Ovación

Papelón por un lado, ¿falta de peso por otro?

Domingo 30 de Septiembre de 2018

Siempre, o la mayoría de las veces, la determinación sobre la disputa o no de un partido ante las inclemencias climáticas se tomaba minutos antes del inicio. Y la misma llegaba después de que el árbitro recorriera todo el campo de juego. Por supuesto que si el mismo estaba inundado o había tormentas eléctricas, con el fin de preservar a los futbolistas se optaba por la suspensión. Es lógico. Pero lo de ayer rozó lo patético. Hasta se podría decir que fue una vergüenza y un verdadero papelón porque se decidió que no se jugara cuatro horas antes. Sí, muchísimo tiempo antes, cuando existía la posibilidad de esperar, más aún teniendo en cuenta que el mismo se iba a jugar con hinchas visitantes que en su gran mayoría estaban merodeando la zona. Para colmo, la resolución partió desde la Superliga (a las 14, casi cuatro horas antes) sin que el juez Pablo Echavarría tuviera la chance de emitir opinión. Ni siquiera llegó al estadio y, por ende, ni tuvo chances de recorrer la cancha. Al menos eso es lo que le contó a Ovación (ver página 4). Un par de horas antes del horario pautado (17.45) las condiciones estaban dadas para que el encuentro se disputara sin inconvenientes. Nadie pensó en el público, que no sólo compró las entradas sino que hizo un gasto importante para viajar. ¿Quién se hará cargo de eso? Claro, el "peso" de Estudiantes incidió para que ayer no hubiera fútbol ya que el pincha juega por Copa Argentina el miércoles con San Lorenzo (también postergó) y sacó provecho, sin pensar en Newell's. La vieja historia de siempre se repite en una AFA "nueva", que repite los viejos desatinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario