Clásico rosarino

Parot no quiso perdérselo y fue un guerrero

El chileno jugó disminuido físicamente pero entregó todo y clausuró el lateral izquierdo. El portugués no incidió, entró poco en juego y fue reemplazado.

Lunes 11 de Febrero de 2019

Fue evidente que Alfonso Parot jugó en inferioridad física. Al rato del comienzo del partido se notó que tenía dificultades en esa misma pierna izquierda que había puesto en duda su presencia. La distensión en el músculo inguinal izquierdo había mantenido en vilo a todo Central en la previa del clásico, pero el chileno quiso jugar a toda costa. No tuvo intenciones de perderse por nada del mundo el partido de la ciudad y se arriesgó. Si bien por momentos se agarró la pierna, o caminó con alguna dificultad, dando la sensación de que iba a ser reemplazado, tuvo un enorme despliegue, fue duro en la marca y hasta se proyectó con seguridad.
   Semejante entrega y rendimiento lo convirtió en uno de los jugadores fundamentales del empate que sacó Central en el Coloso. Metió, puso pierna fuerte y luchó, pese a que en algunos de esos encontronazos sintió que la pierna no le respondía. Pero a los pocos segundos se reponía y seguía entregando todo.
   La amarilla que le mostró Abal por una infracción a Maxi Rodríguez fue la quinta amonestación en el torneo y se perderá el encuentro del jueves contra River en el Gigante. El chileno tenía en mente que le muestren esa tarjeta durante el partido porque sabía que el físico no le permitiría estar contra el millonario. De esa manera se limpió de tarjetas.
   Parot no tuvo complicaciones en la marca de Figueroa en la primera etapa. Tampoco en el segundo tiempo cuando por su sector se movió Cristian Insaurralde. Y siguió con la misma firmeza durante el rato que Maxi Rodríguez se trasladó a esa zona. El chileno cerró el lateral.
   Las ocasiones en las que se proyectó por el costado, fue con decisión, fortaleza y prolijidad. Subió más en el primer tiempo que en el segundo. El físico le fue restando energía y se ocupó más de que no haya inconvenientes por la izquierda de la defensa que por colaborar en ofensiva.
En un partido que Central lo jugó con los dientes apretados, Parot fue pura entrega, dando incluso más de lo que podía.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario