Ovación

"Pese a mi pasado en Central, el mejor equipo argentino de este momento es Newell's"

Lo dijo Rodolfo Arruabarrena, DT desocupado y el ex lateral de Boca Juniors. El Vasco además dijo que “hay amistades entre jugadores, y dirigentes con periodistas que confunden las cosas"

Miércoles 19 de Marzo de 2014

El Vasco Rodoldo Arruabarrena, ex lateral de Boca Juniors y en la actualidad técnico desocupado, diagnosticó que los problemas internos por los que atraviesa el conjunto xeneize “tienen su origen en las amistades entre jugadores y dirigentes con periodistas, que confunden las cosas”.

 
En medio de la charla en la que se refirió a la actualidad boquense y a otros temas, el ex lateral habló sobre sus gustos  futbolísticos y en ese marco puso a la Lepra arriba de todos. “El mejor equipo argentino de este momento es Newell's, y lo digo pese a mi pasado en Rosario Central”, resaltó el Vasco.
 
Volviendo al mundo Boca, el ex DT de Tigre y Nacional argumentó que “las amistades que existen entre jugadores y dirigentes con periodistas, confunden las cosas, porque hacen públicas cuestiones que deberían morir dentro del vestuario”.
 
“(Pablo) Ledesma se equivocó al dar una conferencia de prensa en la que divulgó cosas que debía callar, porque eso le trajo muchos problemas a Boca, pero tampoco comparto que (Juan Manuel) Martínez haya hablado con la prensa cuando existía un pacto entre  todo el plantel para no hacerlo”, fustigó Arruabarrena en una entrevista con el programa radial Deportivo Télam.
 
Arruabarrena tiene como último paso registrado en su carrera como técnico un irregular período al frente de Nacional, de  Montevideo, y su nombre siempre sale a la luz cuando de dirigir a  Boca se trata, sobre todo a partir de las dudas que se generan en torno a Carlos Bianchi de cara a la finalización de la temporada.
 
“Con Bianchi no hablo desde fines del año pasado, cuando me  llamó para consultarme por algunos jugadores uruguayos que le interesaban para llevarlos a Boca”, confió.
 
“A mí no me gusta que un dirigente me llame para dirigir a un equipo cuando hay otro entrenador trabajando. Mi representante, Eduardo Gamarnik, me conoce muy bien y sabe lo que pienso al respecto”, puntualizó.
 
El Vasco confió que posee algunos otros “códigos” que no todos respetan, como por ejemplo “ir a ver a un equipo cuando no anda bien, porque puede suponerse que uno está mostrándose para reemplazar al entrenador que está allí”.
 
“Por supuesto que todo mi cuerpo técnico quiere trabajar y mi ayudante de campo, Diego Markic, va a ver muchos partidos en mi lugar, pero hoy en día la demanda de los entrenadores es muy superior a la oferta que existe en el mercado”, precisó.
 
“Mi fórmula es la de ver a todos los equipos cuando empieza el campeonato, y después de transcurridas algunas fechas ya soy más selectivo con eso y miro a los que más me interesan”, explicó al ser consultado sobre esa búsqueda de trabajo personalizada que lo  tiene hoy del otro lado del vidrio".
 
Arruabarrena señaló como verdad de Perogrullo que para volver al ruedo, “lo primero que hace falta es que un colega se quede sin trabajo”, y rescató como “positiva” la experiencia en Nacional, al que llegó “para hacer una limpieza en el primer semestre y consolidar al equipo en el segundo”, algo que logró a medias.
 
“Dirigir a uno de los dos equipos más grandes de Uruguay con solamente 37 años fue algo importante para mi carrera”, reflexionó, mientras tomaba impulso para meterse otra vez de lleno en el "mundo  Boca".
 
“Es lógico que siempre se la tomen con (Juan Román) Riquelme,  porque él es el emblema de Boca, y por eso siempre está envuelto en  polémicas. Pero no es saludable que situaciones como las que se están viviendo ahora, ocurran en medio del campeonato”, alertó.
 
“Si yo le cuento algo a un periodista amigo para que  trascienda, eso está hablando muy mal de mí. Y si él se aprovecha de mi confianza para divulgar un asunto que no debería salir a la  luz, entonces eso habla mal de él. Una vez en Villarreal me peleé con un compañero español y nadie se enteró. Y hoy somos grandes amigos”, argumentó.
 
En lo que respecta a la selección, el Vasco sentenció que “Lucas Orbán, al que dirigí en Tigre, tendría que ser el lateral izquierdo. Es un  jugador que me encanta”.
 
“Lo mismo me pasa con Carlos Tevez, con quien estuve en Boca. Para mí es un monstruo, un jugador diferente, pero quizás no encaja con el gusto de (Alejandro) Sabella. Esa es una explicación posible de porqué no está en el seleccionado”, concluyó. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario