Ovación

Pegó muy fuerte la Vinotinto: Argentina perdió con Venezuela por primera vez

Alejandro Sabella sufrió en carne propia verse superado por un entrenador que mostró más inteligencia. César Farías arriesgó mucho mandando a Ecuador a la selección bis (perdió 2-0), guardando todo para el enfrentamiento de anoche. Y eligió la calurosa Puerto de la Cruz que Argentina sufrió muchísimo, desgastado por el duelo de cuatro días antes ante Chile. Por eso el 1 a 0 histórico de Venezuela.

Miércoles 12 de Octubre de 2011

Alejandro Sabella sufrió en carne propia verse superado por un entrenador que mostró más inteligencia. Es que César Farías, de él se trata, arriesgó mucho mandando a Ecuador a la selección bis (perdió 2-0), guardando todo para el enfrentamiento de anoche. Y no sólo eso. Eligió la calurosa Puerto de la Cruz para el choque, que Argentina sufrió muchísimo, desgastado como estaba por el duelo de cuatro días antes sostenido ante Chile. Por eso el 1 a 0 histórico (ver aparte) de Venezuela y el cachetazo demasiado pronto para una selección a la que la gente, antes de la asunción del nuevo entrenador, le perdió la confianza.

Farías, muy cuestionado por la prensa caribeña tras la derrota en Ecuador, anoche sacó pecho. ¡Y cómo! Vencer a Argentina fue la frutilla del postre para un trabajo que no por casualidad le dio el gran cuarto puesto de la Copa América. Y Argentina lo padeció.

La selección tuvo respuestas en los primeros minutos del partido, donde el esquema más cauteloso de Sabella, con cinco defensores, parecía capaz de hacer control de pelota e imponer el protagonismo. Un remate envenenado de Messi que sacó Vega, luego de un par de aproximaciones de Higuaín, hacían pensar en un partido menos traumático. Pero no fue así. Bastó que Venezuela metiera miedo en una contra que sacó Andújar de cabeza para que todo cambiara.

Desde ahí, la pelota fue una asidua visitante en el área albiceleste y se empezó a vislumbrar lo que vendría después. Es decir, que Argentina se quedaría sin piernas ante un rival que le empezó a meter velocidad y que se dio cuenta que podía desnivelar a través de un desgaste físico.

"Cansancio" fue la palabra empleada por varios jugadores a la salida del vestuario, donde se reconoció que el plantel local fue por demás de inteligente. Y que tuvo su momento cúlmine cuando, en una pelota parada, Amorebieta metió un cabezazo espectacular para vencer a Andújar, que ya se había erigido en la mejor figura argentina.

La derrota seguramente dejó enseñanzas acerca de cómo encarar una doble cita. Pero sobre todo, el dolor de la impotencia que ya parece ser, peligrosamente, moneda corriente.

Lo perderá

Marco Rojo sumó anoche su segunda amarilla y no podrá jugar en la próxima jornada ante Bolivia. Habrá que ver a quién convoca Sabella como lateral zurdo para ese cita.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario