Ovación

Ovalada en Qomunidad

En la ciudad de Formosa, donde hoy se cruzan Central contra Atlético de Tucumán, juegan los Qompi, el único club qom del país. Son 200 rugbiers entre varones y mujeres de la comunidad.

Viernes 10 de Noviembre de 2017

En la ciudad de Formosa, allí mismo donde hoy a las 20.10 juega Rosario Central contra Atlético de Tucumán por la Copa Argentina, hay en las afueras otra cancha. Una que supo tener arcos de fútbol, ahora convertidos en "H" (haches), y donde alguna vez se patearon redondas, hoy devenidas en ovaladas. Es un campo donde se juega este deporte de origen inglés pero donde al "patear" se escucha gritar "abasotek" y al pasar la pelota se oye la voz "abasaq". Allí se habla en qom: la lengua que se conoce popularmente como la de los tobas. Se trata del predio que le presta el estado de esa provincia al Qompi Rugby Club, el único equipo de un pueblo originario del país y campeón 2016 del torneo apertura de la Unión de Rugby de Formosa.
   La cancha es puro yuyal, sin agua ni canilla. Tan austera como los bolsillos de los 200 jugadores y jugadoras que entrenan allí. "Somos club de gente muy humilde, honestamente le digo: no tenemos plata. Ir a la cancha (al estadio de fútbol Antonio Romero) a ver el partido de Central y Atlético de Tucumán, para nosotros es imposible. Allá en Rosario, pagar 300 pesos de una entrada debe ser como nada, pero en nuestra comunidad es imposible de pensar", le dice a Ovacion el artífice, presidente y técnico del club Qompi, Hilario Camacho. Un hombre de 47 años que vive a pocas cuadras de la cancha y dice soñar con un predio propio, con quincho y vestuario para "recibir a los amigos de cerca y de lejos". Un deseo que se expresa oportunamente: justo en el día en que el Congreso prorrogó por unanimidad la ley 26.160 que evita los desalojos de pueblos originarios.
Este club de rugby de camiseta amarilla, roja y negra, como "el sol naciente, la sangre pura y las cabecitas de quienes juegan" según Camacho, se ubica en el barrio Nam Qom de la capital formoseña, la provincia del noroeste argentino cuyo nombre deriva del español an tiguo "fermosa" y aquí, finalmente, derivó en "hermosa".
En esta tierra donde se amalgaman lenguas, geografías e historias, en 1999 los Qompi (que significa "Todos los tobas Juntos"). Comenzaron como idea de una asamblea que buscaba la participación de los indígenas en la vida social formoseña. Fueron un puñado de jóvenes castigados por su realidad social, que creció y se diversifico y que con la ayuda de la Fundación Rugby Sin Fronteras (ver aparte) hoy compite en la Unión. Actualmente los Qompi tienen un equipo de primera, cuentan con u19, u17 y u15 e infantiles. Camacho entrena junto a Saturnino Marti y cuenta que desde hace seis años también compiten para Qompi, las chicas. "Un día aparecieron cuatro y me dijeron: «Queremos jugar como ellos porque están contentos»". Hoy hay plantel.
El técnico contó que el equipo llegó más de una vez a los seven de verano, con más de 38 grados, en bicicleta y tras 12 kilómetros de pedaleada. O alquiló un camión para llegar a alguna cancha visitante. Y que pasaron varios años hasta que Qompi pudo cambiar las camisetas de fútbol por las oficiales de rugby.
   Dijo también Camacho que antes de salir a la cancha los Qompi rezan. "Le agradecemos al creador con el ñatamnak, la oración", una liturgia tan ritualista y significativa para el equipo como el haka maorí de los All Blacks. Pero con menos prensa. De todos modos, varios de los Qompi intercambiaron las ceremonias en carne propia cuando a finales de los 90 y financiado por el programa Sorpresa y Media, viajaron a Nueva Zelanda.
Los y las Qompi son todo un símbolo de resistencia en un lugar donde al "indio", como se les suele decir con desprecio, no se los dejaba siquiera jugar. Pero "de porfiados nomás" como dicen de sí en su web entraron a la cancha y ya no se fueron. A tal punto que el año pasado, la primera división de varones, gritó campeón por primera vez en la historia al ganar la final de local, contra Caza y Pesca, por 17 a 16. Try.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});