Rugby

Pedro Imhoff: "Cargábamos con una mochila muy pesada"

Clasificar a cuartos del Nacional, después de tres años, fue un alivio para Duendes. "Logramos un objetivo importante, pero no nos vamos a quedar con eso", dijo el capitán verdinegro.

Martes 17 de Abril de 2018

El partido que Duendes le ganó el sábado a Tucumán Lawn Tennis en la caldera del parque 9 de Julio le valió la ansiada clasificación a los cuartos de final del Nacional de Clubes. Así el equipo del Fantasma volvió a meterse entre los ocho mejores del país, una asignatura que hacía tres años tenía pendiente. Con 141 tantos a favor y 122 en contra, de los seis partidos que jugó, el verdinegro ganó cuatro y perdió los dos restantes, logrando el objetivo en una zona muy pareja.


"Tuvimos buenos partidos aunque por momentos no jugamos bien, pero creo que eso también fue mérito de los rivales. Enfrentamos a muy buenos equipos, que a veces te hacen jugar mal. El balance es muy positivo. Como hacía varios años que no pasaba, estuvimos a la altura del torneo y logramos clasificar a cuartos, que era lo que buscábamos", destacó Pedro Imhoff, capitán de Duendes, al analizar al verdinegro tras la disputa de la primera parte del torneo más federal de la Argentina.

¿Cuán importante fue el triunfo ante Hindú en el debut?

Era un partido que fuimos a ganarlo sabiendo que era muy difícil. Y nos encontramos con un triunfo que aclaró un poco el panorama y nos dio aire. Cuando lo ganamos nos dimos cuenta de que estábamos a la altura, como dije antes. Reafirmamos el objetivo sabiendo que no había que desaprovechar ese resultado, porque sino iba a quedar sólo en la anécdota. El equipo fue consciente de eso y pudo cerrar el partido el lunes para ya pensar en Lawn Tennis. Con los tucumanos tuvimos un buen partido y seguimos pensando en la clasificación.

Después enfrentaron a CUBA en Villa de Mayo, en un partido raro... porque si tenían que ganar uno de los dos partidos ante ellos era ese y no la revancha.

Sí, fue un partido raro, en un horario poco habitual (al mediodía). Arrancamos dormidos, nos hacen un try en la primera jugada... pero pudimos reponernos rápido de ese golpe y una semana después les ganamos.

¿Alguna vez tuvieron ese temor de no pasar de ronda, de repetir lo que venía pasando en los últimos años?

Cuando perdemos con Hindú, un partido que creo podríamos haber ganado, sentimos... no sé si temor, pero que la clasificación no era segura y estaba la posibilidad de quedar afuera nuevamente. Pusimos cabeza y nos concentramos. Teníamos confianza en nuestro juego y en nuestro equipo para ir a jugar a Tucumán. Sabíamos que era una parada difícil, pero no imposible. Y el sábado creo que hicimos bien las cosas, confiábamos en que podíamos y nos trajimos el triunfo.

Meterse en cuartos, ¿a Duendes le significó sacarse una mochila grande?

Sí. La verdad es que era una mochila muy pesada la que veníamos cargando. Te diría que mucho más pesada que defender los siete torneos del Regional. Estar afuera no es lindo y más en un club como el nuestro que siempre estuvo peleando, jugando finales. Era muy difícil hacerse cargo de eso. Y justo le tocó a este grupo de jóvenes, que la mayoría ya vivió lo que es quedarse afuera pero no lo que es estar entre los mejores del país. Ahora hay que seguir y tratar de reducir el número: estar entre los mejores cuatro.

¿Que haya siete equipos de la Urba y esté Duendes solo representando al interior, para vos que representa?

Muchos cuestionan el nivel del interior por esto, pero yo no creo que sea así. Hay buenos equipos que, lamentablemente, no tuvieron buenos resultados. Personalmente es una alegría enorme, por Duendes. Estar entre los ocho mejores del país es algo hermoso, pero también una responsabilidad: ahora hay que representar no sólo al rugby de Rosario sino a todo el interior en la fase que sigue.

Quedan tres partidos que son tres finales. ¿Ahora la apuesta es al resultado o a seguir evolucionando en el juego?

Uno a cero y a casa. En partidos definitorios el juego pasa a otro plano. Lo que sí creo es que si jugás bien tenés más posibilidades. Ante equipos como los que vamos a jugar, como San Luis, si jugás mal no creo que tengas muchas chances de ganarle. Apostaría a trabajar para tratar de tener un muy buen juego pero el sábado a ganar como sea.

San Luis demostró que es un equipo duro, que si le dan soga sabe lastimar. ¿Por dónde van a pasar las claves del partido?

Para mí San Luis fue el equipo más completo en lo que va del torneo hasta ahora. Tienen un pack de forwards muy fuerte y tres cuartos que definen, que hacen tries. Por cómo son estos partidos creo que las claves van a pasar por la obtención, por marcar puntos cuando puedas marcarlos y tener una buena defensa para que te hagan la menor cantidad de tries y puntos posibles. Son partidos de hacha y tiza, por lo que el que cometa menos errores tiene más posibilidades de llevárselo.

La gente de Duendes, más allá de ganar o perder, quiere un equipo protagonista.

Sí, es así. La historia de Duendes fue siempre así: con equipos chicos peleó para estar entre los mejores. Después de varios tropezones, pudimos volver a poner a Duendes en el lugar que se merece. Pudimos hacer que se vuelva a hablar del club a nivel nacional, algo que hacía unos años habíamos perdido. Ahora ser el único del interior creo que te hace ser más protagonista y eso es una alegría muy grande.

¿Te sorprendió algo del equipo?

No. Sorprenderme no. Sí me puso muy contento ver la actitud de los jóvenes, que con muchas ganas, muy motivados, se pusieron la camiseta de Duendes para cumplir con un objetivo que era muy difícil. Eso, como capitán, me da una satisfacción enorme.

Dicen que Duendes cada vez que se mete en zona de definición se transforma en un equipo complicado. ¿Es así?

Ojalá, eso podría haber sido antes, que teníamos más jugadores de experiencia... Igualmente quedan algunos jugadores que tienen varias definiciones jugadas encima como Pitu (Miralles), Maxi (Nannini) o Juan (Rapuzzi). Necesitás de esa experiencia pero también de las ganas que tienen los más jóvenes, ambas son claves. Hoy por hoy el equipo no llegó a su techo, todavía nos falta, pienso que no llegó a dar todo lo que puede.

Este fin de semana no se juega. ¿Viene bien el descanso o le cortaron el envión?

Viene bien. El Nacional es un torneo duro y los jugadores llegamos cansados, tanto física como psicológicamente. Es un torneo que no te deja descansar, por eso esta semana libre sirve.

El primer objetivo, el de estar entre los ocho mejores, ya se cumplió. ¿Ahora qué?

Ahora... ver qué pasa, ir partido a partido. Cumplimos un gran objetivo al entrar entre los ocho pero no nos vamos a quedar con eso. Tenemos ganas de seguir. Sabemos que es muy difícil, pero entrenándose, dejando todo, no es imposible.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario