Ovación

Que no le borren la sonrisa al Negro

La alegría de estar vivo es incomparable, pero no es completa. Julio Zamora superó un doble infarto cerebral que sufrió en noviembre pasado y ahora está en pleno proceso de recuperación.

Martes 06 de Febrero de 2018

La alegría de estar vivo es incomparable, pero no es completa. Julio Zamora superó un doble infarto cerebral que sufrió en noviembre pasado y ahora está en pleno proceso de recuperación. En lugar de disfrutar de este momento tan especial, después de dejar atrás días de mucha angustia, ahora la familia tiene que lidiar con gastos que corresponden a honorarios médicos, que alcanzan los 20.000 dólares. Brian, hijo del Negro, le detalló a Ovación cómo está la situación: "La idea era que Real Potosí (último club que dirigió Zamora) se haga cargo de la deuda, pero jamás respondieron y salieron a decir en la televisión que no le deben a nadie. La Federación Boliviana nos dijo que el reclamo está en proceso pero todo quedó ahí. Es mucha bronca la que tenemos porque lo que le pasó a mi papá fue mientras trabajaba. Queremos que se haga justicia, no nos vamos a quedar de brazos cruzados. Necesitamos que colaboren. Tenemos tiempo hasta el 11 de febrero para saldar la deuda, sino también vamos a perder el auto, que es lo único que nos queda", cerró Brian Zamora. Ayer, en una improvisada conferencia de prensa, también habló Julio (que luce bastante mejorado) para contar los pormenores de su situación económica: "Si estuviéramos en una posición económica cómoda, no le reclamaríamos nada a nadie. Me da mucha bronca que la gente de Potosí hizo un proyecto conmigo y ahora dicen que no tienen ninguna deuda. Yo tenía contrato hasta final de temporada y, cuando tuve este problema, dejaron de pagarme a mí y a todo el cuerpo técnico. Todo lo que gané en mi carrera como futbolista y entrenador ya lo perdí. A mí lo único que me interesa es cumplirle a los médicos, porque todos ellos se portaron de maravilla conmigo y no me gusta deberle un centavo a nadie. Soy un agradecido de la vida y les agradezco a los médicos porque hoy estoy vivo". Que no le borren la sonrisa al Negro. No se lo merece.

Leandro Garbossa

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario