Ovación

Para el Central del Kily, el salto es hoy

El canalla tendrá una prueba de carácter ante Godoy Cruz. Si bien ningún resultado lo condena, el triunfo en Mendoza le será vital para la clasificación

Lunes 23 de Noviembre de 2020

Con tres en el fondo, con cuatro, con cinco; con tres volantes o alguno más; con uno o dos puntas. Esos serán números simplemente para ordenar tácticamente al equipo, pero no son los números verdaderamente importantes para el Central del Kily González. Es cierto que una determinada forma de parar el equipo y, por ende, de jugar puede significar un empellón o un retroceso, pero de lo que se trata esta tarde en Mendoza ante Godoy Cruz es de los números finos, y combinaciones incluso, que se empezaron a dar desde el momento en que se consumó la derrota frente a Banfield. Ni hablar después de lo sucedido el viernes por la noche en el Florencio Sola (victoria de River ante Banfield). Por todo eso es que los únicos números que le importan al canalla es el de los puntos que ya no puede sino que debe cosechar: léase tres. ¿No es un partido definitorio? Porque ningún resultado lo deja fuera de carrera. Sí es un hecho que un triunfo lo mantendría con chances y que un empate sería “prácticamente” condenatorio. Por eso, es victoria a como dé lugar hoy en el Malvinas Argentinas.

   El ritmo frenético que propone este formato de torneo fue directamente proporcional a las sensaciones que abrazaron a este Central del Kily, renovado por cierto y aún en busca de su identidad y afianzamiento. Porque aquella felicidad por el arranque ganador precisamente contra el rival de esta tarde, en un abrir y cerrar de ojos se consumió. Si no se apagó del todo es porque, como suele decirse en el fútbol, mientras hay vida hay esperanza. Y Central tiene una vida más, la que deberá aprovechar.

   Rápidamente Central se puso en un lugar al que los equipos le suelen esquivar: mirando las cosas que suceden por encima para ver si puede meterse nuevamente en la discusión. Por eso hay una parte ineludible que el canalla tiene que cumplir en Mendoza y tiene que ver con la necesidad del triunfo. Se insiste, después de aquel inicio esperanzador, el correr de las fechas fue poniendo las cosas en un lugar incómodo para Central y, proyecto mediante en esto de que aparezcan chicos de las inferiores, las urgencias hicieron base en Arroyito y empezaron a golpear la puerta.

Kily.jpg
El Kily espera que su Central encuentre la mejor versión futbolística.

El Kily espera que su Central encuentre la mejor versión futbolística.

   Es, por escándalo, la primera y gran prueba de carácter que tendrá Central en el torneo. Porque lo ocurrido hasta aquí fue golpear o que lo golpearan y a partir de ahí ver en qué lugar quedaba parado. Hoy la cosa cambió. Ahora sí debe golpear e impedir que lo golpeen.

   Es imposible a esta altura para Central, viendo cómo está la situación, permitir que su suerte quede librada al azar o, en el mejor de los casos, a la puntería del rival, como sucedió contra Godoy Cruz en la primera fecha. Es inadmisible que se cometan los errores como pasó frente a River. Ya sería el colmo que suceda algo similar a lo vivido en el Gigante hace poco más de una semana contra Banfield. Central no está para tomarse ese tipo de licencias. Está para corregir todo lo malo que viene haciendo y repetir las cosas buenas, que también existieron.

>>Leer más: Central necesita levantar la guardia y algo más

   Sin dudas lo que notó el Kily es que la mejor producción del equipo fue ante River y por eso vuelve al esquema de cinco defensores, con los dos laterales (Martínez y Blanco) bien abiertos e intentando proyectarse constantemente.

Forma2.JPG

   Más allá de la forma que el Kily utilice para plantear el partido, las licencias están en período de extinción. Ya sin cuerda de la cual tirar hay una sola forma de entender el partido de hoy en el Malvinas Argentinas. Por eso, con un esquema o con cualquier otro, solo es cuestión de ganar.

Cuestión de números

El triunfo de River fue lo peor que le pudo haber pasado a Central. ¿Por qué necesita ganar el canalla? Porque de hacerlo quedaría a 3 puntos de Banfield y River, teniéndolos que enfrentar a ambos. De esa forma, el equipo del Kily dependería prácticamente de sí mismo para lograr la clasificación. Con un empate ya dejaría de tener las riendas porque serían 5 los puntos de diferencia. Allí, Central necesitaría después dos triunfos más, mientras que tanto a River como a Banfield les alcanzaría con una unidad para terminar primeros en la zona: pueden perder ambos con el canalla y empatar con el Tomba (allí correría la diferencia de goles). Por supuesto una derrota sería casi eliminación, porque quedaría a 6 unidades, con la misma cantidad de puntos en juego y Central necesitaría ganar los otros dos pero que River o el taladro pierdan sí o sí ambos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario