Ovación

Para Carloni, el mejor negocio es ser opositor

Aquel que en política se arroga tener la verdad de lo que pasará en una elección es un mentiroso.

Martes 14 de Agosto de 2018

Aquel que en política se arroga tener la verdad de lo que pasará en una elección es un mentiroso. Nadie sabe lo que puede ocurrir adentro del cuarto oscuro. Existen millones de casos en que se da ganador de antemano a un candidato o una lista, pero en el momento de sufragar no se impone porque los votantes se dan vuelta como una media.

Todo esto viene a cuento porque se acercan los comicios en Central y los agitadores de uno y otro lado ya se declaran ganadores. Lo cierto es que está prácticamente definida la fórmula del oficialismo con Rodolfo Di Pollina como candidato a presidente y Ricardo Carloni como vicepresidente primero. Pero antes del acto plebiscitario hay que decir que no asoma como la mejor elección de Carloni formar parte de este oficialismo fracturado por la deserción de Luciano Cefaratti. Ya ni conviene caer en el revisionismo de ocasión y seguir escarbando en el océano de distancia que separa a Carloni del bloque duro del Crece, que tiene al presidente Raúl Broglia como el máximo tramador de alianzas. Quizás en este escenario de acción, el actual vicepresidente canalla tendría que haber aprovechado el almuerzo que mantuvo hace algunos días con Hernán Marty y Diego Lavezzi, los referentes de la oposición, para posicionarse con otras ínfulas y aspirar a algo más que una vicepresidencia.

Porque, al fin y al cabo, el cobijo que hoy le puede dar ese sector político que competirá en las elecciones elevaría su estatura como dirigente. Carloni ya tocó su techo como pieza de engranaje del oficialismo. A esta altura de su carrera política, él debería ser candidato a presidente o nada. O, en el peor de los casos, irse a su casa y esperar cuatro años más para moverse de nuevo en la arena política. Visto desde afuera, Carloni haría el peor negocio de su vida quedándose en un lugar en el que no es tan valorado. Hasta anoche, el vice no había dado el sí definitivo para acompañar a Di Pollina, aunque ya parece demasiado tarde para cruzarse a la oposición.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario