Ovación

Pablo Alvarez no se baja de la pelea y quiere un título con Central

Pablo Alvarez no resigna pelear por el título. Recordó el antecedente de 2006, cuando Estudiantes, del que formaba parte, le ganó el desempate a Boca Juniors.

Miércoles 14 de Octubre de 2015

Ocho puntos de distancia con el líder parece una enormidad. Es la sensación que quedó flotando tras el empate en el Nuevo Gasómetro frente a San Lorenzo. Pero esa luz, pequeña por cierto, aún está encendida y a ella se aferran hoy los jugadores de Central. Uno de ellos fue Pablo Alvarez. Con una salvedad. El defensor conoce de este tipo de definiciones porque le tocó vivir una situación similar jugando para Estudiantes, cuando el equipo de Diego Simeone le arrebató el título a Boca en el torneo Apertura 2006. De allí que “en lo personal, mientras haya chances matemáticas, sueño con esta ilusión”, tal como apuntó el futbolista. Pasando en limpio, hasta que los números no saquen al Canalla de la pelea, él seguirá creyendo que nada es imposible.
  Por supuesto que la situación hoy es distinta. Es que son muchos los puntos que separan a un equipo de otro (encima está San Lorenzo en el medio). Aquella vez eran cuatro puntos sobre seis en juego (el xeneize perdió 1 a 0 con Belgrano en la 18ª y 2-1 con Lanús en la última y el pincha igualó 2-2 ante Argentinos Juniors y venció 2-0 a Arsenal). No obstante, es lo que le permite a Alvarez machacar sobre la idea de que “el fútbol es muy impredecible y puede pasar cualquier cosa”, sabiendo que del lado de Arroyito el margen de error es cero. “Nosotros tenemos que afrontar el partido que viene con el compromiso y la seriedad que corresponde”.
  El mismo fue quien trajo a cuento “un buen ejemplo” del cual, se insiste, fue partícipe directo. Y cree en lo que dice porque “ya me tocó vivirlo”. Tal vez por eso sus palabras no transiten de la mano del optimismo solamente, sino también con pleno convencimiento.
  Todo eso es lo que lleva al defensor a no bajar los brazos. A sentir que la última palabra no está dicha y todo aquel esfuerzo que pueda hacerse en los tres partidos que le quedan al certamen local puede arrojar sus frutos.
  “¿Cuál fue el secreto en aquella oportunidad?”, fue la consulta hacia el ex Catania. “Creer. Y yo creo mucho en este grupo y este equipo”, tiró.
  Claro, para creer en todo lo que dijo hay una parte que debe cumplir Central y otra que depende exclusivamente de terceros. En este caso de Racing, futuro rival del equipo del Vasco Arruabarrena. “Ojalá”, dijo ante la pregunta sobre si la Academia de Avellaneda podía ponerle freno a Boca. “Vamos a ser todos un poquito hinchas de Racing”, bromeó.
  Hasta ahí la visión netamente optimista. La otra, más real si se quiere, es la que expone con mayor crudeza la complejidad que marcan los números. De allí el ejercicio, valedero por cierto, de poner la Copa Argentina como el principal objetivo. ¿Sería una desilusión para el grupo no poder coronar este gran año futbolístico con un título? “Creo que este grupo se merece conseguir algo importante porque fuimos protagonistas a lo largo de todo el torneo, pero todavía queda un tirón más, el más importante y ahí vamos a ver para qué estamos”, aseveró.

El nivel de juego, un plus de cara a la recta final. Si hay algo que a Pablo Alvarez lo deja tranquilo es el nivel de juego  que mostró Central, especialmente en los últimos partidos. “Creo que a lo largo de las fechas el equipo fue mejorando, mostrando una identidad de juego y respetándola. No hay que desviar el camino. Quedan tres finales y debemos afrontarla con el compromiso que corresponde”. Y cree que este atributo pueda significarles un plus de cara a lo que viene, no sólo en el torneo, sino en la Copa Argentina. “Ojalá que sigamos así porque creo que encontramos un camino y hay que respetarlo”.
Sí cree que hubo un cambio entre aquel equipo que metió cinco empates seguidos en el Gigante de Arroyito a este que viene de un par de victorias consecutivas. ¿En qué mejoraron? “Es simple, los goles. En partidos anteriores se jugó muy bien pero no tuvimos chances de convertir”, sentenció el defensor, quien no dudó a la hora de afirmar que este es el momento del año en el que esos puntos “se lamentan”. Siente eso “porque hubo partidos en lo que pudimos haber sumado de a tres. Pero esto es fútbol y se aprende de los errores. Quedan tres finales y vamos en busca de ellas”.
Cumplida la fecha de suspensión, el domingo volverá y para eso “me estoy preparando como siempre”.

Su futuro, una incógnita. “Conmigo nadie habló todavía. Igual es en lo que menos pienso en estos días. Lo único que quiero es que las cosas sigan saliendo como hasta ahora y después veremos qué se hace en diciembre”, dijo Alvarez sobre su futuro.

Villagra le apunta a la Copa Argentina

Cristián Villagra todavía sigue con el pie izquierdo inmovilizado. Desde hace varios días se sabe que está descartado para el domingo, ante Argentinos, y el cuerpo técnico le apunta al choque por Copa Argentina, contra Racing. No obstante, es algo que irán evaluando en el día a día. Hoy nadie lo descarta, pero tampoco admite que podrá jugar el viernes 23 en Salta.
Ayer el grupo se entrenó en doble turno. Seguramente Alvarez reemplazará al suspendido Salazar y lo que el Chacho debe encontrar es el sustituto de Villagra. Ahí tiene un par de alternativas. Retrasar a Fernández es una de ellas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS