Ovación

Por la suba del dólar, el fútbol está verde

La suba del dólar impone un nuevo escenario para los clubes, los que deberán renegociar contratos y reformular presupuestos.

Viernes 07 de Septiembre de 2018

El combo que componen la considerable alza de la cotización del dólar, la devaluación del peso argentino y por ende el incremento del índice inflacionario, atraviesa con diferentes consecuencias al fútbol argentino, donde en la misma cancha el beneficio y el perjuicio se sacan ventajas según la ocasión.


"Hace unos meses cuando vine firmé el contrato por cien y ahora esos cien se convirtieron en cincuenta", le confió a Ovación una de las contrataciones del fútbol rosarino, graficando el problema que ya tienen los clubes, debido a que el dólar es medular en las economías de las instituciones.

De acuerdo a una ronda de consultas que realizó este diario al respecto, el impacto de la suba del dólar depende de la realidad financiera de cada entidad. "Si un club está equilibrado y sus compromisos están en pesos, sin dudas que la suba del dólar lo favoreció porque licuó en parte ese pasivo a sabiendas que el fútbol es una actividad exportadora, por lo que la venta de jugadores será en moneda estadounidense. Ahora si sus compromisos figuran en dólares, y por supuesto que verá incrementada su deuda considerablemente, porque lo que acordó en 24 hoy cuesta 40", señaló el titular de un estudio contable vinculado al fútbol profesional.

En esta línea argumental un empresario futbolístico señaló que las mayores complicaciones al respecto serán para los clubes denominados grandes, ya que en ellos el valor dólar impacta más de lleno debido a que muchos contratos con entrenadores y futbolistas son muy altos. "Esto no es nuevo en la Argentina, ya nos pasó alguna vez y en ciertos casos fue mucho peor. Ahora seguramente los clubes iniciarán una serie de renegociaciones contractuales para tratar de ajustar los números a esta realidad. Porque si bien cada transferencia de jugadores al exterior le redundará mayores beneficios cambiarios, sin dudas les resultará más complicado incorporar porque deberán competir en mercados de pases donde Argentina quedó en inferioridad de condiciones por el precio del dólar. Los que optaban por venir a jugar acá ahora quizás por una cuestión de rentabilidad prefieran Chile, para dar un ejemplo", amplió el agente futbolístico.

Central y Newell's, renegociar

Los clubes rosarinos no escapan a este contexto controvertido que generó la suba del dólar, ya que ambas entidades tienen contratos acordados con valores vinculados a la cotización de la moneda estadounidense.

Desde Newell's le informaron a este diario que "nosotros tenemos algunos contratos con valores de referencia del dólar, no son muchos, pero que seguramente serán renegociados para darle certeza y previsibilidad a la economía del club".

Por el lado de Central la situación es similar, aunque admiten que en su caso los compromisos contractuales con futbolistas son varios, como así con el cuerpo técnico y por eso señalan que "por supuesto que este nuevo escenario escapa a todo lo calculado, por ende seguramente habrá un proceso de diálogo para reformular los contratos".

Los directivos de la mayoría de los clubes están preocupados por este nuevo panorama. Más aquellos que dirigen a los denominados grandes, porque asumieron compromisos muy elevados en dólares, y hoy la proyección presupuestaria se derrumbó en términos reales.

En River refieren que los contratos del plantel profesional y parte del cuerpo técnico deberán renegociarse a la brevedad. "Existe una cláusula de revisión si el dólar pasaba a valer un 20 por ciento más", cuenta el agente de un futbolista millonario, quien asegura que "los pagos eran en pesos argentinos según el precio del dólar oficial en el día de pago".

Por el lado de Boca fue el propio presidente Daniel Angelici quien se refirió al tema mostrando también preocupación. "Va a ser muy complicado el tema de los contratos en el fútbol argentino con lo del dólar, no se va a poder incorporar más, sobre todo si pretende traer desde el exterior", dijo. "La suba del dólar me obliga a tener que sentarme a ver el presupuesto de Boca y replantearme algunos contratos de los jugadores", amplió. Muchos de los contratos xeneizes están acordados con un dólar de referencia a 28 pesos, y con reajustes según el valor de la cuota social.

La inflación golea

Cuando se refiere a que la suba del dólar produce efectos diversos, el fútbol sabe de qué se trata. Porque así como una venta da mayores ganancias en pesos (como cualquier actividad exportadora), también la devaluación de la moneda argentina y la consecuente inflación corroe los cimientos económicos de la organización futbolística. El aumento de los costos operativos (tarifas de luz, agua, gas y transporte) eleva también los valores de cuotas societarias y entradas. Y en una sociedad que se ajusta por la recesión, la consecuencia inmediata es la disminución del público en los estadios.

El nivel competitivo cae

En este contexto económico es inevitable la pérdida de calidad en el nivel futbolístico argentino, porque no sólo será imposible retener a los jugadores jóvenes más destacados sino que será muy complicado repatriar a aquellas figuras que militan en el exterior, como sí sucedía hasta ahora.

Hace mucho que el fútbol argentino sucumbió ante el poderío financiero y futbolístico de Europa. Hace un tiempo tampoco puede equiparar las propuestas económicas de México y Brasil. Ni hablar de los millonarios mercados chinos y asiáticos, más allá de su menor calidad de juego. Pero ahora el fútbol argentino tampoco le podrá oponer resistencia a Chile, Colombia, Estados Unidos y Perú, entre otros, porque no podrá darle al jugador salarios equivalentes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario