Ovación

Paulo Ferrari y su vuelta: "Coudet es quien debe evaluar y decidir”

El Loncho trabaja como siempre, pensando que su regreso al primer equipo está cada vez más cerca. Siente que la chance le llegará y cuando eso ocurra “debo aprovecharla al máximo”.

Lunes 12 de Octubre de 2015

Tranquilidad, deseo, trabajo, ansiedad. Paulo Ferrari apeló varias veces a esas palabras para describir lo que siente. Y a la hora de expresarse sobre lo que espera fue tajante. “Cuando llegue la chance tendré que aprovecharla al máximo”, confió el defensor canalla, quien entiende que el retorno a la actividad está cada vez más cerca luego de la doble operación de tendón de Aquiles derecho. De igual forma no se hace la cabeza. Prefiere manejarlo con cautela, sabiendo que está entregando lo mejor de sí en cada práctica, pero teniendo muy en claro que “es Coudet quien debe evaluar y decidir” el momento adecuado para el regreso al primer equipo (ya jugó dos partidos en reserva). Todo en la previa de una semana en la que sus posibilidades podrían potenciarse por los inconvenientes que el Chacho Coudet tendrá para armar la defensa, aunque para el Loncho ese será sólo un ingrediente más.
  ¿La que comienza va a ser una semana especial o al menos con otras expectativas?, fue la primera consulta de Ovación en el extenso diálogo con Ferrari. “No sé si diferente, va a ser una semana en la que seguiré entrenando como siempre, a full, para estar al ciento por ciento y esperando por el día en el que tenga una posibilidad, pero las expectativas son las de siempre”, esgrimió el Loncho.
  Y sabe que ese día llegará. El próximo fin de semana o más adelante. “Yo trabajo para eso. Me vengo recuperando hace tiempo con la meta fija en volver jugar. Obviamente que la ansiedad y las ganas de volver a sentir lo que es jugar un partido son muchas. Más allá de todo, lo que tengo muy en claro es que hay que estar muy tranquilo y entrenar al máximo para demostrarle al técnico que uno ya está bien para empezar a competir”, dijo.
  —Esta semana por ahí se hable más de vos por los contratiempos que existen por lesiones y suspensiones.
  —Obviamente. Es una realidad que se va a hablar de mí por las circunstancias. Por mi cabeza pasa todo eso, pero desde mi lado no tengo otra que entrenarme para pelear por un lugar. Después, es Coudet junto a su cuerpo técnico quien debe evaluar y decidir cuándo uno está para jugar.
  —Imaginate que cuando vuelvan a trabajar el Chacho te dice que te necesita contra Argentinos Juniors. ¿Le decís que ya estás listo para jugar un partido de primera?
  —La primera tiene un ritmo bárbaro y nuestro equipo juega a un ritmo tremendo y eso sería un gran desafío para mí. Yo me siento bien y listo, pero el cuerpo técnico siempre tiene una mirada más ajustada a la realidad.
  —¿La ansiedad que antes nombraste es mayor a la de hace un par de meses por esto de que ves que cada vez estás más cerca del retorno?
  —Seguro. Hace más de un mes sabía que no estaba bien y que debía trabajar en esa puesta a punto, por eso hice muchas prácticas de fútbol y jugué algunos partidos en reserva. Con todo eso fui mejorando mucho y cuando eso sucede y ve que una posible vuelta está más cerca te van agarrando cada vez más ganas y la ansiedad crece. Igual no es algo que no se pueda manejar.
  —Uno imagina que este tipo de sensaciones las podés manejar hasta desde tu gran experiencia.
  —Sí, porque tengo bien en claro que tengo que estar al ciento por ciento, que la oportunidad en algún momento va a llegar y que voy a tener que aprovecharla. Yo puedo pensar mucho, pero la verdad va estar cuando me toque jugar. Es ahí donde tendré que demostrar que estoy bien.
  —¿Qué te dejaron los dos partidos en reserva que jugaste y en los que estuviste los 90 minutos?
  —Los partidos en reserva y también las prácticas de fútbol sirven para sacarte los miedos que podés llegar a tener, más en mi caso, que tuve una lesión complicada y encima dos veces, por eso siempre es posible que aparezca algún miedo. Pero en esos partidos me los saqué todos porque los jugué completos. Además, los entrenamientos los hago al máximo y entrenó con absoluta normalidad. Es cierto que en un partido oficial tenés movimientos que en una práctica no los hacés, pero esas son pequeñas cosas que también me sirvieron.
  —¿Haberte sacado esos miedos es el primer paso importante de cara a la vuelta?
  —Totalmente. No se puede entrar a jugar un partido de primera y andar especulando. Una vez que entrás, tenés que dar el ciento por ciento.
  —Te tocó hacer la minigira por Mendoza y San Juan. Más allá de haber quedado fuera del banco, ¿qué te dejó esa experiencia de volver a ser parte de la delegación, de viajar con ellos y no en tu auto particular, incluso estando enyesado, como siempre lo hiciste?
  —Fue importante y muy lindo porque después de más de diez meses volví a concentrar. Estuvo bueno eso de volver a estar con el compañero, volver a estar en el vestuario ya como parte del plantel. Son cosas que estuve mucho tiempo sin vivirlas y que quiero empezar a vivirlas de nuevo. Estoy esperando dar otra vez esos pasos y espero que sea lo antes posible.

La cinta es lo de menos

“Nooo (risas). No hay ningún problema con ese tema”, dijo Ferrari, entendiendo el tono de broma cuando se lo consultó sobre si, cuando le toque, le iba a pedir la cinta de capitán a Ruben. “Somos muy amigos con Marco y cualquiera que sea el capitán está bien. Me pone muy contento el presente que está teniendo porque es un gran jugador y una persona extraordinaria. No es un tema que nos tenga preocupados, je”, dijo el Loncho.
—¿O sea que ese no es un problema?
—¡Ni hablar! Hoy lo único que se me cruza por la cabeza es entrar a una cancha. Hace tanto que no lo hago que imaginate las ganas que tengo.

El buen nivel del equipo

El nivel del equipo fue también motivo de charla con Ferrari, al igual que los objetivos que quedan por delante. “Estamos a pocos partidos del final y tenemos chances en todas las competencias, más allá de que en el torneo sabemos que estamos lejos. Después, nadie puede sacarnos la ilusión del tema de las copas y vamos a intentar alcanzar esos objetivos, como así también pelear el torneo hasta lo último. Hace mucho que no se vivía un presente como este y tratamos de enfrentarlo y disfrutarlo con mucha ilusión”, dijo. Y agregó: “Ese nivel de juego que el equipo está mostrando es lo mejor que tenemos y lo que más nos ilusiona”.

El futuro de Coudet

La continuidad del Chacho fue tema de conversación en lo últimos días, con un dirigente que dijo lo suyo, y Coudet que rápidamente se atajó. “Creo que no hay dudas sobre eso. Sería muy importante para el club y estoy convencido de que va a ser así, no porque sepa algo, sino porque es lo que me gustaría. El Chacho es fanático de Central y todos sabemos lo que quiere al club. Además se armó un muy buen equipo y creo que las cosas van a seguir así, pero si él dice que tiene que reunirse con los dirigentes lo hará”, sentenció Ferrari, para quien “en lo personal es lo que quiero y deseo. Creo que este proceso tiene que tener continuidad. El técnico lo merece”.

Alvarez se prepara, falta otro defensor

Pablo Alvarez será una de las caras nuevas. Lo demás, dependerá de lo que elija Eduardo Coudet. Con el partido del próximo domingo ante Argentinos Juniors, el Canalla pondrá primera hoy en la semana de entrenamiento. El defensor ya cumplió una fecha de suspensión y está en condiciones de volver. Ocupará el puesto de Víctor Salazar (suspendido) o Cristian Villagra (lesionado). ¿El otro? Por ahora es una incógnita, más teniendo en cuenta que Yeimar Gómez Andrade también está suspendido. Después de Argentinos, Central jugará por Copa Argentina (semifimifnal frente a Racing), el viernes 23 en el estadio Padre Martearena de Salta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS