Clásico rosarino

Pocrnjic: "Le tengo mucha confianza a Newell's"

El ex arquero leproso le dijo a Ovación que "podemos ganar el clásico y estar en la pelea directa por la Copa Argentina".

Lunes 29 de Octubre de 2018

Está radicado en Mar del Plata porque ahora defiende a capa y espada la camiseta de Aldosivi. Pero Luciano Pocrnjic no se olvida de sus raíces. De su amor por el club que lo lanzó al mundo salvaje del profesionalismo: Newell's. El experimentado arquero atendió ayer sin dudar el llamado telefónico de Ovación. Y fue haciendo en cámara lenta un recorrido por el pasado reciente en el clásico que ganaron en Arroyito con un golazo de Maxi Rodríguez, en el que además fue una de las figuras de la tarde, y a la vez palpitó la previa de lo que se avecina a la distancia. "Le tengo mucha confianza al equipo, que llegará muy bien al partido del jueves", expresó Lucho en clara referencia al trascendental desafío que se vivirá dentro de tres días en Sarandí, por lo cuartos de final de la Copa Argentina. "No dudo de que los chicos estarán a la altura de la circunstancia. Podemos ganar un clásico y estar en la pelea directa por la Copa", acotó.

¿Cómo llevás la previa a tantos kilómetros de distancia?

Siguiendo lo que va sucediendo en el día a día. Leyendo lo que va pasando en Newell's. Sigo todo lo que tenga que ver con la Lepra porque, además, sigo en contacto con los chicos. Intento estar interiorizado de lo que pasa en el club. Lógicamente tengo muchas expectativas por ganar. Se trata de un partido muy importante porque es un clásico y todos sabemos que es el desafío más importante para el hincha. Más allá de todo eso lo vivo de manera particular porque estamos frente a una posibilidad de clasificar a una semifinal de Copa con todo lo que significa eso.

¿Será a todo o nada?

Sí, por eso de darse lo que esperamos todos los de Newell's será un momento muy especial. Podemos ganar un clásico y también estar en la pelea directa por la Copa.

¿Coincidís con que jugar un clásico de por sí es muy especial, pero en este caso tiene un plus por tratarse de un mano a mano?

Sí, lógico. No tuve la posibilidad de jugar un clásico por un torneo internacional o así de definitorio como será este en Arsenal, pero está claro que en este encuentro hay muchos factores que hacen que todo sea especial. Y en la previa se vive distinto porque el que pierde queda afuera. Todo eso hace que se incremente un poco más la pasión que transmite este duelo. Ojalá que en la ciudad se viva con tranquilidad. Sabemos que no habrá gente en la cancha, que de por sí es una pena, pero espero que todo se desarrolle en un marco de racionalidad.

¿Qué esperás el jueves?

Que gane Newell's. Pero el deseo de los que estamos afuera es que se pueda vivir todo con calma.

¿Cómo te cayó la noticia de que finalmente se jugará en Buenos Aires y a puertas cerradas?

Mal. Cuando se veía que podría haber un clásico, por dentro imaginaba un marco muy lindo en cancha. Como tiene que ser, o como se vivía en años anteriores, es decir con las dos hinchadas en las tribunas. Pero no será así, por lo que considero que es una verdadera pena. Porque para el jugador tener que afrontar un encuentro de tanta trascendencia, sin gente y en una cancha neutral, será una situación muy rara. Desde este punto de vista creo que la concentración jugará ahí un papel clave.

¿Por qué?

Porque estás jugándote el pase a una semifinal de Copa, pero en una cancha neutral y sin público. La verdad es que es difícil tomar real noción de lo que estás jugando en ese momento cuando el marco es totalmente distinto a lo esperado. Es una pena porque realmente podría haber sido una gran fiesta.

¿Creés que se podría haber jugado en Rosario?

Sí. Era cuestión de que se hubiesen puesto de acuerdo quienes debían hacerlo. Tengo entendido de que hubo reuniones, pero luego no se pudo llevar a cabo el clásico en nuestra ciudad. Sinceramente es una pena porque lo paga la gente que no podrá acercarse a la cancha para alentar al equipo de sus amores.

Te tocaron vivir los dos momentos más salientes de un derby. ¿Se puede decir que lo vivido en el Gigante es la imagen que más grabada quedó en tu retina con aquel golazo de Maxi Rodríguez?

Y, sí. Tuve la chance de participar de manera directa de aquel partido donde las cosas, además, me salieron muy bien desde lo personal. Incluso hasta el día de hoy la gente me recuerda aquel momento. Siento el reconocimiento del hincha. Es más, cuando me fui del club me mandaron muchos mensajes de los cuales resaltaban mi trabajo en ese clásico que ganamos con el gol de Maxi, quien es el símbolo de la institución, a los 93 minutos.

¿Qué te acordás de aquel instante?

Que pasaba un gran momento desde lo personal. Además, estaba cumpliendo un sueño de compartir vestuario con Maxi (Rodríguez), Nacho (Scocco) y Pomelo (Mateo), a quienes siempre tuve como referentes. Desde este punto de vista le estoy muy agradecido al fútbol de poder contar ahora esta experiencia en el clásico. Porque ganamos de visitantes y en el minuto 93.

Esa tarde, además, fuiste clave porque tapaste varias pelotas que tenían destino de gol.

Sí, es verdad. Ese día nos fue bien a todos.

Sabías que Maxi se llevó todos los elogios, pero pintabas para ser la figura por tus atajadas.

No, pero Maxi es Maxi y merece todo lo que vivió en ese instante. Eclipsó todo por ser un símbolo del club. Y gracias a Dios esa pelota le quedó a él porque no era fácil definir en ese momento.

¿Te acordás qué hiciste cuando la Fiera agarró la pelota?

Empecé a correr porque sabía que terminaba en gol. También hay que reconocer que Pomelo dejó pasar la pelota porque alcanzó a escuchar que Maxi le gritó para que se la dejara. En ese momento hasta le pegó donde quería hacerlo. Una fiera de verdad.

¿Sufrís esta espera?

Sí, porque además me fui hace poquito del club y es como que sigo muy metido con lo que sucede en Newell's. Tengo a todos mis ex compañeros ahí, como también a toda la gente que trabaja en la institución y conozco hace muchos años.

¿Te preguntan en Aldovisi por este clásico?

Muchas veces sí porque ven lo que genera. Obvio que uno puede contar ciertas cosas, pero hay sensaciones que no se pueden explicar con palabras cuando lo vivís por dentro. Lo que sí no pueden comprender cómo no se puede armar un Newell's-Central cuando ven que organizan un Boca-River o Racing-Independiente. Desde ese lugar están desconcertados porque observan lo que significa para la ciudad y los jugadores este encuentro. Y esta vez le tengo mucha confianza a Newell's.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});