Ovación

Por actitud, Salta cantó victoria

Rosario regaló un partido que tenía casi ganado y cayó sorpresivamente en el debut del Argentino.

Domingo 01 de Noviembre de 2015

Las destrezas se pueden aprender, los errores se pueden corregir, pero cuando a un equipo le falta actitud está prácticamente condenado a la derrota. En ese sentido, el seleccionado de Rosario ayer mostró una faceta desconocida en su caída ante Salta por 27-33 en el arranque del Campeonato Argentino 2015. Y no es que Rosario no pueda perder con los Mayuatos, lo preocupante es la forma en que perdió. Regaló un partido que, pese a los errores que cometió a lo largo de los ochenta minutos, lo tenía controlado. De hecho Salta lo dio vuelta en el minuto final, saliendo de sus propias 25, aprovechando las prebendas del dueño de casa.

La tarde arrancó mal, con un penal en contra a los dos minutos de juego. Rápidamente Rosario se puso en sintonía, empezó a tener más la pelota y con ella más control del juego. Y empezó a atacar, intentando llegar a las puntas para desbordar. Así llegó el primer try del partido, el de Juan Rapuzzi.

Minutos después fue Pedro Ortega quien se desprendió de un maul y llegó a la segunda conquista y estiró la cuenta. Parecía que las cosas estaban en orden, pero a partir de ahí fue como que Rosario se relajó y empezó a perder imagen. Las formaciones empezaron a tener intermitencias y a la hora de manejar la pelota las imprecisiones fueron moneda corriente. No pudo hacer pie y Salta, en tanto, emparejó las cosas dentro de la cancha y en el marcador, con un penal y un drop de Larrieu, un apertura muy preciso. El parcial terminó 12-9 favorable al dueño de casa pero abrió un interrogante muy grande de cara a lo que podía pasar en el segundo tiempo.

En el complemento, Rosario empezó a pagar por sus errores. Uno en el centro de la cancha terminó en el try de Gómez Naar con el que el conjunto norteño pasó nuevamente al frente. El panorama se oscureció aún más con las amarillas a Lucas y Guillermo Imhoff que dejaron 20' a Rosario sin un hombre. La sensación de desorden era cada vez más evidente. Y en ese contexto pudo sumar. Una avivada de Pedro Imhoff terminó en try bajo los palos, pero en la réplica Salta volvió a sumar con un try penal concedido por Jason Mola, de flojo desempeño.

El Ñandú tuvo una chance más que aprovechó. Un penal derivó en un line de ataque, que maul mediante terminó en el try de Facundo Lucas. Rosario empezó a saborear la victoria pero se durmió. De un ataque a metros del ingoal salteño nació la resurrección de los Mayuatos, que con más ganas que ideas se llevaron el partido. De prepo se llevaron por delante a Rosario, consiguieron un penal que optaron por jugar rápido llegando al try cuando el partido se moría. Ya no hubo más tiempo para nada. Para Rosario fue una estocada letal, en una tarde olvidable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS