Ovación

Platini confesó un arreglo mundial

Pusieron a dedo a Francia y Brasil como cabezas de serie en el Mundial de Francia 98.

Sábado 19 de Mayo de 2018

Michael Platini nunca pasó desapercibido. En la cancha era un talento natural incuestionable. Fuera de ella mutó esa cualidad y la usó para otras cuestiones. Por eso fue echado de la Fifa en 2015 en el escándalo de corrupción que se llevó puesto hasta al presidente, el suizo Joseph Blatter, sospechado de haber recibido millones de dólares sin justificación. Pero parece que el gustito por la corrupción lo tomó mucho antes, al punto que confesó sin ruborizarse que, como cabeza de la organización del Mundial de su país, Francia 98, arregló las cabezas de serie de manera que su selección y la de Brasil sólo pudieran enfrentarse en la final. Y tan bien le salió que llegaron al partido decisivo y Francia obtuvo así el primer y único título de su historia.

El Comité de Organización de la Fifa decidió colocar arbitrariamente a Brasil en el grupo A y Francia en el grupo C, en contra de las normativas de la Fifa que obligaba a realizarlas al azar. Y Platini lo justificó: "No nos íbamos a molestar durante seis años en preparar una Copa del Mundo como para no hacer pequeñas travesuras", dijo riéndose como un chico. "Francia-Brasil en la final era el sueño de todos".

Y lo peor es que para afirmar esos dichos decidió ensuciar a otros sin presentar pruebas: "¿Creés que los demás no lo hicieron?", dijo en una entrevista al programa televisivo France Bleu. "Jugábamos en casa y teníamos que aprovecharlo", abundó sin ponerse colorado.

Platini logró entonces lo que quería en el 98 y encima se benefició de otro hecho polémico, aunque Francia no tuvo nada que ver. Es que un día antes de la final, la gran figura de Brasil, Ronaldo, se desmayó y sufrió convulsiones. Lo llevaron al hospital y le diagnosticaron un ataque epiléptico, medicándolo para esa afección, por lo que pudo jugar aunque se notó que no estaba para hacerlo.

Pero días después, con estudios más exhaustivos, se determinó que en realidad sufrió un problema cardíaco y que de ninguna manera debió disputar ese partido. "Perdí la final del fútbol pero gané la final de la vida", declararía luego el gran goleador brasileño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario