Ovación

Pulgar hacia arriba para un Central puntero doméstico y cerca de octavos en la Copa

El parate por las eliminatorias, que se  da justo a mitad del torneo, encuentra a conjunto dirigido por el Chacho Coudet como líder en el torneo y  con un pie en los octavos de la Libertadores.

Miércoles 23 de Marzo de 2016

A mitad de torneo (se llevan disputadas 8 de las 16 fechas) es un buen momento para trazar lineamientos evaluativos. Más si se tiene en cuenta que justo aparece el parate por las eliminatorias sudamericanas, que por lo visto en el partido del lunes ante Sarmiento le vendrá como anillo al dedo a un plantel que hasta aquí tuvo un arranque de temporada con una agenda muy cargada. Contextualizaciones al margen, el Canalla arriba a esta instancia en una situación inmejorable: líder (junto a Godoy Cruz) en la zona 1 del torneo local y prácticamente con un pie en los octavos de final de la Copa Libertadores. ¿Qué análisis hacer a partir de esos datos? Los mejores. Después, cuando la pelota vuelva a rodar comenzará una nueva historia, pero lo de hoy es claramente con el pulgar hacia arriba.

Suele hablar de equipos candidatos (los protagonistas por ahí son los más reacios a hablar de esos temas). Más allá de eso, este Central viene asumiendo con suficiencia ese mote que la mayoría le puso. Desde que arrancó la competencia siempre se mantuvo arriba. Jamás dejó la primera posición y eso es algo desde lo cual tanto Coudet como sus futbolistas seguramente sabrán evaluar. Es cierto, en más de una ocasión tuvo la chance de estirar la brecha con sus perseguidores y falló en el intento. Tal vez sea una de las cuentas que haya quedado pendiente en las últimas semanas, que estuvieron signadas por un ajetreo importante en cuanto a la cantidad de partidos y a la que se hace difícil obviar en el intento de arribar a conclusiones lo más puras y objetivas posibles.

A todo esto se llega con los números como respaldo. Por más fríos que resulten esos números en muchas ocasiones. Pero no todo pasa por esa frialdad numérica. En el medio hay un rendimiento futbolístico que avala el presente. Es que resultaría difícil que un equipo arranque arriba y se mantenga sólo a base de hechos fortuitos. Salvo raras excepciones (un buen pasaje del partido contra River, en el torneo local, el primer tiempo frente a Palmeiras y algo ante Patronato), Central nunca estuvo sometido a las decisiones y al juego del rival. A veces obtuvo mejores resultados que otras, pero el motor futbolístico generalmente trabajó a un nivel de revoluciones sostenido.

Es cierto, la complejidad de lo que vendrá seguro será mayor. Porque no sólo se tratará de la recta final, en la que las presiones serán mayores y el margen de error se achicará a su máxima expresión, sino también porque deberá rubricarse ese deseo de potenciar el protagonismo en la Copa, en la que lo logrado hasta aquí no es poco. Y hace a la cuestión.

Justamente el trajinar en la Libertadores forma parte de esos altibajos que pudo haber sufrido el equipo en medio del torneo local, lo que no quiere decir que deba tomarse como excusa, ya que todos saben, en la previa de una doble competencia, que los riesgos que deben asumirse en medio de las ilusiones.

Por eso, que el giro del foco del análisis no implique una lectura distinta a lo hecho dentro de las fronteras es todo un dato. Es que hoy está a un resultado de la clasificación a octavos de final (lo logrará si vence a Palmeiras el próximo 6 de abril en el Gigante).

Hay algunos otros ingredientes a los que podría hacerse referencia, sobre todo aquello que puede potenciarse en el parate. La recuperación de algunos futbolistas que sufrieron sendas lesiones (ver página 3) es sin dudas uno de los más importantes.

Coudet fue concluyente cuando en la conferencia de prensa tras el partido ante Sarmiento dijo que el receso “nos viene bien”. Y él más que nadie sabrá las razones de sus palabras, que seguramente están más relacionadas con la sensación del cansancio que otra cosa. No obstante, cuando el impasse llegue a su fin, Central cargará con las obligaciones de siempre, pero sabiendo que ese reinicio lo tendrá como líder de la zona 1 y muy bien posicionado en la Copa. Por eso por ahora hay un pulgar hacia arriba.

Hinchas y choferes de los jugadores

Varios hinchas de Central inundaron las redes sociales con fotos llevando a los jugadores rumbo al Gigante luego de que el micro sufriera un desperfecto técnico. Fue una de las notas salientes del lunes el hecho de ver llegar a algunos futbolistas en autos particulares y a otros en taxi.

Es que el colectivo había quedado varado en Rondeau y Nansen, lo que motivó que varios simpatizantes que se dirigían hacia la cancha pararan y se ofrecieran para el traslado.

En medio de eso, desde la entidad canalla informaron ayer que el cambio de dirección (se ingresó directamente por Oroño) que debió realizar el micro por un piquete que había en avenida Circunvalación fue por orden del club. “En eso los choferes no tuvieron nada que ver. Ellos no están autorizados para modificar la ruta”, dijeron. Más allá de eso el hecho resultó gracioso, más después del triunfo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario