Clásico rosarino

Ovación juntó al Chocho Llop y a Leo Fernández

El descontracturado almuerzo entre Leo Fernández y el Chocho Llop tuvo repercusiones positivas

Domingo 10 de Diciembre de 2017

No fue un simple almuerzo. Fue un encuentro cumbre entre dos personajes que hoy ofician de líderes de los dos equipos más antagónicos que tiene el fútbol nacional. Leonardo Fernández y Juan Manuel Llop dejaron su estela en la intensa y descontracturada charla que le concedieron a Ovación el pasado miércoles. En la vecindad de Central y de Newell's aprobaron sin dudar el cónclave cuando vieron en las columnas de La Capital la génesis de la entrevista. No sólo giró en torno al mensaje de un clásico en paz, también hubo coincidencias en muchos temas. Cada cual aportó lo suyo sin filtros. No se conocían personalmente, prácticamente. Sin embargo, ambos entrenadores mostraron predisposición y expresaron sus sensaciones con la misma naturalidad que transitan sus días por las calles de esta vibrante y pasional ciudad, que esta tarde le brindará y mostrará al mundo una nueva edición del clásico más efervescente del país.

   Leo y el Chocho se mostraron terrenales. No necesitaron apelar al discurso tribunero para rubricar el amor incondicional que sienten por el canalla y la lepra. Comprenden que son los técnicos de los dos clubes más importante a nivel provincial. Y actúan en consecuencia sin herir susceptibilidades.

   Los dos además dejaron claro que las calles del barrio fueron su cuna. Se manejan con los viejos códigos, pese a que transitan diariamente por estos particulares tiempos. "Antes esto era normal. Más de una vez coincidí con alguien de Central en un lugar y terminábamos juntos. No había tanto drama. Pero todo cambió, y mucho", explicó en cierto pasaje de la jugosa entrevista Llop como queriendo dejar bien en claro que "esto es un partido, muchachos".

   "No pasa nada. Lo lindo de esto es que luego vienen las cargadas. Todo forma parte del folclore. Por eso pienso que para erradicar un poco la locura tendría que haber cuatro clásicos al año", acotó a su turno un razonable Fernández para desdramatizar lo que genera y provoca un derby en esta ciudad.

   La charla fue como un amor sincero en todo instante. Se mostraron sin maquillajes. Siendo frontales y contundentes con sus declaraciones. Incluso hasta contaron algunas intimidades sin barreras. "Me duele la rodilla mal. La tengo echa percha, debería ponerme esa inyección que tiene como un aceite para ver si me quita dolor", expresó Leo como si estuviera en el patio de su casa.

   "Uh, yo también la tengo mal. Me operé, pero debo hacerme otra cirugía. Pero dale, ponete esa inyección porque es buena", lo aconsejó al instante el Chocho mientras los dos asentían con la cabeza sin necesidad de remarcar más nada.

   Después el curso de la charla fue mutando por diversos estadíos. Llop brindó su opinión sobre las bondades de este renovado Central. Le hizo una especie de radiografía a Leo de algunos apellidos con total conocimiento. Lo mismo realizó el DT auriazul, que en un momento dijo sin dudar. "¿Te hizo mucho quilombo la expulsión del pibe Paz, eh". "Y, sí", respondió tras cartón el Chocho.

   También hablaron del tema Zampedri. En realidad de cómo quedó expuesto el goleador por haberle hecho caso a la dirigencia. "Es buen delantero", razonó el entrenador leproso. También hablaron de Brian Sarmiento y sus particulares actitudes. "Es un buen chico. Sabe que para jugar debe estar bien. Las cosas que hay que hablar son en el vestuario", remarcó el Chocho sin deseos de brindar detalles de algunas intimidades del tribunero jugador.

   Las sonrisas y el respeto florecieron en todo momento. Recién chistaron un poquito cuando los reporteros gráficos de este medio intentaron hacer algunas fotos más sobre el cierre de la nota. "Ya está, sacaron un montón. Con eso tienen para rato", coincidieron ambos.

   "Mirá dónde estamos. En el mejor lugar. Somos protagonistas de esta fiesta. Cómo no la vamos a disfrutar", concordaron ambos antes de dar por finalizo el ameno e histórico encuentro "porque debemos ir a entrenar, ya que el domingo tenemos un partido muy importante para todos".

   Así pasó la entrevista que generó Ovación en la previa del derby, y que tuvo su gran repercusión en los demás importantes medios locales y regionales. Un cónclave cargado de buena energía. En el que los entrenadores destilaron anécdotas. Respondieron entre chistes y sonrisas cómplices. Como dejando en claro que sólo se trata de un partido. Un encuentro muy importante para la vida interna de ambos equipos. Máxime a esta altura del año y luego de las miserias que arrastraron hasta hace poquito en esta novata Superliga. Pero que no deja de ser eso. Un simple partido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario