Ovación

Por una ley de igualdad en el deporte

Los diputados de Igualdad y Participación, Silvia Augsburger y Rubén Giustiniani, presentaron un proyecto que apunta a políticas públicas más democráticas entre varones y mujeres.

Sábado 12 de Octubre de 2019

En algunos clubes no hay vestuarios ni siquiera baños para ellas. Y si son mujeres trans el problema es aún mayor, en todo sentido. Si piden la cancha para jugar, les dicen que se la prestan pero para usar después de los entrenamientos de ellos. Si hay que elegir directivos, en general no se las incluye en los lugares de decisión. Y si hay que decidir una nueva obra se prioriza una en favor de los deportes masculinos, porque son "más masivos y populares". ¿Sí? ¿Y el patín no lo es? ¿y el vóley? ¿y el hockey, y el el básquet? Lo cierto es que cansadas de no ser "nunca prioridad" y convocadas por la diputada nacional Lucía De Ponti (Movimiento Evita), un grupo de legisladoras provinciales, concejales y 30 mujeres que representan a clubes de barrio y también a Newell’s y Rosario Central se reunieron a debatir la problemática. El denominador común de las quejas fue estar siempre a la zaga de la economía, horarios e infraestructura de las entidades deportivas. Y en base al debate, los diputados de Igualdad y Participación, Silvia Augsburger y Rubén Giustiniani presentaron un proyecto de ley de igualdad en el deporte.

   "El proyecto que presentamos busca dar respuesta a la demanda, cada vez más creciente, que el deporte y, sobre todo, el deporte profesional, no puede ser un terreno reservado para que protagonicen los varones: lo vimos con Macarena Sánchez, jugadora de San Lorenzo, y su lucha por la profesionalización del fútbol femenino, lo vimos en varias ligas del territorio provincial donde las niñas denunciaron situaciones de discriminación al ser expulsadas de sus equipos de fútbol, segregándolas a torneos amateur y coartando sus carreras como futbolistas. También nos hemos reunidos con mujeres deportistas, quienes nos transmitieron los obstáculos que sufren al interior de las instituciones donde pese al trabajo y al esfuerzo realizado no logran ser parte de las Comisiones Directivas", explicó la legisladora Augsburger.

   Ovación publicó varios de esos reclamos. El 8 de marzo de 2017, en homenaje al Día de la Mujer, la nota se tituló "Señoras presidentas". En ese momento sólo siete de las pocas que estaban a la cabeza de los clubes de barrio de la ciudad (Analía Gil, en Atlantic Sportsmen; Sol Nieto, en Atalaya; Carina Benegas, Recreación Deportiva 14 de Junio; Luisa Galeano, en Sportivo Federal; Silvia Caro, en Agrupación Deportiva Infantil Rosario y Mónica Cisneros, en la Agrupación Infantil Villa Moreno) ya ponían en evidencia las desigualdades que este proyecto de ley quiere democratizar.

   Y un año después, en agosto de 2018, bajo el título "La nena quiere jugar" se publicó el revuelo que se vivió en la Liga Casildense cuando a una nena de 7 años de Chabás se le comunicó que no podía seguir jugando en un equipo mixto. Candelaria fue un caso testigo de muchos casos. Los dirigentes respetaban la norma vigente, pero no leían la avanzada feminista en toda la sociedad, por más derechos. Iban detrás de la Conmebol que había interpelado a los clubes que quisieran jugar la Copa Libertadores a conformar equipos femeninos o abstenerse de competir internacionalmente.

   Jugadoras de todo el país, hasta de la selección, salieron en defensa de la medida, que se revirtió favoreciendo a las nenas futbolistas. Un paso importante en un país futbolero con 220 ligas regionales reconocidas por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y donde sólo 90 tienen fútbol femenino, lo que implica 30 mil jugadoras federadas, según datos vertidos a este diario por la presidenta del Fútbol Femenino en el Consejo Federal (AFA), Paola Soto. "Esperamos que el año que viene todos los clubes tengan fútbol femenino, hay que tener en cuenta que cuando asumió esta gestión en 2017 eran sólo 27 las entidades que lo tenían y ahora la cifra se triplicó". El crecimiento es real, pero la diferencia con el fútbol masculino aún existe, y ni hablar de los contratos de una rama y otra en primera división.

Distribución de fondos

La normativa plantea, por un lado, una modificación en el artículo que determina la distribución de los fondos destinados al deporte, planteando la distribución igualitaria de recursos entre los deportes masculinos y femeninos. Por el otro, plantea que la autoridad de aplicación de esta ley velará por la no discriminación por género, identidad sexual u orientación sexual en el ámbito del deporte. A tal fin deberá proponer las modificaciones a disposiciones, estatutos y reglamentos que sean necesarias y apoyará el desarrollo de disciplinas deportivas no tradicionalmente femeninas.

   Un ejemplo de los fondos a los que refiere esa "distribución igualitaria" que se menciona en el proyecto. En 2018 ingresaron 18.667.487 pesos del Fondo Provincial del deporte (Foprode) en concepto de utilidades de la lotería Ley 8269. El Programa de Becas deportivas otorgó becas a 650 deportistas por un total de 10.559.947 pesos y el Programa Aportes de Capital privado distribuyó este año 15.938.000 pesos, entre 130 clubes de la provincia.

   "Como hemos visto con otras normativas, la participación activa del Estado debe venir a modificar estas situaciones de discriminación. Podemos y debemos desarrollar política pública en favor de la igualdad y garantizar que todes les niñes del territorio provincial puedan elegir el deporte y desarrollarse profesionalmente si así lo desean, eliminando trabas que solamente responden a una lógica cultural que pondera a los varones por sobre las demás identidades, independientemente de las aptitudes de cada quien", finalizó Augsburger.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario