Ovación

Pampas rosarinos de pura cepa verdinegra

Román Miralles, Jerónimo de la Fuente, Tomás Carrió y Emiliano Boffelli cuentan sus expectativas.

Miércoles 11 de Febrero de 2015

Jerónimo de la Fuente hizo realidad uno de sus sueños el año pasado, cuando disputó nueve partidos con Los Pumas. Ahora la ilusión del centro pasa por la posibilidad de integrar el equipo de Los Pampas por tercer año consecutivo. “Haber jugado las dos ventanas y el Rugby Championship fue soñado, pero este año es mucho más importante, hay un Mundial. Por eso creo que lo que viví el año pasado me va a servir para que este año me vaya mejor. Ojalá ahora pueda ganarme un lugar en el equipo que viajará a la Pacific”, confesó el back, un producto genuino del sistema UAR. Al referirse a esta convocatoria, señaló que “es una satisfacción y un orgullo enorme tener esa confianza año a año, y es por eso que uno trata de dar el máximo para retribuirle eso a los entrenadores”.
  —Se notó un crecimiento notorio del plantel de la primera ventana a la última, ¿A que se lo atribuís?
  —A la paciencia. Había muchos chicos nuevos, muchos debutantes, pero eso en la cancha no se sentía porque había jugadores experimentados que nos daban mucha confianza. Creo que la clave fue formar un equipo donde todos tiramos para el mismo lado. Estábamos todo el día pensando en rugby, pensando en mejorar, y los mensajes que venían del cuerpo técnico eran clarísimos.
  —Con la experiencia del año pasado, ¿cómo crees que será la Pacific este año?
  —Creo que todo va a ser más duro. El año pasado fuimos a jugar sin que nos conozcan y sin saber tanto de los otros equipos. Si bien teníamos una idea, no sabíamos a qué nos íbamos a enfrentar. Ahora, con un año de experiencia, ya nos van a conocer más pero nosotros vamos a llegar con un nivel un poco más alto que el año pasado.
  —¿Qué le puede aportar la gira y el torneo al equipo?
  —Nos vendrá muy bien para tener una buena competencia y medirnos en un nivel muy alto. Esa competencia nos servirá para crecer como equipo y queremos demostrar que podemos jugar con una franquicia del Súper Rugby, tal como sucedió el año pasado. Siempre es positivo tener competencia de primer nivel.
  —¿Que metas tenés para este año?
  —Los objetivos pasan ahora por ganarme un lugar dentro del plantel que viaja a Fiji y en el equipo, como te dije antes tratar de afianzar todo lo que viví el año pasado con Los Pumas. A largo plazo, el Mundial es el objetivo de todo jugador de rugby, pero para llegar a eso hay que ir paso a paso.

“Este es el año del Mundial, pero yo estoy enfocado en la Pacific”

El tren de la oportunidad volvió a pasar y otra vez se detuvo en la puerta de Román Miralles. Sus propios méritos lo hicieron posible. No obstante Pitu es consciente de que está jugando sus últimas cartas, aunque no lo diga. Sabe que su futuro depende mucho de él pero a la hora de elegir, prefiere la cautela. “Se que esta convocatoria es especial, porque este año es el del Mundial, pero yo estoy enfocado solamente en la Pacific. Se que primero me tengo que ganar un puesto y después rendir para poder tener alguna chance de poder integrar otro plantel más adelante”, confesó el back, haciendo un culto del paso a paso.
  Campeón de la Vodacom Cup en 2011 y de la Pacific Cup en 2014 con Los Pampas, Miralles es uno de los jugadores más experimentados de este plantel, lo que lo convierte en palabra autorizada para referirse al próximo compromiso del equipo argentino. “La Pacific va a ser un torneo duro, de eso no tengo ningún tipo de dudas, porque a estos torneos, todos van a probar jugadores pero todos lo quieren ganar. También va a ver dos amistosos, ante Warratahs y Auckland Blue que van a ser muy difíciles. Si me toca ir, personalmente creo que va a ser una buena experiencia enfrentarse con esos equipos. Por eso estoy entrenándome mucho para poder afrontar lo que viene”, reveló el fullback que cuenta con seis caps en Los Pumas.
  —¿Qué significa para vos que Los Pampas entrenen en Duendes?
  —Después de tantos años de viajar de acá para allá, yendo a concentraciones en todo el país, que nos toque ahora entrenar dos semanas en Rosario y más en el club, es algo que no tiene precio. Gracias a Dios me tocó, porque podría no haber tocado, pero bueno, estamos acá... entrenando en el patio de mi casa, literalmente.
  —Muchos jugadores están firmando ya contratos nuevos con la UAR. Como jugador, ¿cómo ves que se abra esa puerta paralela a los que pueden irse a Europa, por ejemplo?
  —Creo que ahora el jugador argentino tiene más opciones. Con esto de la franquicia, el jugador puede elegir y quedarse acá, estar cerca de su familia, sus amigos y a la vez vivir del rugby. Obviamente si Argentina quería crecer, en algún momento tenía que hacer un plan de este tipo. Muchos se van a quedar afuera pero muchos se van a quedar acá. Como jugador es muy bueno tener esa opción. A lo mejor, a nivel económico te conviene ir afuera pero no pasa todo por ahí. Lo más importante es tu bienestar y lo que vos quieras, es a dónde vos apuntás.

“Los entrenadores y el sistema me dieron una nueva oportunidad”

Tomás Carrió tuvo su revancha. Una lesión en la muñeca, más complicada de lo que tendría que haber sido, dejó al wing afuera de la cancha hace poco más de siete meses. La última vez que jugó fue ante Los Pumas, en Santa Fe, con Sudamérica XV. Luego de someterse a una operación, hizo todo lo que tenía que hacer para recuperarse bien y nunca dejó de entrenar. Desde entonces pasó bastante tiempo y las ansias de jugar recién se calmaron el sábado tras ingresar al campo de juego de Old Resian con la camiseta de Los Pampas. Autor de uno de los tries del equipo, el wing escribió en Facebook: “Feliz de volver a jugar, gran día ayer”, frase que resumió que lo peor ya había pasado.
  —Cómo tomaste este nuevo llamado a Los Pampas?
  —En un año especial, en un momento especial, yo tomo esta convocatoria como una oportunidad. Es una nueva cuota de confianza que me dan los entrenadores y que me da el sistema. Estoy muy contento, trabajando para poder estar a la altura.
  —De tu convocatoria a Los Pumitas hasta ahora pasó mucha agua bajo el puente. ¿Qué análisis hacés?
  —Cuando yo empecé arrancó el Pladar. Por esa época los jugadores solamente podían aspirar a ir a algún lado con el circuito de seven o tener un partido con los Jaguares contra Namibia. Afuera estaban dos pasitos arriba y había que levantar mucho la vara para estar a la altura. Ahora la cosa cambió y los hechos te muestran que hay una evolución muy importante que va teniendo el sistema año a año. Ahora hay más competencias... Argentina va a jugar en el Súper Rugby. Por eso hay que estar preparado para todos los compromisos donde la Unión se presenta. Lo del Pladar ayudó muchísimo, porque al jugar contra profesionales, uno tiene una brecha física que tiene que equiparar y con estos años del Pladar eso se fue logrando.
  —Vos saliste campeón el año pasado en la Pacific. ¿cómo crees que puede ser este año?
  —Para mí va a ser distinto por varios motivos. Ahora, por ejemplo, se juega con representativos de países y no hay equipos australianos, aunque hay dos amistosos previos muy importantes, que desde mi punto de vista van a ser más duros que la Pacific. Creo que los partidos del torneo tienen su nivel, son duros y muy físicos. El año pasado con Samoa y Tonga ya lo vivimos. Por eso pienso que, al que le toque ir, tendrá una linda gira. Ojalá pueda estar.

“Quiero aprovechar esta chance y demostrar por qué estoy acá”

Emiliano Boffelli es el menor de una familia que lleva el rugby en la sangre. Por el momento es una gran promesa que poco a poco se va convirtiendo en una realidad. El back cerró el año pasado y arrancó este con la mente puesta en Los Pumitas M20, sin embargo el destino le tenía guardada una sorpresa y lo convocaron para la concentración de Los Pampas, que se está llevando a cabo nada menos que en su ciudad natal y en Duendes, su club. Este llamado es el primero que recibió para un seleccionado mayor y según él “no me sorprendió, pero sinceramente no la esperaba. La verdad es que yo sé que si uno trabaja y se esfuerza día a día estas oportunidades pueden llegar. Me tomó en un momento en el que uno más aprende lo que le enseñan, por eso quiero sacarle mucho jugo a esta concentración, quiero aprender de los más grandes y de los entrenadores. Estoy muy contento por la posibilidad de estar acá”, confió el polifuncional jugador.
  Al referirse al trabajo que están realizando en Duendes, Boffelli, que ya sumó sus primeros minutos con la camiseta de Los Pampas (el sábado anotó uno de los tries en la victoria ante Argentina XV), destacó que “son días muy intensos y los estoy aprovechando al máximo. No se da todos los días el hecho de compartir los entrenamientos con jugadores que tienen una experiencia increíble. Están los mejores del país... por eso lo tengo que aprovechar y también demostrar por qué estoy acá.
  —El hecho de que puedas jugar de apertura, centro o fullback, ¿te beneficia o no?
  —Creo que me beneficia. Muchos piensan que a los 20 años uno tiene que encontrar su puesto, pero si logro saber jugar en los tres puestos, pienso que le puedo ser útil a cualquier entrenador.
  —¿Qué esperás para este año?
  — Seguir subiendo escalones, por lo que espero seguir levantando el nivel. Arranqué el año con el objetivo puesto en ganarme un lugar en Los Pumitas para poder disputar mi tercer Mundial juvenil pero ahora que se me dio esta oportunidad estoy enfocado en Los Pampas y obviamente voy a dejar todo para ir a la Pacific.
  —Si te dieran a elegir, la Pacific o tu tercer Mundial con Los Pumitas. ¿Con qué te quedás?
  —Jugué dos mundiales y es una experiencia increíble... pero estar en la Pacific con jugadores de Los Pumas también seduce. Por suerte no tengo que elegir y tranquilamente se pueden dar las dos cosas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS