Ovación

Primero hay que saber sufrir

River derrotó 1 a 0 a Sanfrecce Hiroshima con gol de Alario y una gran actuación de Barovero en el primer tiempo. Ahora espera por Barcelona o Guangzhou.

Jueves 17 de Diciembre de 2015

River sufrió más de la cuenta y necesitó de una gran actuación de Marcelo Barovero y la cabeza salvadora de Lucas Alario para ganarle 1-0 a Sanfrecce Hiroshima y avanzar a la final del Mundial de Clubes de Japón, en la que espera al ganador del encuentro entre Barcelona y Guangzhou Evergrande de China, que se enfrentan esta mañana desde las 7.30 (ver aparte).
  Ante más de 15.000 hinchas que vistieron de rojo y blanco el Osaka Nagai Stadium y después de un primer tiempo en el que Barovero fue la gran figura y responsable de mantener el arco de River en cero, Alario, a los 27 minutos de la segunda parte, les dio la victoria a los dirigidos por Gallardo.
  Con mucho sufrimiento y un flojo rendimiento, que se pareció bastante al del último semestre, River dio el paso que necesitaba y sueña con una final ante el poderoso Barcelona.
  Habiéndose quitado la muy pesada mochila del debut ante un rival al que se suponía que debía ganarle sin mayores inconvenientes, los dirigidos por Gallardo se permiten soñar, como también lo hacen los miles de hinchas que invadieron Osaka en las últimas horas y colmarán buena parte del estadio Internacional de Yokohama el domingo.
  River conocerá hoy su rival pero todos, más allá de la dificultad, esperan por Lionel Messi y el poderoso Barcelona. El equipo catalán deberá ganarle al Guangzhou que dirige el experimentado entrenador brasileño Scolari para obtener el derecho de verse cara a cara con el conjunto argentino.
  River la pasó mal en el primer tiempo. Impreciso en el medio, le costó construir con claridad en ese sector de la cancha y ni Rodrigo Mora ni Lucas Alario contaron con chances claras, mientras que cada ataque japonés ponía en peligro a Barovero.
  El arquero cordobés, con intervenciones decisivas, fue la gran figura millonaria en el primer tiempo y el responsable de que River se fuera al descanso sin goles en contra.
  Cada contra nipona desnudaba las falencias de una defensa que, muy separada de la línea de volantes, quedó expuesta, principalmente sobre el sector izquierdo que defendían Leonel Vangioni y Eder Alvarez Balanta.
  El pitazo del final del primer tiempo llevó alivio a los hinchas, con la ilusión de revertir la imagen en la segunda parte. Y así fue. El entrenador acertó al incluir a Lucho González en lugar de Leonardo Ponzio y después a Tabaré Viudez por Pisculichi, y River mejoró.
  Casi todo el segundo tiempo jugó en campo rival e impuso condiciones, aunque le costaba generar situaciones claras debido al buen trabajo defensivo de Sanfrecce.
  Como ocurrió en muchas oportunidades en las conquistas de la Copa Sudamericana de 2014 y la Libertadores de este año, River encontró el camino al triunfo desde una jugada de pelota parada. Viudez fue decisivo con su pegada como antes había sido Pisculichi, Maidana ganó ante la salida fallida del arquero nipón y Alario, solo, empujó de cabeza al gol.
  A River no le sobró nada, fue tan irregular como en casi todo el semestre, pero cumplió con su objetivo y sueña en grande, al igual que los miles de fanáticos que recorrieron más de 18.000 kilómetros con la ilusión de ver a su equipo conquistar el Mundial de Clubes.

"El objetivo era jugar la final"

El entrenador de River, Marcelo Gallardo, valoró el ajustado triunfo 1-0 ante Sanfrecce Hiroshima pese al mal desempeño del equipo al sostener que “el objetivo era jugar la final” del Mundial de Clubes y confió que espera “disfrutar” el domingo.
  “El objetivo era poder jugar la final y no era fácil, había mucha ansiedad y nervios, pero se ganó, que era lo importante ante un buen equipo japonés que venía con ritmo”, sostuvo Gallardo apenas terminó el partido, y remarcó que “lo que viene es lindísimo, la gente lo disfruta y nosotros también”.
  Agregó Gallardo que “no era fácil” jugar hoy por la presión y la obligación de sortear a un rival que se suponía que era inferior". Y que “había que tener paciencia e inteligencia”.
  Pese a que aún no se conoce el rival del domingo, que saldrá del cruce de hoy entre Barcelona de España y Guangzhou de China, el entrenador dejó en claro que su “ilusión” es la de enfrentar a los catalanes.
  “Nos vamos a encontrar en la final contra uno de los mejores equipos del mundo. Y tenemos que elevar la vara futbolística. Y va a ser otra cosa. El Barcelona puede ser el supuesto rival, pero hay que jugar los partidos. Nuestra ilusión es jugar contra ellos, pero hay que esperar un día más”, expresó Gallardo.
  River viajará en avión a las 4.30 de hoy de Osaka a Yokohama, donde todo el plantel asistirá al encuentro por la otra semifinal y verá en vivo a su futuro rival.
  El próximo domingo, a las 7.30, los de Núñez jugarán la final del Mundial de Clubes frente a Barcelona o Guangzhou.

"Sigo viviendo un sueño"

El delantero de River Lucas Alario, autor del tanto que sirvió para que su equipo se clasificara a la final del Mundial de Clubes ante Sanfrecce Hiroshima en Osaka, señaló que sigue “viviendo un sueño”.
  “En lo personal sigo viviendo un sueño, desde el día en que me tocó jugar la Libertadores y ganarla. Ahora el Mundial de Clubes, siempre veía esta competición por la tele y hoy la viví desde dentro”, dijo Alario, de 23 años.
  El delantero reconoció las dificultades para batir al conjunto japonés: “Es un equipo muy bueno técnicamente que trata bien la pelota, en un momento sufrimos, pero en el segundo tiempo lo manejamos de mejor manera”.
  En un partido en el que River casi no tuvo ocasiones, Alario aprovechó de cabeza un balón que había quedado muerto tras un cabezazo de Maidana.
  “Siempre uno piensa en positivo, que alguna (pelota) va a quedar, gracias a Dios pude convertir y sirvió para ganar el partido”, señaló.
  Alario se refirió al excepcional apoyo que están recibiendo los millonarios en Osaka, con 15.000 aficionados en el estadio Nagai.
  “Es una locura, toda la gente que vino acá, ayer tras el entrenamiento hubo banderazo y la verdad es que no me podía creer que tanta gente haya venido tantos kilómetros”, señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS