Ovación

Otro despropósito de la AFA: Newell's juega el domingo a la tarde y River a la noche

En caso de que el equipo del Tata Martino gane, deberá esperar hasta la medianoche para saber si es campeón, en caso de que Lanús supere a la Banda. Otra desprolijidad innecesaria del fútbol argentino.

Martes 11 de Junio de 2013

La AFA sigue haciendo los desaguisados acostumbrados con el fútbol argentino, en sociedad con Fútbol para Todos. Otra muestra, por si hiciera falta, es el horario que fijaron para los partidos que posiblemente definen el Torneo Final, el próximo fin de semana, por la 18ª fecha del certamen. Es que Newell's, el líder en soledad, jugará a las 16.10, mientras que River, su escolta, lo hará a las 21.30, por lo cual en caso de que se den una combinación de resultados, la Lepra podría ser campeón una vez finalizado el partido de los millonarios, allá por las 23.15. Una desprolijidad y un despropósito innecesario.

Es cierto que este es el horario que se fijó hasta ahora, y como siempre sucede en el fútbol argentino, los cambios se suceden con una asombrosa velocidad, por lo cual tampoco hay que darlo como definitivo. Un ejemplo de esto fueron los cuatro cambios de horario que sufrió el partido de ayer entre Newell's y Unión, lo que motivó la queja del propio entrenador de Newell's, Gerardo Martino, quien irónicamente en la última conferencia previa al partido dijo con mucha sorna: "A lo mejor el lunes a la mañana sabemos cuando jugamos". 

Pero más allá de las quejas y de la desorganización habitual en que cae reiteradamente el fútbol argentino, la AFA dispuso hasta ahora que Newell's juegue el domingo en Rafaela, ante Atlético, a las 16.10 con arbitraje de Patricio Lousteau, mientras que River jugará ante Lanús, a las 21.30 con arbitraje de Mauro Vigliano. 

Y ni hablar en el caso de que Lanús le gane a River para pensar en la definición, puesto que en ese caso habría que esperar que el Granate complete el partido que tiene suspendido con Estudiantes de anoche -pierde 2 a 0- para definir la suerte del rojinegro. Una locura y un verdadero despropósito.
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario