojos a esta comisión, si es que sigue en el club. Es hora de arrancar de cero y con un DT como la gente, pero sin estos jugadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario