Ovación

Plan Ovalo

Omar Martínez hizo un carrerón en Rafaela y le arrebató al campeón Matías Rossi la etapa regular. Arranca como líder la Copa de Oro.

Lunes 07 de Septiembre de 2015

Se llevó todo lo que estaba en juego. Lo que tanto buscaba y deseaba: ganar la carrera y quedarse con la etapa regular. Omar Martínez fue el gran protagonista de la fecha que ayer dejó definidos a los 12 de la Copa de Oro. El Gurí fue amo y señor del volante en este velocísimo trazado rafaelino. Sacó a relucir su estirpe de luchador y pilotazo. Ratificó su vigencia (tiene 49 años) y anhelo de volver a proclamarse rey como en 2004. El entrerriano fue acompañado en el podio por Matías Jalaf (Ford), quien finalmente no clasificó, y por el actual monarca y hasta entonces líder Matías Rossi (Chevrolet). ¿Los zonales? Atrás y con bronca (ver aparte). 
El Gurí (vencedor de la 1ª batería) dejó el volante de su Ford ovalado. Tan ovalado como este circuito. La largada de la final le ofrendó al público una aceleración y sonido encantador de estas potentes máquinas que hacen delirar a todos los tuercas. Jalaf picó en punta y dominó unos giros (fue el vencedor de la 3ª tanda, la más rápida). Pero Martínez se le soldó, pese a que Ortelli fue 2º en un pasaje y no le aflojó al acelerador.
Así en cierto pasaje de la interesante carrera pasó a comandar el pelotón para no largarlo más. En el trencito venían a fondo con Ortelli (ganador de la 2ª manga), Werner, Fontana, Moriatis, Bonelli, Canapino, Ponce de León y Rossi. Pero a medida que pasaban los giros la mayoría masticó bronca en los boxes o a mitad de fila en la general.
La atención se centró entonces en dos figuras: Martínez y Rossi. En Ford y Chevrolet, que para esta fecha recibió un cambio a favor en la reglamentación. Justo las dos marcas más convocantes y divididas del automovilismo. Los dos pilotos más regulares hasta acá se robaban toda la atención, mientras que nuestros embajadores zonales como el parejense Facundo Arudsso y el Tati Angelini (Carreras) venían remándola de atrás tras haber hecho un flojo registro en las series. Igual, los dos ya tenían el boleto al play off.
El tramo final fue intenso y generó más adrenalina que lo normal porque se venía la bandera a cuadros y se certificaban quiénes serían los 12 conductores que se instalaron en la Copa de Oro. Y ahí fue que Martínez llegó antes que el resto. La 4 (la hinchada de Ford) explotó en este abarrotado circuito. No era para menos. El Gurí Martínez terminó la fecha quedándose con la final, además fue poleman y ganó su serie, y con la etapa regular que le ortogó buenos puntos extras para encarar la copa con otra expectativa y semblante sobre su más acérrimo perseguidor: el campeón Rossi, 3º detrás de Jalaf.
Con estos resultados, el Gurí arrancará liderando dentro de dos semanas en San Luis con 31 puntos, fruto de los 15 puntos de la etapa regular y 16 por sus dos triunfos. A la copa entraron los 12 que llegaron adelante en Rafaela pero Christian Ledesma ingresó por la ventana como 12º gracias a que a Nicolás Bonelli lo recargaron 6 décimas por cortar la primera chicana. Perdió el 6º puesto por ¡una milésima! a manos de Trucco y con ello el punto que le hubiera permitido clasificar.

Ardusso y Angelini, adentro pero disconformes

Luego de posar junto al selecto grupo de pilotos que desde San Luis comenzarán a buscar el título, las caras de Facundo Ardusso y el Tati Angelini dejaban sentado que se ven lejos de la corona. “Tenemos que mejorar. No tuvimos más de lo que mostramos (fue 24º). No estamos bien y no será fácil lo que viene. Estamos siendo un poco desprolijos. Hay que evolucionar. Veo mejor a otros autos y marcas. Igual la lucharemos”, deslizó el parejense en diálogo con Ovación antes de volver al pago.
“Es lindo saber que estamos entre los 12 mejores, pero la realidad es que a la marca le está costando ser competitivo. Le pondremos todo, pero no será fácil por la falta de potencial. Será un play off difícil. Esperemos que haya algún cambio reglamentario para poder pelear con otras perspectivas pero le meteremos duro para ser competitivos y ver qué pasa”, cerró el de Carreras con el optimismo habitual.

Una tentación para cincuenta mil almas fierreras

El Templo de la Velocidad siempre es tentación para el fierrero. Su ancha recta, la nueva y picante primera chicana, sus velocísimas curvas y lugares de sobrepaso en toda la extensión (4.740 metros) lo hacen especial. No en vano hubo 50 mil almas en el gigante predio del Club Atlético de Rafaela.
“Somos amigos de Necochea y tratamos de ir a todas las carreras. Es nuestra pasión y una buena excusa para conocer a otros locos como nosotros”, respondió Ruben mientras relojeaba el box de Rossi. Fernando dejó sentado que es bien rosarino, enfundado con una remera y buzo de Central. “Soy de Ford, del Gurí y Moriatis. Vine el viernes, el sábado no porque fui al Gigante, pero a la madrugada ya estaba acá con mis amigos para ver las series y final”, le dijo a este medio aferrado a un tazón del Ovalo lleno de un gustoso fernet.
Se notó que hubo mucha gente de Rosario y alrededores. Los delataba el color de los clubes que profesan, como el del mate leproso o los distintivos del club San Jorge o Sportivo Las Parejas. Pero el grueso se encargó de plantar junto a su carpa y tribunas la bandera que más sienten, las del Chivo, el Ovalo, el Toro o el Carnero, las cuatro marcas que dividen a los tuercas en la categoría más pasional del deporte motor nacional, que ayer registró una masiva concurrencia en el Templo de la Velocidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS