Ovación

Para Lequi, uno de los referentes de Central, hubiese "sido injusto" que lo sancionaran

El defensor canalla Matías Lequi se mostró "contento" por no haber sido suspendido, dijo que tendría que haberse "callado la boca", pero que se puso como loco cuando la policía empezó con los balazos de goma a la tribuna donde estaba su hija y su familia. No obstante, Matías dijo que esto "ya pasó" y ahora hay que pensar en Atlanta, que "es el rival más difícil e importante que tenemos"

Viernes 24 de Febrero de 2012

Después de una semana con versiones de todo tipo, el defensor de Central Matías Lequi se mostró "contento" por no haber sido suspendido, luego de que el juez Luis Alvarez lo informara en el partido anterior. , dijo que tendría que haberse "callado la boca", pero que se puso como loco cuando la policía empezó con los balazos de goma a la tribuna donde estaba su hija y su familia.

"Estoy contento, el juez (Luis Alvarez) escribió lo que le dije. Se los había comentado en la semana, gracias a Dios no me sancionaron, porque quería jugar este partido especialmente", dijo Lequi este mediodía, tras el ensayo matutino.

Y enseguida, cuando fue consultado si hubiese sido injusto, sentenció que "sí, sobre todo por lo que le dije, me saqué porque cuando empecé a escuchar los balazos de goma en la tribuna me puse mal, porque estaba mi nena de dos años, estaba mi familia, mis hermanos, mis amigos, por eso se me fue la mano, pero nunca fue más que un reclamo al árbitro".

Y agregó: "No sólo me puse mal por mi familia, también por la gente, porque no me gusta que eso pase, pero por ahí el tipo (el juez) tampoco fue tan responsable como se dijo".

Además de reconocer que él no habló con nadie, que "los dirigentes manejaron las cosas y yo sólo esperé", dijo que esto le dejó como enseñanza que "me equivoqué, tengo que callarme la boca, pero reitero los motivos de porqué hable".

Respecto a cómo vivió esta semana especial, si pensaba que no se salvaba de la sanción, Matías sorprendió con su sinceridad: "No sabía que pensar, porque nunca me había pasado eso del informe, no sabía que existía lo del informe. Por un lado a principio de semana éramos bastante negativo, porque me dijeron era como una expulsión, pero después con el correr de la semana me dijeron que si el juez no ponía insulto podía zafar".

De todos modos para Lequi este incidente tiene que quedar en el olvido y pensar en el partido de mañana."Para mañana tenemos que pensar en el rendimiento de Central. Gimnasia ya pasó y tenemos que nosotros pensar en Atlanta, que es el partido más difícil y el más importante del año".

Y enseguida lo fundamentó: "No es un partido accesible, es el más difícil del año, por lo que genera, por la carga emocional que venimos teniendo en estos tres partidos, porque corriste mucho, pero emocionalmente te desgastaste mucho más de lo que corriste, por eso y más allá del rival es el partido más difícil e importante del año".

Respecto al rival, comentó: "Es un equipo que va a querer mostrarse, los jugadores tienen un técnico nuevo y van a querer mostrarse. Allá fue complicado, entonces, más allá del rival, hay que estar atento a lo que hagamos nosotros, presionarlo y tratar de ganarlo de entrada".

Más allá de que Lequi no fue sancionado, ante Gimnasia llegó a la cuarta amarilla por lo que, si mañana le muestran una trajeta más, se perderá el partido del sábado 3 ante Instituto en Córdoba. "No puedo pensar en eso, porque a veces tenés que hacer cosas, que son inevitables", dijo el experimentado zaguero.
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario