Ovación

Pizzi insiste en que en Central aún no es momento de mirar la tabla de posiciones

"Nosotros queremos estar en la parte alta, pero no es algo que me inquiete ni me preocupe demasiado porque no es el momento de mirar la tabla. Sí pretendemos estar en los puestos de arriba para fortalecer el mensaje hacia los jugadores y para que la identidad que queremos tenga credibilidad a nivel social", dijo el técnico de Central.

Miércoles 28 de Septiembre de 2011

"Nosotros queremos estar en la parte alta, pero no es algo que me inquiete ni me preocupe demasiado porque no es el momento de mirar la tabla. Sí pretendemos estar en los puestos de arriba para fortalecer el mensaje hacia los jugadores y para que la identidad que queremos tenga credibilidad a nivel social". Juan Antonio Pizzi, como tantas otras veces desde que se inició el torneo, hizo referencia a la poca importancia que le da a los puntos a esta altura del campeonato. Para el análisis y las conclusiones quedará si esas palabras son un mero recurso discursivo o si verdaderamente en lo que técnico de Rosario Central piensa. "Creo que ese momento llegará en marzo o abril del año que viene", sostuvo ayer el DT ante la consulta de Ovación.

A partir de ahí se puede empezar a desmenuzar el discurso de Pizzi. Por supuesto sin dejar de lado el contexto en el que está el canalla en cuanto a números. Porque el equipo, con 15 unidades, marcha como único escolta del líder River (15), pese a que Gimnasia y Esgrima de Jujuy (13) tiene un partido pendiente.

Precisamente es en esta condición de protagonismo donde surgen las incógnitas respecto a las palabras del DT. Palabras que comenzó a exponer en el vestuario de Atlanta (0-0), en el que el equipo venía de cosechar siete de los nueve puntos en disputa. Lo mismo ocurrió tras la victoria contra Instituto (cuarta fecha, 10 puntos de 12) y se refugió en esa frase tras la agónica victoria del pasado domingo en Corrientes.

Pizzi siente que el hoy impone centrar la atención en otras cuestiones que considera primordiales. Por ejemplo en "seguir esforzándose, tratando de sacar la mayor cantidad de puntos posibles y mantenerse". Y apuntaló su forma de pensar al decir que "cuando me refiero a no mirar la tabla pienso en que si nosotros ahora vamos primero, quinto o décimo, mi mensaje o mi optimismo de cara al objetivo final que es el ascenso, es siempre el mismo. Por eso hoy a mí no me sirve de nada estar en la posición que estamos o cinco puesto más abajo. Esa es la relatividad que le doy a la tabla de posiciones".

No obstante, hay detalles que no pueden ni deben ser soslayados. Y que tienen que ver con la tranquilidad que los números hoy aportan. Porque más allá del pensamiento del entrenador, el hincha no siente lo mismo viendo al equipo en la parte superior de la tabla que en la mitad. Basta repasar cómo se fue la gente del Gigante de Arroyito cuando Central no pudo ganarle a Guillermo Brown y dejando escapar la chance de convertirse en líder, por ese entonces junto a Gimnasia y Esgrima de Jujuy, pese a que desde que arrancó el campeonato los canallas sólo una semana estuvieron fuera del lote de los cuatro primeros, precisamente después del choque contra el equipo de Puerto Madryn.

Aferrados a esa sensación de tranquilidad que brinda el protagonismo también está el plantel. Porque, se sabe, el estado de ánimo influye ya sea para afrontar un partido como para cumplir con cada jornada de entrenamiento.

Pero para esto Pizzi también tuvo una respuesta. "Para algunos el estado de ánimo es determinante, pero no me puedo guiar por eso. Yo me tengo que trabajar y exigir siempre de la misma forma. No es que en los puestos de arriba dejo de exigir ni me deprimo si estamos más abajo. La intensidad tiene que ser la misma, teniendo en cuenta que el objetivo final es llegar en los dos primeros puestos al final del campeonato".

Los resultados dirán si cuando Pizzi decida prestarle real atención a la tabla de posiciones se sentirá o no conforme. Por lo pronto, los jugadores, pero sobre todo él, como cabeza de grupo, podrá sacar provecho que el mensaje futbolístico que baja tenga como plafón la calma que otorga mantenerse en la pelea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario